Lo ÚltimoTecnología

La tecnología como aliada para combatir el crimen financiero

En un mundo donde las transacciones se realizan por medios digitales, es vital para las instituciones financieras adquirir la capacidad de análisis y detección de amenazas para evitar fraudes y otros delitos que afecten su negocio y el impacto que genera en la agenda pública.

18-05-2017, 1:34:34 PM

Por Matías Carrocera 

Si quiere aprender más sobre cómo cuidar su organización frente a las amenazas que existen en el mundo digital, tomando una posición proactiva frente a los riesgos a los que se enfrenta cada día, haga clic aquí.

El talón de Aquiles de las organizaciones siempre ha sido el factor humano. Por esto, en un mundo donde los cibercriminales desarrollan cada vez nuevos tipos de ataques o caminos para acceder a la información crítica, la tecnología debe volverse una herramienta fundamental para contrarrestar las amenazas cada vez más sofisticadas.

Nadie queda exento de los ataques cibernéticos, el último ejemplo han sido los ataques que recibieron Telefónica en su casa matriz en España o los hospitales en Inglaterra. Sin embargo, debido a la cantidad de dinero que manejan, las instituciones financieras se convierten en el blanco principal de los delincuentes.

La delincuencia financiera no conoce fronteras; de hecho, el crecimiento exponencial de las comunicaciones digitales ha contribuido a convertir la cibercriminalidad en una de las industrias de más rápido crecimiento y más sofisticadas de la actualidad. Los grupos delictivos transnacionales organizados operan en redes de delincuentes establecidos para cometer diferentes tipos de ataques: robo de identidad, dinero como también ser utilizadas como medios para lavar dinero por parte del terrorismo, cárteles de drogas, sobornos, tráfico de influencias o información financiera, entre otro tipo de delitos.

Se calcula que se lavan cerca de $1,5 mil millones de dólares al año, lo que representa entre del 2 al 5% del Producto Interno Global. Gracias a que la mayoría de las transacciones financieras se realizan por medios digitales, se vuelve crítico desarrollar una estrategia robusta que aproveche la capacidad de análisis de la tecnología y la inteligencia que pueden aportar los especialistas en ciberseguridad para tomar medidas en tiempo real con agilidad.

“En la actualidad, los grupos especializados de inteligencia cibercriminal son la llave para dar sustentabilidad al negocio. Los responsables del directorio de cualquier compañía deben entender que la seguridad es un único driver del negocio”, destaca Marcelo Lozano, especialista en ciberseguridad.

Los bancos se encuentran en una carrera contra el tiempo frente a este contexto de nuevos desafíos. Según los especialistas de SAS, las organizaciones financieras se encuentran realizando grandes inversiones en personal y la adquisición de tecnologías de punta para desarrollar sus propias unidades de inteligencia frente al crimen financiero (FCIU, por sus siglas en inglés). El objetivo de estos equipos especializados es mitigar los riesgos que pueden existir por un fraude o un escándalo de corrupción, como por ejemplo lo que ocurrió con los Panama Papers (2015) o el caso de la FIFA a fines de 2015.

Por otro lado, el impacto que genera en la operación ser víctima de un ataque o utilizado como un medio para una actividad ilícita, también afecta en la reputación de la organización. Debemos recordar que vivimos en un mundo hiperconectado, donde los medios de comunicación y las redes sociales se vuelven vitales para dirigir la opinión pública.

Por esto, SAS realizó una investigación Combating Financial Crime: The Increasing Importance of Financial Crimes Intelligence Units in Banking, para analizar el grado de conciencia que existe en las instituciones financieras en Norteamérica y Europa sobre los beneficios de contar con una FCIU y qué tan preparadas están los bancos para enfrentar alguna de estas situaciones críticas. Casi uno de cada cinco bancos encuestados (19%), sobre un total de 120, sostuvo que han sido multados por los reguladores o agencias policiales en los últimos tres años. Donde, de este porcentaje, el 22% ha tenido que pagar una penalización por mil millones de dólares o más.

En este sentido, el estudio develó que “alrededor del 70% de los bancos encuestados planea aumentar sus presupuestos FCIU en los próximos tres años. Para muchos bancos, la lucha contra estas amenazas se ha convertido en un objetivo central, y la investigación revela que el 82% de los bancos tienen una unidad FCIU establecida o están en el proceso de crear una. Donde el 35% sostuvo que comenzaron con la implementación en piloto, mientras que un 25% con una división específica y un 16% se focalizó en una primera etapa en una región geográfica, mientras que el resto no lo especificó.

Por esto, según los especialistas de SAS, “dependiendo de los recursos y la madurez de su FCIU, los bancos adoptarán una variedad de enfoques para combatir la delincuencia financiera: desde investigaciones reactivas hasta detecciones más sofisticadas y proactivas”, aunque se destaca que la mayoría de los bancos adoptan hoy un enfoque más reactivo que proactivo.

“La Inteligencia avanzada proactiva es la única manera de contener y evitar ataques de escala global que puedan afectar a las instituciones financieras de todo el mundo”, advierte Daniel Molina Managing Director de Group IB Américas.

Si quiere aprender más sobre cómo cuidar su organización frente a las amenazas que existen en el mundo digital, haga clic en la imagen de aquí abajo.

 

Relacionadas

Comentarios