NegociosPara Entender

Esto es lo que provocará la reducción de estacionamientos en la CDMX

La promesa de la norma que limita los cajones de estacionamiento es desincentivar el uso del automóvil en la CDMX, aunque también tiene consecuencias en el mercado inmobiliario. Te explicamos los efectos que tendrá.

24-07-2017, 6:30:47 AM

La reducción en el número de cajones de estacionamiento ha despertado una nueva polémica en la Ciudad de México por limitar los espacios para el automóvil. Sin embargo, las consecuencias de la nueva norma podrían traducirse en el menor costo de la vivienda en la capital del país y mayor desarrollo del sistema de transporte público.

“Pudimos sacar una norma que pensamos va a funcionar bien y va a tener alcances de largo plazo”, asegura Jorge Gamboa de Buen, vicepresidente de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI).

El pasado 11 de julio, el gobierno de la Ciudad de México promulgó la Norma Técnica para la Reducción de Estacionamientos para Automóviles, la cual establece que las nuevas edificaciones que se realicen podrán construirse sin la obligación de ofrecer cajones de estacionamiento.

La nueva norma aplica para todo tipo de inmuebles de la capital del país, como pueden ser vivienda, tiendas departamentales o de autoservicio, centros comerciales, talleres, agencias de automóvil, hospitales, agencias funerarias, oficinas, escuelas, lugares de entretenimiento, reclusorios, terminales aéreas, entre otros.

“La garantía de estacionamiento abundante y accesible se traduce en más congestión vehicular y mayores emisiones de contaminantes, que repercuten negativamente en la salud y productividad de las personas”, dice el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

La promesa del nuevo ordenamiento es desincentivar el uso del automóvil en la Ciudad de México para reducir la contaminación y promover un nuevo orden en la metrópoli, aunque también tiene consecuencias en el mercado inmobiliario.

Te explicamos las principales consecuencias de la norma, de acuerdo con los expertos.

1. Una ciudad dividida

La Ciudad de México se dividió en dos grandes zonas: la que se encuentra dentro del Circuito Interior, así como Polanco y otras zonas que tienen las mayores condiciones de movilidad, mientras que el otro espacio es el de las zonas fuera de la avenida mencionada, como es el caso de Iztapalapa o Santa Fe.

La primera zona de la ciudad podrá optar por dejar de construir cajones de estacionamiento o solo la mitad del mínimo establecido con anterioridad. Una decisión que tendrá que tomar el desarrollador inmobiliario o el cliente final.

La segunda zona sí permite construir los cajones de estacionamiento por la necesidad del automóvil ante la falta de infraestructura.

Después de tres o cuatro años, la autoridad desarrollará un mecanismo de evaluación que permita evaluar las zonas de la capital del país, para poder ajustar las normas.

Reducir el número de cajones de estacionamiento en la capital del país es una política adecuada, asegura el vicepresidente de la ADI.

La primera versión de la norma que se promovió sobre el tema era muy general y no hacía una diferenciación geográfica en la Ciudad de México; la actual permite tomar en cuenta la facilidad para adoptar nuevas formas de transportación diferentes al automóvil propio.

2. Vivienda más barata

En el caso de las viviendas, las construcciones podrán prescindir de los cajones de estacionamiento u ofrecer un máximo de tres espacios para este fin.

En este sentido, el desarrollador inmobiliario enfocado a la vivienda puede ser que vea un ajuste en el costo de los inmuebles, ya que, en la actualidad, el costo del estacionamiento en la vivienda de menor costo representa un 30 o 40 por ciento del valor del inmueble para una población que, en muchos de los casos, no tiene automóvil.

“Vamos a ver que se va a permitir ofrecer más vivienda y más barata dentro del territorio de la Ciudad de México”, dice Jorge Gamboa.

La norma permite mayor libertad del mercado y se puede mejorar la tasa de retorno para los desarrolladores en algunas zonas de la ciudad.

