A FondoPolítica y Sociedad

Las zonas rojas del narcomenudeo que amenazan a la UNAM

La UNAM es considerada la mejor universidad de México, sin embargo, en los últimos meses ha adolecido de una serie de eventos que han generado protestas y preocupación entre la comunidad estudiantil.

28-06-2017, 6:30:53 AM
unam

Aumento en la venta de droga y muertes en circunstancias poco claras al interior del campus central de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), han provocado preocupación y protestas de parte de la comunidad universitaria durante el primer semestre del año.

La mayoría de estos hechos se han presentado en una zona delimitada del extenso campus, que mide 730 hectáreas y que es el segundo terreno más grande de la Ciudad de México, sólo superado por el Aeropuerto Internacional “Benito Juárez”.

Las inmediaciones de la Facultad de Filosofía y Letras, el Instituto de Ingeniería, la zona conocida como “las Islas” y los alrededores de la Biblioteca Central han sido escenario de estos hechos que se han intensificado desde mayo en esas instalaciones de la UNAM, al sur de la Ciudad de México, que son consideradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Narcomenudeo

Hace unos días, el periodista David Fuentes, reportero del diario El Universal, denunció que recibió amenazas después de que, en un reportaje publicado en 2016, reveló la existencia de diversos grupos de venta de drogas que operan impunemente al interior de CU.

La venta de drogas al interior del campus es un “secreto a voces” desde hace hace varios años, pero la semana pasada, El Universal retomó el tema y señaló que, de acuerdo con datos de las autoridades, entre ellas, la Procuraduría General de la República, en la UNAM opera una célula del llamado Cártel de Tláhuac, conformada por unas 20 personas y que, según su investigación, tenía ganancias de más de 100 mil pesos diarios.

A pesar de que se han realizado operativos, no se han registrado detenciones al interior de CU (se han detenido a algunos presuntos responsables, pero en zonas aledañas, como la colonia Pedregal de Santo Domingo). De acuerdo con la PGR, esto se dificulta debido a que los miembros de esa organización delictiva, liderada por un sujeto apodado “El Micky”, aprovechan la autonomía universitaria, que supuestamente prohíbe la entrada de las autoridades al campus, además de que los narcomenudistas suelen ostentarse como estudiantes de la UNAM.

En diversos trabajos periodísticos se ha denunciado y documentado la forma en la que operan los narcomenudistas de CU, además de que se demuestra la existencia de una red de “halcones”, es decir, personas que vigilan los movimientos de la autoridad, además de que hay sospechas de que los encargados de la vigilancia del campus están coludidos con los delincuentes.

De acuerdo con esas investigaciones, los lugares en donde más venta de droga se registra al interior de CU, a la vista de toda la comunidad universitaria, son:

– El área de “Los Bigotes”, como se le conoce popularmente a la escultura “Tú y Yo” de Mathias Goeritz, localizada muy cerca del acceso del Metro Universidad y de la base del Pumabús.

unam los bigotes

– La zona de “Los Frontones”, que es una serie de canchas de frontón construidas con piedra volcánica, localizadas al inicio de la zona deportiva de CU y que fueron diseñadas por los arquitectos Alberto T. Arai y Carlos Lazo a semejanza de un juego de pelota. Están muy cerca del Instituto de Ingeniería y suele ser un lugar en donde, además de la venta, también se consume la droga.

unam los frontones

“Las Islas”, que es la explanada principal de CU y en donde la venta de drogas tiene más años de “tradición”.

unam las islas

– A un costado de la Biblioteca Central, prácticamente a la entrada de campus y a unos pasos de la Torre de Rectoría.

– El auditorio “Che Guevara”, cuyo nombre real es “Justo Sierra”, y que lleva varios años tomado por un grupo de personas. Suele ser también un lugar popular para comprar y consumir droga, además de la aledaña Facultad de Filosofía y Letras.

unam che guevara

Muertes

El 3 de mayo pasado, la UNAM denunció que se había descubierto el cuerpo de una mujer atado a una caseta de teléfono público en las inmediaciones del Instituto de Ingeniería. Después se supo que se trataba de Lesvy Berlín Osorio, de 22 años, y que había muerto estrangulada.

