Estilo de VidaHistorias

Los 100 años de Alfa Romeo

Los automóviles de la italiana, famosos por su elegante diseño y prestaciones, son un hito en la historia del sector y hoy los recordamos en su centenario.

26-07-2010, 5:00:00 PM
Los 100 años de Alfa Romeo
Estilo Hoy

Durante junio pasado, específicamente el 24 de ese mes, una de las compañías más importantes en el diseño y fabricación de automóviles del mundo cumplió un siglo de vida.


Cien años repletos de modelos exitosos que quedaron marcados con placa de oro en la historia del sector, porque repasar la biografía de Alfa Romeo es hacer un viaje por los logros de dicha industria, especialmente en lo que respecta a innovación y elegancia.


Autos como el Alfa Romeo 6C 1930 o el mítico 8C 2900 Mille Miglia, destacan dentro de una fábrica italiana, cuyos principales enfoques están puestos en las emociones de aquellos clientes que tienen el placer de montarse en sus cuatro ruedas.


La idea se ha mantenido intacta por los años, desde aquel 1910 en que fue fundada, de manera oficial. Su historia narra que originalmente la empresa se llamaba A.L.F.A., acrónimo de Anónima Lombarda Fabbrica Automobili, nombre que fue modificado cuando en 1915 cuando se puso al frente el ingeniero Nicola Romeo.


Este cambio los motiva a establcer su emblema: a partir de ese momento, una cruz roja del estandarte de Milán y la serpiente verde de la familia Visconti se transformarían en el estandarte.


El primer automóvil que llevó este escudo fue el 24 HP. El modelo, que sale en 1911, fue de una calidad mecánica excelente, fiable y muy fácil de conducir, por lo que constituyó un verdadero éxito de ventas.


De ahí en adelante todo fue alegría; basándose en ese primer diseño, se crearon nuevos autos como el 12 HP; más sencillo, pero de excelentes prestaciones, y el 15 HP Corsa con evidente vocación hacia las carreras, mismo que experimentaría un gran cambio en su potencia dando lugar al 15/20 HP.


Como la creación de estos modelos “para carreras” trajo dividendos a la marca, se optó por potenciar ese mismo camino. De este modo, se creó el 40/60 HP en 1913, publicitado por la compañía como el primer “auténtico deportivo”, gracias a su tanque de seis litros (inusual para la época) y su gran velocidad. El ejemplar logró demostrar su valor ganando el primer lugar de su categoría en la prestigiosa carrera de Parma-Berceto.


Un modelo similar, con 1100 kilogramos de peso y casi cinco litros en su tanque, fue construido al año siguiente, lamentablemente para las pretensiones de Alfa Romeo, el estallido de la Primera Guerra Mundial le impidió correr en grandes competencias y permaneció en la fábrica.


Este periodo significa para la italiana un paréntesis en su producción de automóviles, pero a la vez un replanteamiento del negocio.


Tras la guerra
Pasada la tragedia, la compañía regresa a su negocio inicial y construye el Torpedo 20/30 HP con 4.2 litros y su derivado deportivo llamado 20/30 ES. A su vez, en 1921, diseña el modelo que, según expertos, se transforma en la chispa inicial de la fama que hoy poseen sus automóviles: el elegante RL.


Un auto de seis cilindros de tres litros, con balancines, válvulas, frenos delanteros estabilizadores y otras muchas innovaciones que hacen del modelo un verdadero éxito del que se fabrican dos mil 640 unidades.


Por mediación de Ferrari entra en la compañía el gran diseñador de FIAT, Vittorio Jano, con el que comenzaría una nueva etapa gloriosa para la marca. Entre sus principales aportes estuvo el mítico P2, que junto a los Bugatti T35 marcaron las carreras de toda la década.


Debido a la Segunda Guerra Mundial, el único modelo construido durante los años 40 fue el 6C-2500 un coche con una gran clase y refinamiento, un aspecto deportivo inconfundible y que representaba el último avance de la afortunada serie de los 6C.


A partir de los cincuenta, Alfa Romeo se dedicó sus esfuerzos reactivar su producción de coches. El objetivo fue ampliamente cumplido gracias a modelos como 1900 de Orazio Satta Puliga, el sedán “Dauphine”, 1900 Panther y los deportivos 158 y 159 “Alfetta”, logrando satisfacer a un mercado cada vez más exigente.


La compañía volvió a cambiar de dueños en 1986 por tercera vez en su historia. Esta vez, el Fiat Group adquirió Alfa Romeo, que estaba produciendo el nuevo sedán 164 (1987). El éxito de este automóvil reviviría a Alfa Romeo y a la planta de Arese.


Entre 1992 y 1995 fue el año de modelos como el 155, que tuvo un éxito notable en las competencias, el 145, el GTV deportivo y el Spider.


Pero, sin duda, uno de los modelos clave para el resurgimiento de Alfa en los 90 fue el 156 (1997). Este sedán presentaba características técnicas de vanguardia (como suspensión delantera de doble horquilla y motores diesel de conducto común). Tuvo éxito, recibió el premio al Automóvil del Año en 1998 y, en lo que respecta a pistas de carrera internacionales, cosechó varias victorias en la categoría Touring Car.


En la actualidad es el novísimo Giulietta, que debe reforzar la marca en uno de los segmentos de mercado más importantes de Europa.


En el año del centenario de Alfa, celebramos a una leyenda automotriz, que cautivó la imaginación de varias generaciones de fanáticos de los automóviles.

Relacionadas

Comentarios