“De acuerdo con un análisis de 251 desarrollos inmobiliarios construidos en la Ciudad de México entre 2009 y 2013, de los más de 16 millones de metros cuadrados proyectados, 42% son de estacionamiento, con lo cual se sumarían más de 250,000 cajones”, dice el Imco.

3. ¿Un nuevo impuesto?

La nueva norma para los cajones de estacionamiento establece un número máximo de estacionamientos. Sin embargo, no limita al desarrollador inmobiliario o cliente final a tener mayores espacios de automóviles, pero sí establece el pago de una compensación por rebasar el tope establecido.

La nueva norma genera la obligación de realizar una aportación al Fondo Público de Movilidad y Seguridad Vial, la cual se encuentra contemplada en la Ley de Movilidad del Distrito Federal, cuyos recursos serán destinados al mejoramiento y ampliación de los sistemas de transporte público administrados por el gobierno capitalino.

“Al final, quedó una norma que permite el funcionamiento del mercado y que también permite evaluarla”, dice Gamboa de Buen.

Asimismo, la norma estableció la forma en la que los recursos se van a destinar a apoyar el transporte público y establecer una política de movilidad que en la actualidad no es clara.

“Técnicamente no es un impuesto, ya que es el pago de un derecho”, comenta el representante de la ADI.

4. Zonas favoritas

Las zonas de la Ciudad de México con un mayor número de cajones de estacionamiento podrían tener un incremento en el precio de la venta y renta propiedades de uso habitacional a partir de su implementación en la capital.

“La búsqueda de departamentos con cajón de estacionamiento tendrá un impacto en la demanda de vivienda nueva”, dice Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com.

Es una norma importante y necesaria para preservar la vitalidad de la Ciudad de México, ya que el uso intensivo del automóvil incrementa los tiempos de traslado, lo que debilita la productividad, y eleva los niveles de contaminación, opina el especialista.

La disponibilidad de cajones de estacionamiento en un departamento incrementa un 11.8 por ciento el valor del inmueble por cajón de estacionamiento, mientras que en las casas el aumento es de 4.3%, de acuerdo con cálculos de Propiedades.com.

En lo que respecta al precio de las rentas, los departamentos con estacionamiento tienen un incremento de 4.13 por ciento por cada cajón y una casa, de 4.5 por ciento.

El impacto crítico lo tendrán zonas como Polanco, Del Valle, Lomas de Chapultepec, Bosque de las Lomas, Insurgentes Sur, Nápoles y el Corredor de Paseo de la Reforma, las cuales se encuentran cercanas a centros laborales.

“Estas zonas tendrán una mayor demanda por la cercanía con los centros de trabajo que quieran reducir sus tiempos de traslado”, explica Leonardo González.

5. Desarrollos modelo

Las exigencias mínimas en cuanto al número de cajones de estacionamiento ahora son las máximas. Por ejemplo, en el caso de las oficinas antes se permitía como mínimo construir un cajón de estacionamiento por cada 30 metros de oficina, lo que permitía establecer más espacios para el automóvil y, ahora, el máximo es un cajón de estacionamiento por cada 30 metros.

El área de Industrial Vallejo es una zona de 400 hectáreas, casi la mitad del tamaño de Santa Fe, la cual tiene un gran potencial para desarrollar espacios de vivienda y oficina con la nueva norma de estacionamientos.

Metrobús, Tren Suburbano y Metro son las vías que comunican esta zona y que permitirán observar el nuevo modelo inmobiliario y de movilidad.

La zona del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM) abre también nuevas oportunidades para construir desarrollos inmobiliarios alrededor con una forma más ordenada.

Jorge Gamboa de Buen cree que los ciudadanos deben dar seguimiento a las consecuencias que traerá la norma en el mediano plazo para poder calificar la decisión que ha tomado el gobierno y el mercado. “Yo creo que en cuatro o cinco años vamos a tener una muy buena evaluación de lo que está pasando en la Ciudad”.

Relacionadas

Comentarios