Inicialmente, las autoridades capitalinas filtraron información de que se trataba de una persona con adicciones y que había consumido alcohol la madrugada en la que fue asesinada, además de que se trataba de un posible suicidio; sin embargo, diversos grupos de universitarios se movilizaron para exigir que se investigara el hecho como feminicidio. Hasta la fecha, no se han aclarado los hechos y familiares y activistas han denunciado de que las autoridades capitalinas han obstaculizado la investigaciones, además de que inicialmente se intentó criminalizar a la víctima.

Otro incidente se registró el 12 de junio, cuando un alumno apareció muerto en la Facultad de Filosofía y Letras. Las primeras versiones de las autoridades señalaron que había caído de un segundo o tercer piso y que se trataba de un posible suicidio. El nombre del joven era Víctor Manuel Orihuela Rojas, un estudiante de Odontología que, según versiones de las autoridades universitarias que resguardaban el campus esa noche, intentó ingresar a las instalaciones de la Facultad, pero le fue negado el paso debido a que estaban cerradas por el periodo vacacional. Sus familiares han señalado que no creen en la versión del suicidio y las autoridades no han dado más detalles al respecto.

Previamente, el 8 de mayo, se encontró el cuerpo sin vida de un hombre en un estanque de las instalaciones de los Pumas de la Universidad, conocidas como “la Cantera”. Se trataba de Arturo Darío López Gómez, de 19 años, quien presuntamente se suicidó en el lugar, ya que había dejado una carta póstuma a sus familiares, quienes no sabían de él desde finales de enero.

 

Las acciones de la UNAM

Ante este panorama, la universidad anunció el 12 de junio que tomaría las siguientes medidas:

  1. Mantener la vigilancia permanente en las inmediaciones y en los accesos a las instalaciones universitarias por parte de elementos de seguridad pública.
  2. Extender y reforzar la iluminación en distintas zonas de los campus.
  3. Ampliar el número de cámaras de seguridad en los espacios identificados como vulnerables.
  4. Instalar nuevas y modernas bases de vigilancia.
  5. Ubicar botones de emergencia en todos los puntos que sean determinados por las Comisiones Locales de Seguridad.
  6. Reforzar controles de seguridad en accesos y salidas en las sedes de las distintas entidades académicas.
  7. Controlar el ingreso a taxis sin pasaje.
  8. Mejorar la seguridad en el transporte dentro de los campus.
  9. Incrementar la vigilancia y el patrullaje por las noches en las instalaciones universitarias.
  10. Continuar el combate permanente a la venta de droga dentro de nuestras instalaciones.

También se comprometió a reforzar la vigilancia en los alrededores de CU con patrullas del gobierno capitalino, principalmente en los accesos de Universidad 3000, Cerro del Agua y el Metro Universidad.

Asimismo, el viernes pasado, la Máxima Casa de Estudios exigió a la PGR una investigación “a fondo” para desmantelar a los grupos delictivos que operan al interior de CU y se deslinden responsabilidades.

Despidos en el gobierno de la CDMX

Aunque Ciudad Universitaria no es el único lugar de la Ciudad de México en donde ha aumentado la presencia de la delincuencia, sí ha sido factor para que el gobierno local tome acciones al respecto.

Después de la muerte de Lesvy, la directora de Comunicación Social de la Procuraduría General de Justicia, Elena Cárdenas, presentó su renuncia debido a una serie de tuits en los que, se consideró, inculpaba a la víctima y que fueron publicados en la cuenta de esa dependencia.

Asimismo, el fin de semana pasado, el procurador capitalino, Rodolfo Ríos Garza, presentó su renuncia al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

Actualmente, la actividad en CU es baja debido a las vacaciones académicas, pero se espera que las autoridades universitarias y las locales refuercen la vigilancia en el lugar durante los próximos días.

Otras zonas que históricamente han sido inseguras en Ciudad Universitaria son el túnel que comunica el área de Rectoría con el Estado Olímpico Universitario, las inmediaciones del Centro Cultural Universitario, las canchas cercanas al Jardín Botánico y el camino entre el campus y el Metro Copilco.

Relacionadas

Comentarios