Blogs + OpiniónPolítica y Sociedad

Las nuevas exigencias para los medios de comunicación en México

En las últimas coberturas, algunos medios han caído en graves errores en la difusión de sus contenidos. Las nuevas tendencias no deben separarnos de nuestra función primordial.

10-01-2017, 4:38:58 PM

Hechos como el alza de las gasolinas, la explosión en Tultepec, el asesinato del embajador ruso en Turquía, un atentado terrorista en Berlín, y la toma de Alepo por parte del gobierno sirio son algunos hechos que han caracterizado las últimas semanas y que tuvieron la cobertura no sólo de los medios de comunicación tradicionales, sino también y con un papel importante a las redes sociales.

Estos acontecimientos se vieron mezclados por el fenómeno viral que supuso la fiesta de los XV años de Rubí, un suceso que no perdió el interés del público en tanto más se acercara la fecha por la expectativa que esto generaba el cambio de sede, y los invitados a la así llamada “fiesta del año”.

La importancia que en términos de cobertura supone este hecho, orilla a la reflexión sobre la calidad de los contenidos que circulan en la actualidad, desde el periodístico, hasta el que se vuelve irresistible por su origen en las redes sociales y que como contenido fácil garantizará el éxito en clics y lecturas a cualquier medio de comunicación que le dé juego.

Sin embargo, en términos periodísticos, la tragedia ocurrida en el Estado de México y que marcó el final del 2016, y los saqueos y la desinformación ocurrida en los primeros días tras la implementación del alza de las gasolinas, hizo pensar de nuevo en la importancia de la profesionalización en el periodismo y la forma en que se cubre algún hecho periodístico, pero también la manera en cómo se da cuenta de lo acontecido.

Un error del diario Milenio, que le mereció un sinnúmero de críticas por haber ilustrado la nota de la explosión en Tultepec, Estado de México con una fotografía del incendio ocurrido en San Martín Texmelucan, Puebla lleva a preguntarse si se está empezando a tratar con la misma ligereza la información “vanal” que aquella noticia que da cuenta de pérdidas humanas. Y qué decir de la imagen difundida por Radio Fórmula en la que difunde como si fuera un hecho en México una protesta violenta en Egipto.

Reconocidos fotógrafos, periodistas y editores criticaron de irresponsable y antiprofesional el hecho de publicar una foto errónea, pero también por no dar crédito a la fotografía que publicaron en la portada del diario. Un hecho que Milenio resolvió con una disculpa en sus redes sociales, el mismo espacio donde fue reiteradamente criticado.

Lee Cómo identificar rumores alarmistas en WhatsApp y redes sociales

Como fenómeno viral que bien podría intentar reproducir algún estratega de marketing, observar cómo transcurre la fiesta por los XV años de Rubí bien podría quedar justificado. Sin embargo, en términos periodísticos, dudo que la cobertura de un evento como éste valga realmente la pena y sólo caeremos en un juego donde propiciaremos la confusión entre qué es realmente periodístico y qué carece de importancia.

Si bien las redes sociales e internet han venido a enriquecer el ejercicio periodístico, son éstas mismas herramientas las que pueden funcionar para explicar la realidad de cada ciudad, cada país y del mundo, con un ejercicio periodístico que explique de forma interactiva, que investigue y corrobore. Eso es lo que debemos aplaudir.

Los periodistas no deben descuidar la responsabilidad de ofrecer a los ciudadanos el análisis y el contraste de voces y opiniones de expertos y conocedores de diversos temas. Siempre verificando que el contenido que difunden es auténtico, verídico y relevante.

Los consumidores de contenido somos los mismos que marcaremos las pautas de lo que queremos recibir por parte de los medios y lo que no.

Relacionadas

Comentarios