A Fondo

Leo, el millennial latino que le tiene miedo a Donald Trump

Todos los días, cuando llega a casa, Leo teme no encontrar a sus padres porque podrían ser deportados. Hijo de salvadoreños, este joven de 19 años es uno de los 7 de cada 10 latinos que teme que Trump llegue a la presidencia de EU.

25-09-2016, 4:23:45 PM
Leo, el millennial latino que le tiene miedo a Donald Trump
Santiago Betancourt

Foto: Andrew Cleary

“Trump ha dicho que si gana va a deportar a los criminales y a quienes se hayan quedado sobre su visa. Mi familia se quedó sobre su visa. Si gana, se va mi familia”. Éste es el miedo de Leo, un joven de 19 años estudiante de Economía en Kentucky. A él y su hermano no los pueden deportar porque tienen estatus DACA, pero a sus papás sí.

DACA es el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, una política migratoria impulsada por Barack Obama en 2012 que reconoce ciertos derechos a quienes llegaron a Estados Unidos sin papeles, cuando eran niños. Les permite trabajar legalmente y aplicar a becas sin ser ciudadanos. 

“Me da un seguro de que no me van a deportar por ahorita. Es algo raro, tienes más privilegios que la gente indocumentada, pero todavía no eres ciudadano y no tienes todos los privilegios. No puedo votar, no puedo aplicar para Social Security o cosas así”, explica Leo. 

Son más de 57 millones de personas de origen hispano las que viven en Estados Unidos. Alrededor de 11.3 millones son indocumentadas y 27.3 millones podrán votar en noviembre, estima el Pew Research Group. Además, representan el mismo porcentaje de afroamericanos que podrán ir a las urnas, 12%.

Es la economía…

Para los hispanos, la principal preocupación en esta elección no es la política migratoria, sino la economía. De acuerdo al Pew y a Burson Latino, 8 de cada 10 latinos en Estados Unidos consideran el desempeño y las propuestas económicas como su tema más importante. Y este grupo social representa 1.4 billones de dólares en poder adquisitivo, de acuerdo a Burson.

Además, de acuerdo a datos del Pew, 81% de los latinos dicen que esperan que la situación financiera de su familia mejore el próximo año, por encima del 61% que espera lo mismo en la población en general. 72% de los latinos adultos esperan que sus hijos tengan un mejor futuro financiero.

“Es un mercado que ha crecido mucho y que está sumamente segmentado. Está segmentado por generaciones, nivel económico y educación, consumo de información y valores”, explica Jorge Ortega, director de Burson-Marsteller en Miami, que ha dedicado los últimos 25 años a especializarse en el segmento hispano en Estados Unidos, creando la oficina de Burson Latino.

“Lo que es interesante del latino es que es una comunidad que mantiene muchos elementos de sus tradiciones y culturas, la música, la comida, cómo se reúne la familia”, añade Ortega. La conexión con su cultura depende, en gran manera, del tiempo que lleven viviendo en EU y la generación a la que pertenezcan, lo que cambia sus hábitos de comportamiento. 

Sin embargo, este año existe una preocupación especial entre la población latina: Donald Trump.

Siete de cada 10 latinos no quiere verlo de presidente, de acuerdo a la última encuesta de Gallup en agosto. Trump ha dicho que los inmigrantes son violadores y asesinos y que son la causa de muchos de los problemas de Estados Unidos, entre ellos el terrorismo. Para acabar con ellos construirá un muro, “bonito”, pero enorme.

Trump quiere construir un muro a pesar de que 71% de la población dice que los indocumentados hacen principalmente los trabajos que nadie quiere hacer, y que 76% dice que son “tan honestos y trabajadores” como los ciudadanos estadounidenses, según el Pew Research Group en un reporte de principios de agosto. Dos meses antes del día de la votación.

Ser millennial e hispano en EU 

Así es la historia de los papás de Leo, que llegaron de El Salvador hace 15 años para hacer trabajos que requieren poca documentación y, por lo tanto, poca protección. Hoy, su papá trabaja en un almacén de Kroger (supermercado) y su mamá en McDonald’s. DACA le ha permitido a Leo y su hermano tener acceso a un trabajo legal para aportar más dinero a su casa.

“Es algo raro tener DACA porque sientes que tienes que hacer algo para ayudar a tu gente, pero no sabes cómo”. No puede votar, pero además de trabajar y estudiar, ayuda a los hispanos y, sobre todo, a los indocumentados a que conozcan qué pueden hacer para mejorar su situación. Para él, la gente que tiene DACA tiene que usar su status para ayudar.

¿Deportarlos de regreso a El Salvador? Como muchos hispanos de segunda y tercera generación, se identifica como “latino en la cultura estadounidense”. “Antes quería ser blanco, pero ya pasé esa etapa de mi vida. De verdad que yo no sé cómo es El Salvador, nunca he conocido mi cultura, sé más de la cultura mexicana que de la salvadoreña”, añade. Le interesa la política, sobre todo este año, porque está tratando de promover su seguridad antes que una ideología.

El 44% de los latinos que podrán votar en noviembre son millennials como Leo. Un grupo con características muy particulares entre todos los segmentos de votantes y consumidores en Estados Unidos.

[Los Hispanic Millennials] son un segmento que vive una vida muy bicultural en términos de identidad y valores” porque lo viven en casa, pero que están muy integrados a la economía y hábitos de consumo estadounidenses, explica Ortega. “Es una generación que se ha criado en una sociedad, en una economía donde era totalmente cool, aceptable y bienvenido hablar español y tener un apellido como Rodríguez o Sánchez, a diferencia de quienes llegaron o nacieron en los sesenta y setenta”.

Y no por tener alguno de esos apellidos significa que sea latino y haya que hablarle en español, agrega Ortega. Los hispanos podrán estar segmentados, pero están integrados a la cultura estadounidense, son estadounidenses, y hay un gran porcentaje que prefieren su comunicación en inglés.

En 2016, el reto de los latinos es superar las expectativas y salir a votar, pues solamente 48% de los hispanos lo hicieron en 2012, comparado al 64.1% de los blancos y 66% de los afroamericanos. Al mismo tiempo, el Pew estima que la tasa de participación será menor a la esperada justamente por el gran número de millennials. 

Este proceso electoral se ha vuelto tan volátil que algunos especialistas ya no quieren ni pronosticar un resultado, y a menos de dos meses de la elección, los comentarios de Donald Trump en contra de los inmigrantes hispanos no se detienen.

El miedo al muro de Trump es diario en la vida de Leo. “A mí, supuestamente no me pueden deportar, pero a mis padres sí. Y siempre tengo ese miedo de que voy a llegar a mi casa y mis padres no van a estar. Ese miedo siempre es real.” 

Relacionadas

Comentarios