'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Las sombras que se avecinan para el peso mexicano

Las monedas de América Latina comienzan a recuperarse, sin embargo, el peso tiene todas las apuestas en contra, ante las especulaciones y amenazas que lo rodean.

03-08-2016, 2:10:57 PM
Las sombras que se avecinan para el peso mexicano
Reuters

La mayoría de las monedas de América Latina seguirán estabilizándose por el aumento del optimismo sobre la sintonía fina de la política económica regional, aunque el peso mexicano estará cada vez más sujeto a agitaciones en torno a las elecciones de Estados Unidos, mostró el miércoles un sondeo de Reuters.

La mediana de las estimaciones en el sondeo entre 17 estrategas cambiarios para el real brasileño en 12 meses fue de 3,50 por dólar, 7.1 por ciento más fuerte que en el panorama de julio.

Este destacable ajuste de la brecha entre la proyección de los expertos y la tasa actual de 3.26 reales apunta a una estabilización de las expectativas para una moneda que ha caído casi 50 por ciento desde el inicio de 2012, cuando la economía brasileña comenzó a tropezar.

La fuerte mejora en la perspectiva para el real se da en momentos en que el presidente interino Michel Temer avanza en su iniciativa para aliviar los problemas fiscales de Brasil y reactivar el crecimiento económico.

El real se consolidó cerca de su valor presente el mes pasado después de que Temer dijo que su plan para limitar el gasto público debería ser aprobado por el Congreso este año.

Luciano Rostagno, de Mizuho, estimó a la moneda en 3.54 en 12 meses sobre la base de un “ajuste fiscal exitoso pero muy gradual”.

Brasil enfrenta un enorme déficit primario de 170,500 millones de reales (52,000 millones de dólares) este año. Pero Temer es reticente a recortar los programas sociales establecidos por la suspendida presidenta Dilma Rousseff, preocupado de que eso pueda empeorar la recesión del país.

El éxito de su enfoque moderado depende de la capacidad para superar las acusaciones diarias de corrupción y la disfuncionalidad en todos los niveles del gobierno. “Existe un riesgo importante de decepción (…) debido a cuestiones políticas”, dijo Rostagno.

Ocho de 12 participantes en el sondeo que contestaron a una pregunta por separado consideraron una probabilidad “baja” de que los malos resultados fiscales puedan perjudicar al real en los próximos meses. Tres dijeron que esta posibilidad era alta, mientras que uno no veía ninguna probabilidad.

Otra pregunta reflejó una visión prevaleciente entre los estrategas latinoamericanos de relativa debilidad del dólar por al menos el resto de 2016, alimentada por una continuación de la postura cauta de la Reserva Federal contra riesgos como la votación británica de salir de la Unión Europea.

El sondeo también mostró mejores expectativas para los pesos de Colombia y Chile .

Un cuadro más oscuro rodea al peso mexicano. La mediana de las proyecciones de 18.3750 en 12 meses estuvo 0.8 por ciento debajo de la tasa prevista en la encuesta de julio, la tercera reducción mensual consecutiva para la moneda.

Gabriela Siller de Banco Base dijo: “Si (el candidato presidencial republicano Donald) Trump comienza a crecer en las encuestas el peso podría empezar a depreciarse, más aún si gana las elecciones” en noviembre. Sus estimaciones fueron las más pesimistas del sondeo, fijando la moneda a 24,0 en un año.

Pero las preocupaciones sobre las consecuencias de las elecciones estadounidenses van más allá de la postura de Trump contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ante reportes de que la nominada presidencial demócrata Hillary Clinton también modificaría el TLCAN si resulta electa.

El peso cayó esta semana a cerca de 19.0 por dólar, su punto más flojo desde que Banxico -el banco central mexicano- elevó su tasa más de lo previsto el 30 de junio para apuntalar la moneda, indicando que la medida habría sido algo efímera.

Ahora acumula una baja de casi 10 por ciento para 2016 y los analistas ya especulan sobre la futura acción de Banxico. Las apuestas contra el peso, medidas por los datos de fondos de la Comisión de Operaciones de Futuros de Estados Unidos (CFTC, por sus siglas en inglés), están creciendo de nuevo.

“En septiembre y octubre, el proceso electoral en Estados Unidos podría aumentar la volatilidad del tipo de cambio, y con ello poder ver cotizaciones por arriba de los 19 pesos por dólar, lo que podría llevar a Banxico a incrementar nuevamente su tasa de interés en 50 puntos base”, dijo Santander en un reporte.

El próximo encuentro del banco central mexicano está previsto para el 11 de agosto.

Relacionadas

Comentarios