El MundoLo Último

Lo que sabemos de las causas del accidente aéreo del Chapecoense

Un avión que transportaba a los integrantes del equipo de futbol Chapecoense de Brasil para jugar la final de la Copa Sudamericana se estrelló en una zona montañosa de Colombia.

29-11-2016, 9:51:32 AM

Un avión que transportaba a los integrantes del equipo de futbol Chapecoense de Brasil para jugar la final de la Copa Sudamericana se estrelló en una zona montañosa del noroeste de Colombia y 76 de sus 81 ocupantes murieron, informaron autoridades.

La Aeronáutica Civil confirmó que en la aeronave se transportaban 22 futbolistas, 28 acompañantes y personal del equipo técnico, 22 periodistas y nueve tripulantes.

Según los primeros testimonios entregados a través de emisoras locales, la aeronave se partió al chocar contra la montaña, pero no se incendió, minutos antes de llegar al aeropuerto José María Cordova.

“Una aeronave procedente de Bolivia de la empresa Lamia con matrícula LMI 2933 RJ 80 se accidentó en el cerro El Gordo, en cercanías al municipio de la Unión, Antioquia, con 72 pasajeros y 9 tripulantes a bordo, los cuales pertenecen al equipo Chapecoense de Brasil”, precisó un comunicado de la Aeronáutica colombiana en el que reportó el siniestro.

La aerolínea boliviana se había especializado en transportar equipos de Sudamérica para los torneos internacionales, incluido el Atlético Nacional.

Inicialmente el jefe regional de la policía, general José Gerardo Acevedo, había reportado 76 muertos y cinco sobrevivientes.

La Fuerza Aérea Colombiana (FAC) informó que mantiene las operaciones de rescate de las personas que fallecieron en el accidente.

Los sobrevivientes

Seis de los ocupantes, entre quienes se encuentran tres futbolistas y un periodista, sobrevivieron al accidente de la aeronave tipo Bae Avro RJ85 que se precipitó a tierra hacia las 22:15 horas del lunes (03: 15 GMT del martes) cerca del municipio de La Unión, en el departamento de Antioquia, en medio de adversas condiciones climáticas, dijo la Aeronáutica Civil.

El arquero del Atlético Chapecoense, Marco Danilo, uno de los seis sobrevivientes murió mientras recibía atención médica.

Otro de los sobrevivientes es el defensa Alan Ruschel, quien se debate entre la vida y la muerte en un hospital en la ciudad de Medellín.

Este lateral izquierdo de 27 años se reintegró a la nómina del Chapecoense en 2016. Había jugado con el equipo de la ciudad de Chapeó en el año 2013. También fue jugador del Atlético Paranaense, el Internacional y el Juventude, todos de Brasil.

Alan Ruschel fue el primer herido rescatado en el lugar del accidente, en la zona Cerro El Gordo del municipio de La Unión.

El jugador tiene politraumatismos, un corte superficial en la cabeza y fractura de cadera, de acuerdo con el último informe de los organismos de socorro.

¿Falta de gasolina? ¿mala visibilidad?

El director de la Aeronáutica Civil, Alfredo Bocanegra, reveló que la tripulación reportó fallas eléctricas antes del accidente.

“No existe evidencia de combustible en la aeronave”, sostuvo el funcionario al referirse a una hipótesis según la cual el avión se quedó sin gasolina en la aproximación a la pista.

El equipo brasileño llegaba a la ciudad de Medellín para disputar el partido de ida por la final de Copa Sudamericana con Atlético Nacional de Colombia.

El Departamento Administrativo del Sistema para la Prevención, Atención y Recuperación de Desastres de la Gobernación de Antioquia dijo que el avión fue reportado como extraviado a escasos minutos de aterrizar en el aeropuerto José María Córdova de la ciudad Rionegro.

El avión, de la empresa Lamia Corporation SRL, procedía del aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, y debió aterrizar en el terminal que sirve a la ciudad de Medellín.

