Estilo de VidaHistorias

La simpleza del diseño en las manos de Starck

El diseñador francés no cesa en su creaciones. Su modo de hacer arte es único.

18-03-2009, 5:00:00 PM
La simpleza del diseño en las manos de Starck
Estilo Hoy

Philippe Starck es uno de los grandes de la arquitectura y del diseño mundial. Este francés de 60 años, posee un estilo, según los críticos especializados, que se relaciona con lo minimalista, con lo kitsh, incluso con lo bizarro. Starck es un genio de la creación, un deconstructor que re inventa los espacios.
 
Loco, brillante y lúcido, Starck dibuja sin respiro, por necesidad, por urgencia, para él y los otros. Su trabajo es justo e inteligente, y sobre todo, pone corazón, creando objetos buenos mucho antes que bonitos.
 
Es polifacético, original y ha conseguido imponer su estilo en las cosas más impensadas, desde un restaurant, un edificio, un reloj, e incluso un exprimidor de jugos. Es más, un día el que fue presidente de la republica gala hace un par de años, Francoise Mitterrand, le pidió que modificara el estilo en el palacio Eliseo. Pero eso no es todo, también le cambió el estilo al hotel Paramount y al Royalton de Nueva York, convirtiéndolos en los primeros clásicos de la nueva hotelería.
 
Starck es un visionario, un amante de lo nuevo, un hombre capaz de mezclar y fusionar tendencias y hacerlo bien. En cada país donde tiene la posibilidad de crear algo, lo hace con un magia sin igual. Un ejemplo de ello es lo que realizó en Japón, país que llenó de monstruos arquitectónicos que constituyen la vanguardia de la arquitectura expresionista.
 
Su respeto por el medio ambiente y las personas también tiene eco en Francia, país que le solicitó la realización de la Escuela Nacional Superior de Artes Decorativas de Paris y de la torre de control del Aeropuerto de Burdeos.


En la arquitectura de diseño de interiores, encontramos su firma en lugares como restaurantes ó boutiques de Hugo Boss y Jean Paul Gaultier de Paris. En diseño industrial se luce con todo tipo de objetos prácticos que no dejan de sorprender por su originalidad: cubiertos, lámparas, sillas, adornos, etc.
 
En fin… los museos no se equivocan. Nueva York, Munich, Londres, Chicago, Kioto, Barcelona, París, todos lo exponen y lo consagran. Posee innumerables premios y reconocimientos, en Francia, los Estados Unidos o Italia. Creador del Año, Gran Premio del Diseño Industrial, Oscar del Diseño, Comendador de las Artes y Letras, Compas de Oro, y otros.
 
Siempre y por todas partes presente, Strark se declara un ciudadano entusiasta y honesto, y siempre dispuesto a compartir con los otros su visón más “extraña”, pero no menos útil de la vida.


 
 

Relacionadas

Comentarios