'; Alto Nivel
HistoriasProtagonistas

La rockera que quiere incluir a los indígenas en la CDMX

Le gusta la música metalera, tiene dos licenciaturas, estudia una maestría, habla náhuatl y prefiere usar vestido y tacones aún cuando viaja en Metro y Metrobús. ¿Qué hace esta ‘chava’ en las listas del PRI a la Asamblea Constituyente?

11-05-2016, 5:48:03 PM
La rockera que quiere incluir a los indígenas en la CDMX
Darinka Rodríguez

Nota del Editor: En Alto Nivel entrevistaremos a varios de los candidatos y asesores que participarán en la redacción de la Constitución de la Ciudad de México. Esta entrevista forma parte de este serial. Busca las otras entrevistas en nuestro micrositio.

Estudió periodismo porque estaba interesada en contar la historia de quienes escriben el devenir político en el país. Lo que Noemí Montiel no adivinó cuando ejercía como reportera es que terminaría siendo ella la que querría escribir la historia política de la ciudad en la que nació. Hoy es candidata a la Asamblea Constituyente por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

De origen indígena, con 29 años de edad, se declara a sí misma “orgullosamente chilanga”. Domina las redes sociales con facilidad: es “alcalde” del PRI-DF en Swarm, la aplicación de Foursquare que permite compartir ubicación y consejos a los visitantes y publica diariamente sus actividades en Twitter y Facebook.

“Rompo el esquema de joven priísta: me gusta el metal, estoy tatuada, no cumplo con el estereotipo de bien vestidita y muy propia y, aunque sí salgo un poco de la cuestión cuadrada… pero así como ‘rockstar’…  no sé”, comenta en entrevista.

Nacida en la delegación Venustiano Carranza, comenta que sus inicios en el periodismo son algo “turbios”, en el panfleto político “Machetearte”. Luego colaboró para la Revista Valores antes de decidirse a ser una jugadora más del tablero político de la CDMX.

¿Qué aporta una mujer joven y de origen indígena? Además de cumplir la cuota de género y de diversidad, Noemí relata que puede hacer mucho más por su ciudad. Esto fue lo que nos comentó:

¿Por qué alguien joven como tú se integra al PRI, que tiene una connotación más bien tradicional?

Antes de entrar al PRI probé todos los partidos: me acerqué al PRD, al PAN, al Verde Ecologista y, en su momento, a Convergencia, al Panal y hasta el PT, y vi las formas de cada uno, cómo se organizaban de manera interna porque sí tenía cierta resistencia al PRI, por toda la cuestión que se dice y la propaganda que han hecho.

Ejerciendo el periodismo me toca entrevistar a una mujer priísta, Araceli García Rico, ella era dirigente de las mujeres de la CNOP en ese momento; la entrevisto y ella me hace la invitación de colaborar con ella en su campaña de 2009.

Yo seguía con mis resistencias hacia el PRI, pero dije ‘falta nada más el PRI, probemos’. Entré, me enamoré del partido, de su ideología social-demócrata, de lo que hacían en la Ciudad de México siendo oposición total. Ser priísta cuando yo ingreso al PRI era una misión kamikaze.

En sí, el partido estaba muerto, empezamos con un grupo juvenil “Chilangos Priístas”, metimos cursos de oratoria, de imagen política, activación en cuestión juvenil y así es cómo yo ingreso al PRI.

¿Cómo te sientes con tu partido y con el proceso electoral que se vivirá el próximo 5 de junio?

Además de que soy mujer y soy joven, tengo identidad indígena ante la CDI (Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas), estoy certificada con la lengua náhuatl y cubro la cuota indígena. Por eso, voy por la cuestión de que se les reconozca a los pueblos indígenas y a los pueblos originarios –que no es lo mismo– en la Constitución de la Ciudad de México.

¿Cuáles son los puntos importantes de tu discurso que crees que deben de estar contemplados en la nueva Constitución de la CDMX?

Creo que debemos ir por derechos de tercera y cuarta generación que ya los hemos ganado algunos en la CDMX, pero nos faltan más. Tenemos la gran oportunidad de ser una Constitución de avanzada en temas de niñez, que la constitución Federal no tiene contemplado, marcar ese punto histórico, reconocer y dar una seguridad constitucional a los niños y niñas de nuestra ciudad para después ir hacia arriba y que la federal lo empate, que ya está en tratados internacionales, sí pero todavía no lo hemos reconocido en nuestros papeles internacionales.