En la zona en donde se estrelló el avión se registraban lluvias y escasa visibilidad, lo que obligó a suspender momentáneamente las labores de rescate.

La oscuridad de la noche y las malas condiciones climatológicas también impidieron la operación de helicópteros militares y civiles para apoyar las labores de rescate, informaron fuentes castrenses.

El futbol está de luto

La Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol), lamentó el accidente aéreo y suspendió hasta nueva orden todas las actividades competitivas.

“La familia Conmebol lamenta lo ocurrido. Todas las actividades de la Confederación quedan suspendidas hasta nuevo aviso”, señaló el comunicado de la entidad deportiva.

Atlético Nacional, el rival del club brasileño, también lamentó el accidente en un mensaje por su cuenta de Twitter.

Un equipo modesto

El Chapecoense tiene poco más de 40 años de vida. Fue fundado en 1973 con la idea de darle representación a la ciudad de Chapecó, inserta en el estado brasileño de Santa Catarina (centro turístico).

El club no registra títulos nacionales, aunque sí ostenta cinco trofeos estatales en el campeonato de Santa Catarina. Ascendió a la Primera División del torneo brasileño en el 2013 y, entre 2003 y 2004, cambió su razón social por las grandes deudas que aquejaban a la institución.

Al club le aplauden en Brasil sus buenas campañas a pesar de ser uno de los equipos que menos reciben dinero por derechos de televisión y de los que menos gasta en el armado de su equipo. Su técnico es Caio Junior y no tiene grandes nombres en la plantilla, pues le destacan que basa su funcionamiento en un juego más de conjunto.

El fallecimiento de la mayoría de la plantilla en el accidente aéreo en Colombia, justo en momentos en que el ‘Chapecó’ se disponía a disputar el primer título internacional en su historia reciente, en el partido de ida de la Copa Suramericana contra el Atlético Nacional organizado en Medellín (Colombia), pone fin a esa ascensión fulgurante.

Desde 2014, cuando inició su andadura por la serie A, el Chapecoense –que contaba entre sus figuras al centrocampista Cleber Santana, de 35 años y exjugador del español Atlético de Madrid (2007-2010)- ya logró batir a grandes equipos con apenas un presupuesto de 40 millones de reales (unos 12 millones de dólares), una décima parte de lo que gastan los grandes en Brasil, según datos de la prensa brasileña.

“El sueño acabó esta madrugada”, dijo, desolado, el presidente del Consejo Deliberativo del Chapecoense, Plínio David de Nes Filho, quien salvó la vida al no embarcar a última hora en el avión.

“Ayer por la mañana me despedí de ellos, decían que iban a buscar el sueño para hacer ese sueño una realidad. Nosotros, muy emocionados, compartimos mucho con ellos ese sueño”, dijo Des Nes Filho, en referencia a la Copa Sudamericana, a cuya final el ‘Chapeco’ llegó tras batir a equipos como los argentinos Independiente y San Lorenzo.

“Ese grupo de atletas y directivos no era solo un grupo de respeto mutuo profesional, era un grupo familiar, un grupo de amistad donde todo el mundo se reía mucho. Incluso en las derrotas”, dijo el directivo, en entrevista hoy a la televisión brasileña.

Los tripulantes

La lista de los jugadores que viajaban:

Arqueros: Danilo y Follmann;

Laterales: Gimenez, Dener, Alan Ruschel y Caramelo.

Defensores: Marcelo, Filipe Machado, Thiego y Neto.

Volantes: Josimar, Gil, Sérgio Manoel, Matheus Biteco, Cleber Santana y Arthur Maia.

Atacantes: Kempes, Ananias, Lucas Gomes, Tiaguinho, Bruno Rangel y Canela.

Los jugadores eran acompañados por directivos del equipo y al menos 21 periodistas que harían la cobertura del partido frente a Atlético Nacional, por el título de la Copa Suramericana.

Con información de agencias

Relacionadas

Comentarios