A FondoPolítica y Sociedad

Las cuentas pendientes de ‘El Chapo’ Guzmán en Estados Unidos

Joaquín 'El Chapo' Guzmán responderá ante la justicia estadounidense después de más de 20 años y en un país en el que llegó a ser nombrado 'El enemigo público número uno'.

19-01-2017, 6:31:49 PM

Y después de más de 20 años, por fin llegó la extradición.

Pasaron más de dos décadas desde que Estados Unidos comenzó a buscar a Joaquín Guzmán Loera y por fin, este jueves, las autoridades de ese país recibieron al que fue el criminal más buscado del mundo para llevarlo ante la justicia por las acusaciones en su contra.

No fue un camino sencillo y, a pesar de su captura, a El Chapo aún lo rodea una nube gris por un historial de crímenes, relaciones con políticos y empresarios que no ha sido esclarecido, y que incluso le ayudó a fugarse en dos ocasiones de las cárceles mexicanas. Esa nube es parte de lo que se espera aclarar en los juicios que enfrente en las cortes estadounidenses.

Lee México entrega a EU a ‘El Chapo’ Guzmán

En Estados Unidos, Guzmán tiene al menos seis órdenes de captura en las cortes de California, Texas, Illinois, Nueva York, Florida, Washington y New Hampshire, por 35 cargos de lavado de dinero, narcotráfico, asociación delictuosa y homicidio, que acumula desde 1995. Especialmente, en Chicago, llegó a ser considerado el “enemigo público número uno”, como fue declarado el famoso Al Capone en 1930.

De acuerdo con la Embajada de Estados Unidos en México, El Chapo enfrentará cargos criminales en relación a su liderazgo del grupo mexicano del crimen organizado conocido como el “cartel de Sinaloa”.

Cabe señalar que, hasta hace unos años, el gobierno mexicano dudaba de la efectividad de las extradiciones, sin embargo, a partir de las fugas del Chapo cambió de opinión y ha extraditado a más de 10 criminales de alto rango, entre los que se cuentan Edgar Valdés Villareal, La Barbie, Carlos Montemayor, y Ricardo Valles de la Rosa.

El señor de las fugas

Hace justo un año, después de más de 150 días de haberse fugado por un túnel del penal del Altiplano, Joaquín El Chapo Guzmán fue detenido el 8 de enero de 2016 por tercera vez por el gobierno mexicano.

Se había escapado dos veces, y había hecho quedar mal al presidente Enrique Peña Nieto, quien se quitó la espina con el tuit “Misión cumplida: lo tenemos”.

Con su escapatoria el 11 de julio de 2015, el gobierno mexicano falló a su promesa de que el delincuente no escaparía. Unas horas después de su captura, el 22 de febrero de 2014, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, garantizó que no existiría una nueva fuga, luego de la ocurrida en 2001 en el penal de Puente Grande, en Jalisco.

“Lo estamos garantizando, estamos trabajando por supuesto, así lo he instruido a la Comisión Nacional de Seguridad para que tomen todas las medidas para evitar de ninguna manera una fuga nueva, una fuga más de este delincuente”, dijo Osorio Chong durante una entrevista con Radio Fórmula el 25 de febrero de 2014.

Sin embargo, la última vez que se vería al delincuente sería a las 20:52 horas del sábado 11 de julio de 2015, justo mientras el presidente Enrique Peña Nieto volaba hacia París, Francia, con una comitiva de 141 funcionarios.

Fue uno de los grandes golpes al gobierno de Peña Nieto, al que pudo sobreponerse con una captura sufrida y envuelta en la polémica y la farándula gracias a la intromisión de los actores Kate del Castillo y Sean Penn.

El largo camino de la extradición

Desde su segunda captura, el nombre de Joaquín Guzmán había permanecido en los medios en espera de una posible extradición a Estados Unidos, sin embargo, la petición formal nunca llegó, además de que no existía voluntad política de México para concretar el acuerdo.

En ese entonces, el presidente del Comité de Seguridad de la Cámara de Representantes, el republicano por Texas, Michael McCaul, dijo era necesaria la extradición, sin embargo, nunca se hizo la solicitud formal.

Mientras aún era procurador General de la República, Jesús Murillo Karam informó en enero de 2015 que tenía conocimiento de que el gobierno de Estados Unidos le haría la solicitud de extradición, pero señaló que el narcotraficante tenía que cumplir su condena en México, y, aseguró que eso tardaría “unos 300 o 400 años”.

En esa misma entrevista, Murillo Karam dijo que la extradición era apropiada cuando existían situaciones de seguridad que lo ameritaban, como una posible fuga sin embargo, aseguró que ese riesgo era inexistente. Al respecto, la defensa de Guzmán había señalado que llevarlo a un juicio a los Estados Unidos sería violación a sus derechos humanos y constitucionales.

