El MundoPara Entender

Lo que deja Obama y recibirá Trump en 5 claves

El empresario neoyorquino llegará a la presidencia de Estados Unidos con una economía más sólida que la que recibió Obama. Aunque la administración del demócrata también concluirá con claroscuros, como las deportaciones masivas y una política exterior con varios frentes abiertos.

22-11-2016, 8:38:43 PM
Lo que deja Obama y recibirá Trump en 5 claves
Adrián Espallargas

Barack Obama fue una vez el candidato del cambio. Tras ocho años de presidencia de George W. Bush, Obama recibía una difícil herencia marcada por la guerra en Irak y el despertar de la crisis económica en 2007. Sin embargo, la elección del primer presidente afroamericano en EU fue recibida como un soplo de aire fresco, ya que prometía una nueva manera de hacer política que fue recibida con gran ilusión a nivel global.

El presidente Demócrata trabajó por poner freno a la crisis, acabar con la guerra en Irak y extendió el alcance de la sanidad en EU, entre otras áreas. Estados Unidos goza de una mejor imagen exterior hoy que hace ocho años. Pero también hubo decepciones, como la promesa incumplida de cerrar la base de Guantánamo o el gran número de personas deportadas durante su mandato.

De nuevo los estadounidenses han votado por el cambio, pero esta vez el candidato trae incertidumbre y temor. La elección del presidente Trump ha sido recibida con miedo entre los mercados, los defensores del libre comercio y las minorías, quienes dudan hasta qué punto será capaz de cumplir con sus promesas más radicales.

No obstante, Trump recibe un Estados Unidos diferente al que heredó Obama. En Alto Nivel, analizamos 5 puntos clave para poder entender en cuáles áreas trabajó principalmente el Demócrata y qué legado le deja al nuevo presidente Republicano.

1. Una economía en Estados Unidos más sólida

Cuando ganó las elecciones de 2008, Obama se encontró con una economía global en llamas. La crisis de las hipotecas basura destruyó el sector inmobiliario estadounidense, un pilar sobre el que descansaba el corazón del sistema: bancos y financieras. La quiebra de algunas entidades, desató una crisis mundial que aún explica varios de los problemas actuales.

Con la llegada de Obama, se puso en marcha un plan de infraestructuras y de inversiones para mejorar la economía.El presidente aprobó la inversión de millones de dólares en empresas para crear puestos de trabajo, llegando a salvar a la industria automotriz”, explica Michael Days, periodista y autor del libro “Obama´s Legacy: What He Accomplished As President”.

De un 10 por ciento de desempleo en algunos meses de 2010, la tasa de desocupación bajó hasta 5 por ciento en algunos meses de este año. El Promedio Industrial Dow Jones, que mide la cotización de las 30 mayores empresas en la bolsa estadounidense, se ha recuperado de la fuerte caída sufrida en 2009 y ya se encuentra en máximos históricos.

Con la administración Obama, la industria petrolera también ha vivido un boom gracias a nuevas tecnologías como el fracking, pasando de producir 5 millones de barriles diarios en 2008 a 9.4 millones en 2015. El aumento de la producción de petróleo en EU ha sido uno de los factores que explican la caída de las materias primas desde finales de 2014, puesto que el país ha dejado de comprar en el exterior.

Pero un punto negro es sin duda su manejo de la deuda federal, que ha mantenido un crecimiento rampante desde la llegada de Bush. La deuda estadounidense ha pasado de alrededor de 10 billones (millones de  millones) de dólares en 2009 a superar los 18 billones en 2015 como consecuencia directa de las políticas expansionistas que ha seguido su gobierno para solucionar aquella crisis que hoy sigue muy latente.

Trump hereda una mejor economía que la que recibió Obama de Bush. Sin embargo, la economía ha sido un tema importante en los comicios, debido a que en ciertas áreas del país no se ha sentido esa recuperación.

“En estas elecciones se ha hablado mucho de la ‘mala situación de la economía’, pero hay que entender de dónde veníamos”, señala Days, para quien es “indudable” el mejor estado actual de las finanzas del país comparado con 2008 y 2009.

2. Avances en medioambiente y lucha contra el cambio climático

Uno de los puntos fundamentales de la administración Obama.

Durante su mandato se han aprobado varias leyes para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y el presidente ha sido uno de los apoyos más importantes al histórico Acuerdo de París, que firmaron más de 190 naciones para comprometerse en la lucha contra el cambio climático.

