'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Lecciones de Coaching para Papá

La filosofía del coaching puede ser una excelente herramienta para los papás, quienes tiene que ser mentores, consultores y jefes. ¡Aprende a ser el coach más efectivo!

16-06-2016, 4:33:27 PM
Lecciones de Coaching para Papá
Marcela Hernández y Hernández, Cae-el20

De alguna manera, los coaches debemos ser un tanto “flojos” –entre más flojos mejor. Cualquiera pensaría….  – ¿Cómo es que se atreven a cobrar entonces? – La respuesta es simple: el coach que se esfuerza muy poco por enseñarte algo, y no se desgasta en brindarte teorías complicadas sobre cómo debes de actuar y qué tienes que hacer, será el coach más efectivo y, por consiguiente, el más valioso para ti.

El coaching se define como una metodología que tiene por objeto desbloquear el potencial de una persona para maximizar su desempeño. Es ayudarlo a aprender, lejos de enseñarle algo. 

La filosofía del coaching puede ser una excelente herramienta para papá; una forma innovadora de romper ciertos paradigmas en las prácticas tradicionales de educación.

Generalmente, un padre juega más el rol de un mentor, un consultor o un jefe. Nos da consejos basados en su experiencia, nos dice qué y cómo hacer las cosas y, algunas veces, también impone su autoridad al darnos órdenes y asegurarse de que éstas sean cumplidas.

“Entrenar y desarrollar a alguien no se trata de lo que yo sé, sino de lo que mi alumno aprende”. André Agassi

1. Preguntas y silencio vs. sermones tediosos

Cuando papá dice: “Tenemos que hablar”, sabemos –o por lo menos sospechamos– que algo hicimos mal y que seguramente nos espera un buen rato de sermones.

Con la mejor intención y en el cumplimiento de “su trabajo”, el padre le da al hijo un discurso (unidireccional) cargado de reprimendas, críticas, castigos y –en el mejor de los casos– consejos. Aunque el hijo asegure haber entendido, no hay garantía de que esta conversación haya rendido los frutos esperados.

Un “papá coach” utiliza las preguntas y el silencio como una poderosa herramienta para generar consciencia en su hijo; llevarlo a reflexionar sobre sus acciones y lograr que sea él mismo quien defina: cuál es la parte que necesita ser cambiada y/o corregida.

2. Menos consejos y más curiosidad

Escuchar activamente significa estar genuinamente interesado en entender las inquietudes del otro;  mantener un estado de curiosidad permanente para captar qué es lo que lleva a la persona a actuar cómo actúa. ¿Cuáles son sus miedos, motivaciones, objetivos, barreras, etc.?

Antes de llenarlo de consejos, permite que tu hijo te diga ¿qué es lo que verdaderamente está pasando por su mente? y ¿por qué eso está significando un problema o una inquietud para él?

Con el afán de reafirmar su autoridad, es posible que muchos padres caigan en la trampa de querer demostrarle a sus hijos que cuentan con los conocimientos y la experiencia necesaria para darle una respuesta a todo: “Mijo, acuérdate que en lo que tú vas, yo ya vengo”.

Sin embargo, los tiempos han cambiado, y los retos que enfrenta el hijo en esta época, no tienen nada que ver con los que, en su momento, enfrentaron sus padres. La mejor cualidad será la de aquel padre que es capaz de respetar la individualidad de sus hijos, y de permitir que ellos mismos encuentren las respuestas que necesitan, sin la necesidad apremiante de darles un consejo.

3. Planes de acción y aprendizajes

Reflexión sin acción no es coaching. Un Papá Coach no dice qué hacer, sino que acompaña a su hijo mientras elabora sus propios planes y está presente para darle un seguimiento oportuno.

Otra herramienta muy funcional es platicar sobre los aprendizajes que tu hijo ha tenido, tanto en sus momentos de fracaso como en sus momentos de éxito, lo cual reforzará sus hábitos positivos y lo pondrá alerta de las amenazas a las que podrá enfrentarse en un futuro.

Ya sea como coach, mentor, consultor o jefe, la idea es que los padres se atrevan a jugar diversos roles, dependiendo lo que cada situación requiera, y que éstos le permitan manejar las cosas con mayor eficiencia, pero sobre todo, que le ayuden a mantener una excelente relación con sus hijos.

¿Qué te hace falta para ser un papá coach?

La autora es coach ontológico e instructora en temas de desarrollo humano y empresarial. Ha participado en diversos programas de coaching para empresas del sector financiero, salud, gobierno, manufactura, consumo y educación. Síguela en twitter @March_coach www.cae-el20.com.mx

Relacionadas

Comentarios