El MundoPara Entender

Las ciudades santuario de EU son más seguras y prósperas

Las localidades con políticas más amables hacia los inmigrantes muestran menos crimen, mejor nivel de ingresos y más cohesión social, a comparación de las ciudades que cooperan con las autoridades federales de deportación, según estudios.

03-03-2017, 6:30:31 AM
San Francisco.

 

Otro mito de Donald Trump puede ser derribado con simples datos. El presidente de Estados Unidos insiste en que la inmigración desregulada ha llevado más crimen y ha quitado los empleos a los norteamericanos.

El mandatario tiene en la mira a las ciudades santuario de la Unión Americana, que tienen políticas y tratos más solidarios con los inmigrantes. Las ciudades santuario crecen más y tienen menos crimen, de acuerdo con un estudio de la organización no gubernamental Center for American Progress.

La delincuencia es más baja y las economías son más fuertes en las ciudades santuario que en comparación con las que no lo son. Los datos respaldan que las comunidades son más seguras cuando las agencias policiales no se enredan en los esfuerzos federales de inmigración”, concluye el centro de investigación en un documento.

El presidente Trump endureció las medidas de deportación y de seguridad fronteriza para Estados Unidos. Su promesa más grande es la construcción de un muro con México que bloquee la inmigración ilegal y el tráfico de drogas.

Te puede interesar: No hay recursos federales para construir muro de Trump

¿Qué son las ciudades santuario?

No hay una sola definición, pero las ciudades, condados y hasta estados “santuario” se caracterizan por ser más amigables con la inmigración. Esto no quiere decir que no detengan y procesen a inmigrantes que cometan delitos, pero suelen rehusarse a cooperar con autoridades federales a darles información y participar en acciones de deportación.

Algunas de las ciudades más conocidas por ser “santuarios” son los Los Angeles, San Francisco, Miami, Chicago, Seattle, Nueva York y Washington DC. Inclusive, algunos grupos anti migración critican que estados enteros, como California y Connecticut, son también santuarios.

El Centro de Estudios para la Inmigración, un organismo no gubernamental que se opone a las ciudades santuario, dice que hay 300 jurisdicciones de este tipo en Estados Unidos.

En San Francisco, la policía tiene prohibido preguntar el estado migratorio de las personas.

“Ningún departamento, agencia, comisión, funcionario o empleado de la Ciudad y Condado de San Francisco deberá usar los fondos o recursos de la Ciudad para ayudar en la aplicación de la ley federal de inmigración o para reunir o difundir información sobre el estatus migratorio de los individuos”, dice una ordenanza del condado.

Menos crimen y pobreza

Desde que asumió la presidencia, Donald Trump tiene a las ciudades en la mira. Ha amenazado con recortarles fondos federales si no cooperan con las autoridades para arrestar y deportar a inmigrantes indocumentados. En respuesta, el alcalde de San Francisco, Ed Lee (hijo de inmigrantes chinos), dijo que demandarían en una corte al gobierno federal si cortan los recursos.

El secretario de Defensa de EU, John Kelly, suavizó después el discurso de Trump y aclaró que se examinaría caso por caso para decidir a cuáles ciudades o condados se les retiraría el apoyo.

Una investigación publicada por la organización Center for American Progress señala que las jurisdicciones denominadas santuarios muestran menos índices de pobreza, marginación y crimen que las ciudades que cooperan activamente con las autoridades federales de deportaciones.

La investigación, hecha por el profesor Tom K. Wong, de la Universidad de California, San Diego, dice que, en promedio, hay 35.5 crímenes menos por cada 10,000 personas  en los condados santurarios que en los que no lo son.

Por otra parte, el ingreso medio de las familias en las localidades que acogen a los inmigrantes son 4,353 dólares mayor, la tasa de pobreza es 2.3 por ciento más baja y el desempleo es 1.1 por ciento menor.

“Los datos también aclaran que, cuando los condados protegen a todos sus residentes, ven ganancias económicas significativas. Al mantenerse al margen de la aplicación federal de la ley de inmigración, los condados santuario mantienen a las familias unidas, y cuando los hogares permanecen intactos y las personas pueden seguir contribuyendo, esto fortalece las economías locales”, dice Tom Wong en el estudio.

La investigación de Wong está basada en información que tiene la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), sobre los santuarios, y datos demográficos de las localidades.

El ingreso medio de las familias suele ser más grande en las ciudades santuario que en las que no lo son. Por orígenes étnicos, las familias blancas suelen tener más recursos en casi todos los casos, pero las familias latinas tienen un mejor nivel adquisitivo en las localidades más amables con la inmigración. Pueden verse las tablas de ingresos al final del estudio, publicado el pasado 26 de enero.

Criminalización de los inmigrantes

En un discurso al Congreso el 1 de marzo, Donald Trump prometió que abriría una oficina de atención a víctimas de crímenes hechos por inmigrantes indocumentados. Organizaciones temen que estas acciones pongan un estigma a las personas que vienen del exterior hacia Estados Unidos.

El American Immigration Council, una organización no partidista, señala en un estudio publicado en 2015 que los inmigrantes son menos propensos a cometer crímenes que los nativos nacidos en Estados Unidos.

De 1990 a 2013, la inmigración hacia la Unión Americana aumentó de 7.9 a 13.1 por ciento, mientras que los indocumentados aumentaron de 3.5 millones a 11.2 millones. En el mismo periodo, el número de crímenes violentos bajó 48 por ciento, mientras que los robos y asaltos bajaron 41 por ciento, de acuerdo con datos del FBI.

“Las ciudades con inmigración concentrada son algunos de los lugares más seguros alrededor. La razón de esto es simple: como un grupo, tienden a ser muy motivados y conscientes de que tienen poco que ganar al enfrentarse a la ley”, es una de las conclusiones de Robert Sampson, sociólogo y uno de los autores citados en el reporte.

Relacionadas

Comentarios