md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 19:00 24/10/2014
Síguenos:

Las enfermedades laborales más comunes

Tú podrías ser una de las millones de personas que padecen enfermedades como estrés, colon irritable o fatiga crónica. Identifícalas y prevenlas.

trabajo_enfermedades_comunes

cifras oficiales revelan que existen más de dos mil afecciones relacionadas con el trabajo.

POR: Altonivel

Usualmente en las metrópolis se encuentran aglutinados gran parte de los empleos realizados en oficinas. Este es el caso de periodistas, secretarias, contadores e ingenieros informáticos, los que a diario deben pasar unas ocho horas, con escasa movilidad, sentados frente a un computador.

Ocho horas en las que podría, por ejemplo, jugar seis partidos de fútbol, viajar en autobus desde la ciudad de México a Acapulco, ver la trilogía completa del Señor de los Anillos, entre otras cosas.

Claro, durante este tiempo el cansancio es mucho menor que otros trabajos, pero en términos de salud, los resultados no son muy positivos.

Según cifras oficiales, se tienen registradas más de dos mil afecciones relacionadas con el trabajo, que van desde el cáncer por el manejo de sustancias peligrosas, hasta molestias musculares tras pasar largos periodos de tiempo en una sola posición.

En este sentido, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recalcó que, en términos económicos, dichas afecciones provocan que 4% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, es decir, 1.25 billones de dólares, se pierda a causa de los costes directos e indirectos relacionados con estas enfermedades.

Asimismo, según un estudio realizado por la comercializadora de material de oficina Office Depot en mil empresas en Europa, uno de cada cinco empleados de oficina tiene problemas de salud laboral, siendo los más comunes el dolor de espalda y las contracturas.

En México el panorama no varía mucho. "A pesar de ser un problema relativamente nuevo podemos afirmar que 20% de los trabajadores mexicanos padecen estrés -uno de cada cinco- e, incluso, algunas investigaciones nos hablan de porcentajes más elevados", dijo la Dra. Dunia de Martini Romero, adscrita al Hospital Psiquiátrico Héctor Hernán Tovar Acosta, perteneciente al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Desconocidas ante la ley

Mariano Noriega, especialista en salud del trabajo de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) explicó que ciertos males como burn out (estar quemado) "no están reconocidos como enfermedades de trabajo", a pesar de que hay muchos estudios que demuestran la asociación que existe con el desempeño laboral.

Enfermedades como el estrés "que se agrupan en dos tipos, trastornos mentales y psicosomáticos, están relacionadas con problemas como colitis, gastritis o cardiovasculares que sí se ocasionan por el trabajo", aseguró.

Otro caso es el del síndrome de desgaste profesional, el cual se reconoció entre los años '70 y '80 cuya característica principal es que manifiesta un extremo agotamiento físico y mental, bajo rendimiento laboral y pérdida de interés hacia el trabajo.

Asimismo, la adicción al trabajo se ha convertido en una enfermedad, pues cuando las personas caen en ello tienden a deprimirse cuando no se encuentran desarrollando sus actividades laborales.

Ante esta situación, el especialista dijo que primero es indispensable que se haga un registro adecuado de esas enfermedades para poder reconocerlas y puedan ser tratadas.

Por otro lado, estimó que de las 161 enfermedades que se tienen reconocidas en la Ley Federal del Trabajo, es necesario que sean evaluadas y modificadas a los nuevos tiempos dadas las nuevas formas de organización del trabajo, que ahora es más flexible.

Las siete principales

Durante los últimos años se han reconocido una gran cantidad de males relacionados directamente con las actividades laborales; sin embargo, existen siete de ellas que han provocado los mayores aumentos en los niveles de ausentismo erosionando gravemente la salud.

1. Fatiga visual
¿Sufre usted de ojos rojos, ardor o cansancio? Todos síntomas de la llamada "fatiga visual" y que es causada por la continua lectura de documentos, computadoras sin protectores visuales o con bajos niveles de iluminación.

El hecho de estar concentrado en el trabajo puede hacer que el empleado comience a pestañear cada vez menos, lo que produce, a su vez, dolor de cabeza y malestar.

Asimismo, el humo, la contaminación ambiental en las grandes urbes e incluso el frío, pueden terminar por provocar el denominado síndrome del ojo seco, que es la ausencia de lágrimas que lubrican la vista.