El derecho a la ciudad es importantísimo. No se vale que las mujeres todavía tengamos ese temor de vivir en nuestra ciudad. Yo uso el transporte público, soy enemiga de traer coche… y cuántas veces no he salido a horas como diez, once de la noche y, la verdad, es que siempre voy en Metro, pero del Metro a mi casa vives una angustia impresionante: con quién te vas a topar, si está o no alumbrado o si te van a asaltar o hacer una agresión sexual.

Ya es hora de que todas y todos tengamos derecho a la ciudad, de empezar a tener una visión urbana, de construcción social con tema de género, donde las niñas no se sientan agredidas, donde los niños puedan jugar en las plazas públicas sin que sus papás tengan el temor de que se los van a llevar; la reconstrucción del tejido social.

En la ciudad ya existen algunos derechos, como el matrimonio entre personas del mismo sexo y el derecho al aborto legal. ¿Cuál es tu postura en torno a estos temas?

Ningún derecho se va a hacia atrás, sino que vamos hacia adelante. Las sociedades de convivencia por supuesto que son necesarias y no es un tema ni siquiera a discusión. Es un derecho de ganado de este grupo vulnerable, así que se queda y, si podemos reforzar en algún otro punto, adelante.

Al César lo del César. Es una cuestión que abarca patrimonio, derechos, cuestiones de prestaciones sociales y no se puede violentar ese aspecto para nada. Al igual, el derecho a decidir de la mujer no se toca, es algo que ya la mujer ganó, una de las luchas de género y que no se puede dar marcha atrás; la mujer tiene derecho a decidir sobre su cuerpo siempre.

De chavo a chavo: ¿Por qué una persona menor de 30 años tendría que pensar en alguien joven para crear una Constitución?

La Constitución de 1917 fue escrita por una gran mayoría de jóvenes, ¿sabes? En su momento fue una de las constituciones de más avanzadas en 100 años a nivel mundial.

Creo que tenemos la oportunidad las juventudes de la ciudad de dar nuestro punto de vista. Muchas veces, el grueso de la sociedad desconoce las leyes o desconoce la misma constitución, pero no por eso se corrompe.

Quién mejor que quienes padecemos la ciudad, las incongruencias y los excesos que tengamos la voz en este Constituyente.

Yo me acuerdo mucho de la Ley de Antros, por ejemplo. La discutían personas de cuarenta o cincuenta años y a los jóvenes nunca se nos tomó en cuenta para preguntar qué quieres, cómo ves este tema. Son puntos que igual y sí tendríamos que ser tomamos en cuenta porque somos quienes padecemos muchas cosas. Las mujeres jóvenes, en acoso, somos el target número uno, las víctimas número uno en el transporte y en la calle.

A mí me gusta vestirmede una manera femenina y más allá del acoso, padezco las banquetas: no puedo caminar, es imposible caminar con tacones y con falda en esta ciudad sólo por el tema de banquetas: así de fácil, así de sencillo… que también afecta a personas mayores, por ejemplo, una persona con silla de ruedas o con una andadera es imposible y no puede moverse en esa situación, pero igual son temas que a un empresario de 50 años ni por aquí le pasan.

Si reunimos a un grupo de muchachas de 18 a 30 años, ¿qué harías tú para que no se te “arrimen” en el Metro? Cosas más coloquiales que muchas veces quien te plantea el problema sabe la respuesta porque lo vive.

Eres usuaria de redes y de internet. Otras ciudades han establecido internet como un derecho humano, ¿qué opinas de esto?

En la Asamblea 21 de nuestro partido, cuando tuvimos la oportunidad de reformar nuestros documentos básicos, yo me di un “agarrón” con un actual senador porque estaba en la mesa de estatutos y tenía la idea de que en nuestros documentos básicos quedara plasmado el internet como derecho humano.

Literal, me gritoneé y decía: “Tienen que entender que no sólo es una cuestión de chatear o de estar en Facebook, va más allá”. Me volteé y no voy a decir el nombre, pero le pedí que tuviera visión. El internet se puede aplicar no sólo a whatsapp y a Facebook, sino en cuestiones médicas, de formación, de impartir cursos a distancia, abaratar la comunicación, reducir esta brecha digital.

Ya no solamente hablamos de analfabetismo por no saber leer y escribir, sino por no estar en esto.

Hay que empezar a entrarle; en la sociedad tan compleja que vivimos, hoy no es un lujo, es una herramienta más para estar integrados y comunicados.

¿Eres la rockstar del PRI CDMX?

Me lo dicen mucho, pero no. Sí rompo el esquema de joven priísta. Me gusta el metal, estoy tatuada, no cumplo con el estereotipo de bien vestidita y muy propia y, aunque sí salgo un poco de la cuestión cuadrada… pero así como ‘rockstar’ no sé.

 

Relacionadas

Comentarios