A FondoDeportes

La Selección Mexicana en Estados Unidos: el negocio que nunca pierde

La Federación Mexicana de Futbol tiene un acuerdo con una empresa estadounidense para hacer partidos intrascendentes en la Unión Americana, que dejan buenas ganancias, pero no hay réditos en el nivel deportivo.

26-07-2017, 9:02:21 AM
mexico en estados unidos

La selección mexicana marcha primera en el hexagonal final para clasificarse al Mundial de Rusia 2018. Un escenario muy diferente al que se vivió cuatro años atrás, en el que el ‘Tri’ estuvo al borde de la eliminación.

Pese a esta marcha feliz en la clasificación mundialista, el aficionado está molesto con el equipo nacional por la imagen mostrada en los últimos partidos. En la Copa Confederaciones, perdió 4-1 con la selección ‘B’ de Alemania y el pasado 23 de julio, el combinado ‘B’ mexicano que disputó la Copa Oro cayó 1-0 ante Jamaica en las semifinales.

Esto provocó que el precio de los boletos para la final en Santa Clara, California, se desplomara debido al desinterés tras la eliminación de la selección mexicana.

Más gente y hasta el técnico piden más partidos en Europa y menos en Estados Unidos, para jugar mejor ante equipos chicos y dar el ancho, ahora sí, ante selecciones más grandes. ¿Por qué es difícil que esto pase? México sólo se perdió de un millón de dólares por no ganar la Copa Oro, pero el verdadero negocio está en los partidos intrascendentes, pero que dejan más dinero.

Una selección seguida en dos naciones

Gane o pierda, la selección mexicana provoca reacciones apasionadas en el aficionado. Después de empatar en un buen partido con Portugal y ganarle a Rusia en la Confederaciones, muchos se preguntaban si esta generación de futbolistas es la mejor de la historia, pero tras la derrota por 1-0 contra Jamaica en las semifinales de la Copa Oro, ahora piden el despido del técnico Juan Carlos Osorio.

La primera prueba del gran negocio que representa el ‘Tri’ es la expectativa y la conversación que provoca. En su cuenta oficial de Twitter @miseleccionmx hay 5.4 millones de seguidores, muchos más que otras cuentas de selecciones campeonas del mundo, como Brasil, Inglaterra, Alemania o Argentina.

Esta legión de aficionados se alimenta no sólo de México, sino de la base de connacionales que viven en Estados Unidos. Una oportunidad que aprovecha la empresa Soccer United Marketing, que organiza los partidos de la Major League Soccer, los de EU y los del tricolor en la Unión Americana. México es de las selecciones que juegan más partidos al año, y muchos se hacen en Estados Unidos y sin ningún título en disputa. A estos encuentros los bautizó Ricardo ‘Tuca’ Ferreti como partidos “moleros”.

Desde 2002, cuando la Femexfut se asoció con Soccer United Marketing, y hasta lo que va de 2017, la selección mexicana ha jugado 92 partidos amistosos en territorio estadounidense. Si se le suman encuentros oficiales, como la Copa Oro y eliminatorias mundialistas (México juega en EU cuando se enfrenta a selecciones caribeñas), el número de partidos supera los 200.

El consumidor en EU manda

Para el partido entre México y Estados Unidos del pasado 11 de junio, el boleto más caro en el Estadio Azteca era de 2,100 pesos. Mientras que la entrada más costosa para la final de la Copa Oro en el Levi’s Stadium se vendía hasta en 265 dólares (4,711 pesos al tipo de cambio actual). Algunos tickets para la final, sin México, bajaron hasta en 25 dólares, de acuerdo con el sitio Gametime.

De los 56.7 millones de hispanos en Estados Unidos, 36.8 millones son de origen mexicano, de acuerdo con un estudio de Pew Research Center. También los mexicanos son la primera minoría en la muchos de los estados de la Unión Americana. Prácticamente el país de las barras y las estrellas es terreno fértil para el negocio de la selección mexicana.

Los seguidores del ‘Tri’ en Estados Unidos suelen tener mayor poder adquisitivo que los que están en México, siguen a la selección y están más dispuestos a sacar la cartera para mostrar su pasión por el equipo nacional. Pero este poder de compra no sólo se refleja en los que asisten al estadio. De acuerdo con un estudio de Nielsen publicado en 2014, un mes antes del Mundial de Brasil, 21 canales de televisión transmitieron 3,890 eventos relacionados con el ‘Soccer’, 43 por ciento más que en 2010.

En 2015, los hispanos en EU tenían un poder de compra de 1.3 billones de dólares, según Nielsen. Para 2020 estima que el control que tengan sobre el consumo sea de 1.7 billones.

¿La calidad o el negocio primero?

El pasado 1 de julio, el director técnico de México, Juan Carlos Osorio, pidió que el combinado nacional tuviera más partidos con selecciones de más nivel, y de preferencia jugando de visita, en Europa o Sudamérica.

Cuando México gana fácil a selecciones de menor calado, se dice que no tiene ningún beneficio, deportivamente hablando. Pero cuando pierde, la afición y los medios hablan de que el ‘Tri’ sólo hace el ridículo. El aficionado es fiel y no le importa que el equipo pierda, pero que lo haga con rivales más fuertes y mostrando un buen juego. Pero los únicos que ganan este partido visten pantalón largo y cuentan el dinero.

“Es más la pérdida moral y deportiva que la económica”, dice Ernesto Campos, especialista en marketing deportivo, sobre la derrota de México ante Jamaica. De haber pasado a la final y ganarla, México habría tenido posibilidades de ser cabeza de serie en el Mundial de Rusia 2018.

El experto recuerda que México sólo se perdió de un millón de dólares, que es el premio que se da al campeón de la Copa Oro. Pero las ganancias más jugosas están en otro lado. “Si te fijas, las camisetas están en rebaja porque en noviembre salen los nuevos uniformes.”

La selección de España es mucho más valiosa que la mexicana, pero la Femexfut se embolsa más dinero por los partidos en Estados Unidos, donde el aficionado es fiel y paga en dólares. Pero, eso sí, el próximo año veremos a México enfrentarse a rivales de mayor clase y en Europa. El negocio está en Estados Unidos, pero también hay que cuidar la imagen.

“No dudo que en 2018 prioricen lo deportivo porque es el año para eso. Fíjate en lo ocurrido en 2010 y 2014. Excelentes giras en año mundialista”, recuera Ernesto Campos.

Relacionadas

Comentarios