Lo ÚltimoPolítica y Sociedad

Las frases inolvidables del discurso de despedida de Obama

Barack Obama regresó a Chicago para despedirse de los estadounidenses con un conmovedor discurso en el que pidió defender la democracia y el papel de los inmigrantes en la nación. Además, agradeció a Michelle Obama, a sus hijas, a Joe Biden y a la sociedad norteamericana el apoyo durante todos estos años.

11-01-2017, 8:40:05 AM
Reuters. Obama ofreció un conmovedor discurso en el que llamó a no temer al cambio.

Barack Obama dio su discurso de despedida en Chicago, la ciudad que vio nacer su carrera política. Habló de sus logros con el acuerdo nuclear de Irán, el aniquilamiento de Osama Bin Laden, el triunfo en los derechos de equidad de género y la reforma al Sistema de Salud.

El presidente 44 de Estados Unidos dejará la Casa Blanca con más del 53% de aprobación y será recordado como un gran orador.

A continuación, te compartimos seis frases que marcaron su discurso de despedida:

Aquellos niños de piel café representan cada vez más y más la fuerza laboral de Estados Unidos.

Durante sus campañas presidenciales y su gobierno buscó evitar que el tema del racismo definiera su agenda, a pesar de ser el primer presidente afroamericano y de muchos casos de tiroteos y delitos por causas raciales y de odio. Sin embargo, durante el discurso de despedida habló fuerte y claro sobre el tema.

Aseguró que las relaciones sobre raza están mucho mejor que lo que estaban hace veinte o treinta años, pero todavía no están donde deberían estar. “Debemos cambiar nuestros corazones. No van a cambiar de la noche a la mañana. Los cambios sociales tardan generaciones en transformarse”, agregó.

 

Michelle … durante los últimos 25 años, has sido no sólo mi esposa y madre de mis hijas, has sido mi mejor amiga.

Al agradecer a su esposa, las lágrimas no se pudieron contener. Cuando buscó la presidencia en 2008, Michelle fue una de las personas que a Barack más le costó convencer y en su discurso le agradeció los años en la Presidencia. “Tomaste un rol que no pediste, y lo hiciste tuyo, con gracia, con estilo y con buen humor”.

No dejó de agradecer a Joe Biden, su vicepresidente, “fuiste mi primera decisión como candidato, y fue la mejor. Tu amistad ha sido una de las mayores bendiciones de nuestra vida”. Dio las gracias a su equipo, a quienes, por ocho años, y a otros por más, los ha visto crecer, casarse, tener hijos e iniciar su propia carrera de vida.

 

Seamos vigilantes, pero no tengamos miedo.

Se dirigió al terrorismo, a ISIS y China. Para Obama la democracia puede ceder cuando hay miedo, por ello los ciudadanos deben permanecer vigilantes contra las agresiones externas y protegerse del debilitamiento de los valores que definen a los estadounidenses: que todos los hombres son creados iguales, dotados de ciertos derechos inalienables, entre ellos la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Valores contenidos en la Declaración de Independencia.

 

Amenazamos a nuestra democracia cada vez que la damos por sentado.

No dejó de tocar un tema que ha sido clave en su agenda desde su campaña: la participación ciudadana. Habló de la juventud, de la importancia de participar, de confiar en la política y en las instituciones. “Cuando la confianza en nuestras instituciones es baja, debemos reducir la influencia corrosiva del dinero en nuestra política e insistir en los principios de transparencia y ética en el servicio público”, declaró.

Y a las nuevas generaciones les dijo “si estás cansado de discutir con extraños en Internet, trata de hablar con uno de ellos en la vida real”.

 

Sin una acción más enérgica, nuestros hijos no van a tener tiempo para debatir la existencia del cambio climático porque estarán lidiando con sus efectos.

El acuerdo de París y la lucha contra el cambio climático fueron un eje de su Presidencia. Al hablar de participación política, habló de generar debate, de hablar con gente que no conocen, que piensan diferente, y de la urgencia de hacer ver a todos los estadounidenses, y a todo el mundo en general de la importancia de luchar en contra del calentamiento global.

 

Para despedirse, Obama pidió pensar en la generación que viene, los herederos de las acciones de su administración.

Ahí estaré para ustedes… Sí se puede, sí lo hicimos.

Aseguró que su vida no se detiene al salir de la Casa Blanca, que ha sido un honor servir como presidente y que por el resto de sus días ahí estará, sin detenerse, ofreciendo sus servicios en la que es para él, la oficina más importante de una democracia: ser ciudadano. “Estados Unidos es un mejor lugar para vivir que cuando empezamos este camino”.

“Y tengo una última petición para ustedes como Presidente. Lo mismo que les pedí cuando nos atrevimos a empezar este camino hace ocho años. Quiero pedirles que crean, no en mi habilidad de generar un cambio, sino en la de ustedes.

“Les pido que crean en lo que está escrito en nuestros documentos fundadores, ese ideal de los esclavos y los abolicionistas, ese espíritu de los inmigrantes y aquellos que marchan por la justicia. Ese Credo reafirmado por aquellos que izaron banderas en el campo de batalla extranjero y en la superficie de la Luna… Sí se puede. Sí, lo logramos. Sí, se puede”.

Relacionadas

Comentarios