Como hay dos tipos de lágrimas -lubricantes y de reflejo-, los inadecuados factores ambientales pueden hacer que aparezcan lágrimas "no lubricantes", por lo que el problema y el cansancio persisten.

2. Dolor de espalda
Tras ocho horas de trabajo sentados en una silla resulta muy probable que una mala posición termine por afectar el estado de la espalda. Con ello, comienzan a aparecer los dolores de hombros, cuello y cintura.

Otro de los factores que se relacionan con esto es el deficiente diseño ergonómico de las sillas. Resulta bastante común tener sillas con respaldo inadecuado y escritorios muy pequeños.

Por otro lado, se dice que ocho de cada 10 personas padecerán dolor de espalda en algún momento de sus vidas. Y lo peor es que, en general, la lumbalgia, producida por las contracturas en el cuello y una sensación de dolor profundo en la cintura, resulta difícil de solucionar.

Un estudio realizado por la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda mostró que más de un tercio de los pacientes con lumbalgia sigue con la dolencia tras dos meses de tratamiento.

3. Estrés
Considerado una "epidemia global" por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés está considerado como la primera causa de ausentismo laboral y disminución de la productividad.

Además, según la Facultad de Psicología (FP) de la de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), 43% de la población adulta en México padece esta enfermedad, cifra que lo convierte en uno de los países con mayores niveles de estrés en todo el mundo.

Uno de sus principales síntomas es la cefalea. Este mal provoca que los empleados pierdan, en promedio, entre uno y cuatro días laborales al año.

Existen más de 150 tipos distintos, aunque el más habitual es la migraña que afecta a un 16% de las mujeres y al 7% de los hombres. Realizar actividad física, regularizar el sueño y suspender el cigarrillo son algunas medidas clave para prevenirla.

4. El Síndrome de la Fatiga Crónica (SFC)
Se trata de un mal que puede disminuir hasta en 50% la productividad de las personas. Este padecimiento es una alteración de cansancio o agotamiento prolongado que no se alivia con el descanso y cuyos principales síntomas son: pereza, insomnio, molestia muscular y fiebre, entre otros.

Existe también el mal conocido como "síndrome burnout", el cual aparece como un cansancio general y desgaste emocional, más tarde, hay una desvitalización, empeorando la relación con sus compañeros por medio de actitudes de irritabilidad, agresividad e impaciencia.

Otros síntomas son la pérdida del sentimiento de competencia e idoneidad profesional, desmotivación, pérdida de la autoestima laboral, deserción y finalmente abandono de tareas.

5. Síndrome mouse
Conocido también como síndrome del "túnel carpiano", causado por la flexión reiterada de la muñeca, que produce pérdida de fuerza en las manos.

El uso de la computadora durante jornadas prolongadas suele provocar molestias en la muñeca y el codo, que a largo plazo pueden derivar en tendinitis.

Algunos estudios indican que durante los últimos 10 años se ha triplicado en la población. Esto puede evitarse con el uso de teclados y mouses ergonómicos y realizando rotaciones frecuentes de muñeca.

6. Problemas gástricos
El síndrome de intestino irritable, conocido como colon irritable, es un trastorno de carácter funcional de una gran frecuencia en la población. Aunque su causa es desconocida, el mundo científico tiene cada vez mayor conocimiento de sus mecanismos de producción.

Uno de ellos es el ambiente laboral, la presión, el aumento de las preocupaciones y la mala alimentación.

Resulta frecuente entre los 30 y 45 años, edad en que la persona está en plena etapa de productividad.

7. Obesidad
Estar detrás de un escritorio es algo que pesa mucho a los trabajadores, ya que mientras más tiempo pasa una persona en su escritorio, más propensa es a tener sobrepeso.

Pero lo más grave es que, junto con la epidemia de la obesidad muchas otras enfermedades están en crecimiento, tal es el caso de la diabetes, hipertensión, problemas de colesterol y triglicéridos altos.

En este sentido, facilitar una alimentación saludable y aumentar los niveles de actividad física durante las horas de colación y después del trabajo, puede reducir considerablemente los riesgos de obesidad y otros graves problemas de salud.

www.altonivel.com.mx

comentarios