'; Alto Nivel
A Fondo

Las ‘incontables’ pérdidas que deja el conflicto en Oaxaca

Desde el inicio del conflicto a mediados de mayo pasado, los daños por los bloqueos ascienden a más de 7,500 millones de pesos, aunque sólo es una estimación, pues el impacto en negocios informales no se puede cuantificar.

07-08-2016, 8:08:29 PM
Las ‘incontables’ pérdidas que deja el conflicto en Oaxaca
Francisco Muciño

Desde que se intensificó el conflicto entre el sector magisterial disidente en Oaxaca y el gobierno federal por la reforma educativa, también han ido en aumento los daños económicos por los bloqueos y el descontento social y del sector empresarial, quienes inclusive ya han levantado demandas de amparo contra la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el gobierno federal y el estatal por omisiones en sus responsabilidades.

¿A cuánto ascienden los daños? No hay una sola cifra. Desde el inicio del conflicto a mediados de mayo pasado, la Secretaría de Desarrollo Económico de Oaxaca calcula pérdidas de 2,000 millones de pesos (mdp), el Consejo Coordinador Empresarial considera que son 4,000 mdp y la Concanaco en 1,700 millones de pesos.

Juntas estas cifras suman más de 7,500 mdp en pérdidas por marchas, bloqueos, toma de autobuses, de oficinas, cierres de negocios y cancelaciones para servicios turísticos.

Pero esto sólo es una estimación. En México, la tasa de informalidad, (empresas o personas que no pagan impuestos ni tienen seguridad social) es de 57.8 por ciento, pero en Oaxaca, ésta llega hasta el 80 por ciento. El verdadero daño en incontable.

“No es un daño menor y tiene que ser tomado en cuenta como pérdida de generación de riqueza y confort y a las necesidades propias de cada familia. Ha sido un abuso y una agresión contra las personas más necesitadas de los estados más pobres del país”, asegura Enrique Solana, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur).

 

Recuento de daños

El conflicto de la CNTE contra el gobierno federal por la reforma educativa se recrudeció tras la detención del Rubén Núñez, líder de la sección 22 de la coordinadora en Oaxaca, el 12 de junio, acusado por desvío de recursos.

Pero el punto más tenso llegó el 19 de junio en el pueblo de Nochxtlán, cuando policías trataban de desalojar a manifestantes, pero la maniobra desembocó en un enfrentamiento que dejó 11 muertos y decenas de heridos. Hasta ahora, no hay un informe oficial de los hechos.

Desde entonces, no han cesado los bloqueos en vías de comunicación y protestas en Oaxaca, Chiapas y Guerrero.

Según datos de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), dados a conocer el 30 de julio, a 15 días de haber iniciado los bloqueos y manifestaciones en Chiapas han causado pérdidas de 450 millones de pesos a campesinos, vendedores y otras personas de sectores involucrados.

En Oaxaca, cuatro de cada diez reservaciones para asistir a la Guelaguetza, fiesta anual que se realiza en la ciudad, fueron canceladas, mientras que productos e insumos provenientes de Asia se encuentran en el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, sin la posibilidad de ser transportados a sus lugares de destino.

Las afectaciones que han tenido las empresas se manifiestan, sobre todo, en el desabasto de insumos básicos para sus tareas, no sólo en los comercios y servicios, sino también en ramas industriales.

 

Mensaje contrario

El 60 por ciento de la economía en Oaxaca depende de las actividades terciarias (comercio, servicios y turismo), de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Pero los bloqueos a carreteras, puertos y vías de ferrocarriles pueden afectar a todo el sur del país en general.

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), alertó en su indicador del entorno empresarial de julio que, que no de resolverse el problema de abasto, presentado en el sur del país, habría implicaciones sobre la actividad económica, ya que no sólo afecta a la actividad comercial de esas localidades, sino también la operación de algunas empresas, tanto del mercado interno, como externo.

Además de los daños materiales, el conflicto en el sur y la inacción de los gobiernos federal y estatal para resolverlo mandan un mensaje contrario a la política del presidente Enrique Peña Nieto, de intentar sacar al sur del país del rezago en el que se encuentra.

“Por mucho tiempo estuvimos apoyando para que el gobierno aprobara la Ley de Zonas Económicas Especiales, la cual finalmente se logró. (…) Es un proceso lento (implementar la ley), pero lo que está sucediendo ahora es un mensaje terriblemente malo de la situación de inseguridad que prevalece en estos meses”, opina Enrique Solana, de la Concanaco Servytur.

Transcurren los días y la desesperación de muchos empresarios aumenta. Algunas cámaras, como la Concanaco, ya han levantado demandas contra la CNTE y otras, como la Coparmex, amparos contra las omisiones de los gobierno federal y estatal contra las omisiones en sus obligaciones de garantizar seguridad y la protección de derechos humanos.

Otros grupos han pedido inclusive que las empresas hagan sus próximas declaraciones fiscales en ceros. Enrique Solana dice que la Concanaco ha llamado a la cordura entre sus miembros y descarta que alguna de estas amenazas se concrete, sobre todo por las represalias que llegarían inmediatamente por parte del SAT.

Pero el cansancio entre varios está muy cerca su límite

“Muchos grupos empresariales, que son informales, están muy molestos y quieren quitar los bloqueos por su propia mano. Se está desestabilizando la tranquilidad y el gobierno debe actuar”, alerta Solana.

Te puede interesar: Oaxaca: 10 claroscuros en la lucha de maestros de la CNTE

 

Relacionadas

Comentarios