Otro tema que llevó el nombre del ‘Chapo’ a los medios fue una carta que firmó en febrero de 2015 junto con cerca de 140 reos del penal del Altiplano, en la que denunciaba estar recluido en condiciones inhumanas. La carta fue recibida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que aseguró que haría una revisión del caso.

Según la agencia AFP, que señaló tener una copia del texto, Guzmán Loera y otros reclusos denunciaron irregularidades en las visitas familiares y conyugales, alimentos “agusanados”, con piedras o caducos, falta de atención médica, hacinamiento en las celdas, falta de comunicación o sólo una hora al día al aire libre.

Joaquín Guzmán había sido capturado por primera vez por el gobierno de Peña Nieto en un balneario turístico de Mazatlán, Sinaloa, en una operación a cargo de la Marina mexicana, en la que también participaron autoridades estadounidenses.

El más buscado de México

Joaquín Guzmán Loera nació el 4 de abril de 1957 en Badiraguato, Sinaloa, y recibió el apodo de ‘El Chapo’ por su baja estatura, de 1.55 metros.

De acuerdo con una ficha del Departamento de Estado de Estados Unidos (puedes consultarla aquí), el Chapo se involucró en el tráfico de drogas a finales de 1980 cuando trabajó para Miguel Ángel Félix Gallardo, líder del Cártel de Guadalajara. Con la captura de su jefe en 1989, Guzmán fundó el Cártel de Sinaloa, mientras que los sobrinos de Félix Gallardo, los hermanos Arellano Félix, fundaron el Cártel de Tijuana.

En 1993 el ‘Chapo’ fue detenido en Chiapas y sentenciado a 20 años de prisión por cargos de asesinato y tráfico de drogas. Sin embargo, el 19 de enero de 2001, unos días después de la toma de protesta de Vicente Fox como presidente de México, Guzmán Loera escapó de la cárcel federal de máxima seguridad de Puente Grande, en Guadalajara, Jalisco, con apoyo de los guardias del penal.

Comenzó entonces la era de crecimiento del Cártel de Sinaloa, que, de acuerdo a la ficha del Departamento de Estado de EU, realizó contrabando de toneladas de cocaína de Colombia a Estados Unidos a través de México. También lo señala por transportar marihuana y heroína.

Ambos países pusieron precio a la captura del narcotraficante. La Procuraduría General de la Republica (PGR) otorgaba 30 millones de pesos, mientras que la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) ofrecía 5 millones de dólares.

Según la Oficina de Control de Bienes de Extranjeros estadounidense, al momento de ser detenido en 2014, Guzmán tenía 288 empresas en México, Estados Unidos, España, Colombia, Ecuador, Guatemala, Panamá, Belice, Honduras, y otros países a través de las cuales desviaba fondos de sus ganancias por el narcotráfico. Además, la PGR le aseguró 43 vehículos con valor de 21.8 millones de pesos.

El ascenso de Guzmán como narcotraficante llamó la atención de periodistas, escritores y cineastas, que se dedicaron a investigar sus actividades. Algunos de los trabajos escritos publicados fueron ‘The Last Narco: Hunting El Chapo, The World’s Most Wanted Drug Lord’ (El último narco: cazando a El Chapo, el narcotraficante más buscado del mundo), del británico Malcolm Beith, ‘El Cártel de Sinaloa’, de Diego Enrique Osorno, y ‘El Imperio del Chapo’, de Rafael Rodríguez Castañeda.

En video, Angus McQueen dirigiría ‘The legend of Shorty’ (La leyenda del Chapo), en la que recabaría testimonios sobre cómo Joaquín Guzmán acumuló poder gracias al tráfico de drogas. Puedes ver el documental en este enlace.

De acuerdo con distintas versiones periodísticas, Joaquín Guzmán tiene 9 hijos y ha estado casado con tres mujeres: Alejandrina, Griselda y Emma. Sus dos hijas más pequeñas, unas mellizas, nacieron en California, Estados Unidos, en 2011.

“Que Dios lo perdone”

En marzo de 2014, unas semas después de la captura del líder del Cartel de Sinaloa, su madre, Consuelo Loera, ofreció una entrevista a la cadena Univsión, desde su casa en Badiraguato.

En ella, la mujer de 86 años, dijo que si el gobierno mexicano comprobaba los supuestos daños hechos por su hijo, pedía a Dios perdonarlo, además de que solicitó a las autoridades cuidarlo.

“Les pido a las autoridades que me lo cuiden y que todo lo que puedan hacer en bien de él lo hagan. Dios se los recompensará un día cuando los llame a rendir cuentas (…) Y a él también, si le aclaran alguna cosa que le tengan a mal, igual, que Dios lo perdone”.

Relacionadas

Comentarios