C4090-958 1Z1-551 000-632 LOT-710 S10-210 HP0-G13 C_TERP10_60 1Z0-874 000-N34 HP2-K22 ISSAP 642-081 A2090-552 000-104 200-310 >> 070-410 >> C2180-401 >> 1Z0-457 >> 1K0-001 >> 1Y0-253 >> 312-49V8 >> E10-002 >> 400-101 >> CA0-001 >> 070-516 >> 70-482 >> C_HANAIMP151 >> MB2-708 >> JN0-690 >> C2020-703 >> 300-208 >> 1Z1-507 >> PMI-SP >> 642-732 >> 70-486 >> CSSGB >> NS0-157 >> BH0-006 >> 712-50 >> 1Z0-414 >> 4A0-M02 >> 210-065 >> M2090-733 >> 3I0-012 >> 1Z1-574 >> HP0-S42 >> 070-483 >> 1Y0-301 >> AHM-520 >> CCA-500 >> 102-400 >> 600-455 >> C_TBIT44_73 >> CISSP >> 640-911 70-243 98-349 BCCPA 70-534 AHM-250 C2090-620 JN0-332 A00-240 1Z0-511 070-457 117-202 CQE 1Z0-803 200-125 070-465 200-120 MB6-703 EX200 1V0-601 ADM-211 CISA BH0-007 1Z0-531 1Z0-883 9L0-521 642-999 M2090-744 700-270 9L0-012 74-697 70-483 1Z0-450 070-412 Las mejores ciudades en Latinoamérica para ser joven son...
PUBLICIDAD
LO ÚLTIMO

Las mejores ciudades en Latinoamérica para ser joven son...

¿Crees que tu ciudad es la mejor? Quizá deberías ver las opciones que otras urbes en América Latina ofrecen para vivir a las personas de entre 18 y 30 años.

Las mejores ciudades en Latinoamérica para ser joven son...
Carrera
Alto Nivel 20-09-2016

Altonivel

La Ciudad de México se encuentra entre las favoritas de los jóvenes de Latinoamérica para vivir: La diversidad de opciones para visitar, las universidades que alberga y las opciones laborales la llevan encima de otras como Buenos Aires, Santiago y Sao Paulo.

Así lo refiere el estudio Las mejores ciudades para ser joven en América Latina, elaborado por la plataforma para compartir departamento, Dada Room.

El estudio, que se aplicó a 10,000 jóvenes de la región de entre 18 y 30 años, tomó en cuenta 21 indicadores de bienestar agrupados en 3 categorías: oportunidad educativa y laboral, calidad de vida y ocio. Dada Room analizó diversos factores, desde vivienda y transporte hasta oferta cultural, para definir el atractivo de las principales urbes de Latinoamérica.

El estudio revela que la mayoría de los jóvenes de América Latina se muestran orgullosos y satisfechos de vivir en su ciudad. En cifras, el 64.5% de los encuestados considera que su ciudad es “la mejor para ser joven”.

Si te preguntas cuál es el tema que más le preocupa, sin duda es la inseguridad: el 72.4% lo mencionaron entre los problemas más grandes a resolver en su ciudad.

La movilidad es el segundo problema que más les inquieta (56.70%), independizarse y tener acceso a una vivienda propia preocupa al 39.10% de los jóvenes; y dedican en promedio 225 dólares al mes para compartir departamento.

8 de cada 10 jóvenes piensan que hay suficiente oferta cultural y opciones para salir a divertirse en su ciudad y uno de los temas en los que les gustaría que su ciudad se abriera es en lo que refiere a la diversidad sexual, de hecho, en escala de 1 a 5, los jóvenes latinoamericanos otorgaron 3.4 a su ciudad al ser cuestionados sobre qué tan gay-friendly es.

“Los jóvenes ya no son el futuro de la región, son su presente. Sus decisiones tienen un gran impacto en nuestra sociedad y economía, por lo que es importante motivarlos a participar en las actividades ciudadanas. Con este estudio, deseamos reflejar las aspiraciones y retos que viven en su ciudad”, dice Pamela Olvera, co-fundadora de Dada Room.

“Nos dimos cuenta que los jóvenes aspiran a las mismas oportunidades que sus padres en cuanto a educación y trabajo, pero destacan preocupaciones y aspiraciones propias de su generación”, dice Olvera.

Entre las 25 ciudades seleccionadas para el estudio las 5 ciudades premiadas son:

Ciudad de México - La mejor ciudad para ser jóven.

Buenos Aires - Ciudad con mejor calidad de vida.

São Paulo - La mejor ciudad para ser estudiante.

Santiago de Chile - La mejor ciudad para empezar a trabajar.

Medellín - La mejor ciudad para compartir departamento.

Si quieres consultar el estudio completo puedes hacerlo en este enlace.

COMENTARIOS
Siguiente Tomás Zerón, el funcionario cuestionado por caso Iguala

Tomás Zerón, el funcionario cuestionado por caso Iguala

Tomás Zerón pasó de dirigir a la Agencia de Investigación Criminal (AIC) a ser secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional. Dirigió las primeras investigaciones de la desaparición de los 43 normalistas y fue señalado por los expertos de la CIDH de manipular evidencias.