Para Days, el principal éxito de Obama en este campo ha sido tomar el liderazgo y conseguir que el mundo tomara como una prioridad la lucha contra el calentamiento global.

El liderazgo de EU en este ámbito ha sido clave para que otros países comenzaran a tomar este asunto en serio. También, los ocho años de mandato han servido para fomentar el desarrollo de fuentes de energía renovable en EU, que en 2015 contribuyeron un aproximadamente un 11 por ciento de toda la energía generada.

Con Trump, todo parece indicar que esta problemática volverá al olvido. “No creo que el ser humano esté influyendo en el cambio climático”, dijo hace tiempo el Republicano, una frase que refleja claramente su opinión en este apartado.

 

3. El Obamacare

La política estrella del presidente es popularmente conocida como Obamacare, una ley federal aprobada en 2010 que buscaba dar solución el problema de los 40 millones de personas que no tenían seguro de salud. Seis años más tarde, cerca de 20 millones de personas tienen un seguro gracias a esta legislación.

“Obamacare asegura que a ningún ciudadano se le pueda negar un seguro de salud, un problema que perduraba desde la época de Roosevelt”, señala Days. Según el periodista, EU era hasta entonces posiblemente el único país industrializado que no tenía una ley que extendiera los servicios de salud a toda la población.

Pero la legislación ha sido muy impopular entre los sectores más conservadores, quienes  ven intromisión del estado en asuntos personales, como decidir si quieres tener un seguro de salud o no.

Trump había prometido durante la campaña que iba a derogar la ley. No obstante, recientemente dijo  en una entrevista que hay dos disposiciones de Obamacare que le “gustan mucho” y que no serán eliminadas.

“Yo pienso que Obamacare está para quedarse”, opina Days, quien añade que la ley goza con mucho apoyo entre la ciudadanía y es muy difícil que un presidente llegue realmente a acabar con ella.

 

4. El Gran Deportador

Obama prometió una nueva legislación para regular la situación de los aproximadamente 11 millones de inmigrantes ilegales que viven en EU, pero no lo consiguió debido a la oposición de los republicanos en el Congreso.

A pesar de tener una visión más progresista hacia la inmigración, el Demócrata ha sido el presidente que más personas ha deportado en la historia de EU. Según datos de la oficina de inmigración estadounidense, entre 2009 y 2015 se han deportado alrededor de 2.5 millones de personas, una cifra que Trump pretende alcanzar pocos después de ser investido como presidente.

En una entrevista con “60 Minutes”, el presidente electo ha anunciado sus intenciones de deportar inmediatamente entre 2 y 3 millones de indocumentados que tengan antecedentes criminales, con lo que Trump podría superar a Obama en este apartado a los pocos días de ser nombrado presidente.

5. Política Exterior

Su política exterior ha estado caracterizada por un mayor multilateralismo -contar con la opinión de otros actores políticos para resolver problemas- en un periodo donde en ocho años ha habido varios retos como la Primavera Árabe, la Guerra Civil en Siria o las aspiraciones nucleares de Corea del Norte e Irán.

El presidente retiró al Ejército de Irak y Afganistán, dos operaciones militares que heredó de la administración Bush y cuyo punto y final fue bien recibido. Pero parece que han resultado ser más un punto y seguido debido al surgimiento del Estado Islámico (ISIS) en Siria y el auge del terrorismo islámico en el mundo occidental.

“Existe aún una importante inestabilidad política en Oriente Medio”, apunta el profesor de relaciones internacionales de la UNAM, Jesús Gallegos, como una de los principales retos que deja Obama como presidente. El conflicto sirio sigue latiendo y hasta ahora Trump ha mostrado una postura más beligerante para su resolución que podría llegar a que EU y Rusia acerquen posiciones.

Por otro lado, entre los logros de Obama están el acuerdo con Irán sobre su programa nuclear y el descongelamiento de las relaciones bilaterales con Cuba, dos avances que el nuevo presidente podría también echar abajo. De hecho, Trump se muestra a favor de llevar más presos a Guantánamo, un factor que afectaría negativamente a las relaciones entre EU y Cuba.

Sobre la política exterior de Obama, el internacionalista piensa que “las expectativas fueron superiores a los logros”, a pesar de que enfatiza que el presidente tuvo bastantes éxitos. “Obama no deja un mundo con quiebras ni sangre, pero lo que hizo en su  renovación de la política estadounidense fue insuficiente”, sentencia Gallegos.

Te puede interesar: El comienzo de la era Donald Trump

Relacionadas

Comentarios