Opinión

La renuncia de Videgaray y la presión de las redes sociales

Fue a través de Facebook y Twitter donde tanto ciudadanos, como políticos, especialistas y hasta representantes del sector empresarial reprobaron el encuentro EPN-Trump, y donde se filtró que la idea fue de Luis Videgaray. Entonces vale la pena preguntarnos: ¿son las redes donde se define la agenda del gobierno?

08-09-2016, 12:36:41 PM
La renuncia de Videgaray y la presión de las redes sociales
Fernanda Ramírez*

Por mucho tiempo los medios de comunicación “tradicionales” fueron considerados el cuarto poder, por su papel determinante en la formación de la opinión pública. ¿Las redes sociales le han quitado este lugar? ¿La decisión de remover de su cargo a un secretario de Hacienda tiene que ver con la presión ejercida por los ciudadanos en la comunidad digital?

Lo que inició como un rumor en redes sociales evolucionó a notas en diversos medios de comunicación y fue confirmado por el presidente de la república: Luis Videgaray secretario de Hacienda y Crédito Público dejaba su cargo a una semana del polémico encuentro entre el presidente Peña Nieto y el candidato estadounidense Donald Trump, y del que se dijo, fue idea de Videgaray.

Las redes sociales nos han permitido observar en los últimos años, una ciudadanía informada y que ha sabido aprovechar el canal de comunicación que representan estas plataformas para expresar su opinión. Así lo hicieron ante el anuncio de la visita del candidato republicano que se ha caracterizado por su repudio a los mexicanos que viven en Estados Unidos.

En este sentido, fue a través de Twitter donde tanto ciudadanos, como políticos, especialistas y hasta representantes del sector empresarial reprobaron el encuentro del presidente con el controvertido candidato, el pasado 31 de agosto.

Diversos mensajes criticaron la decisión de presidencia por carecer de “una sola pizca de sensibilidad política” o por ser “una prueba de la torpeza diplomática” del primer mandatario.

Una semana después de este error diplomático, cabe preguntarse si la decisión de reemplazar en su cargo a Luis Videgaray forma parte de la serie de acciones que implementó Enrique Peña Nieto en un intento por minimizar las consecuencias de su falta de tacto político y que tanto se le recriminó en redes sociales.

¿Las redes sociales definen la agenda del gobierno? Ojalá sea así, pero que la voz ciudadana sea tomada en cuenta en las trascendentes decisiones políticas y no sólo sea un intento de “calmar las aguas”.

Diversos medios han señalado la coincidencia de la salida de Videgaray con el inicio del proceso electoral en el estado de México, hacia donde el ex secretario podría estar dirigiendo sus aspiraciones políticas.

En diversas ocasiones se ha señalado el papel de las redes sociales para la opinión pública, lo cual suma logros para comunicación menos unidireccional a la par de la democratización de la información. La información está cada vez más a la mano de los usuarios de redes sociales. El ciudadano ya no tiene que ir directamente a un medio de comunicación para enterarse, todo el contenido ha sido replicado en redes sociales.

Sería interesante ver cómo la influencia de las redes sociales, como un nuevo canal para expresar el sentir ciudadano, cobra cada vez mayor repercusión para las decisiones políticas, pero no sólo con estrategias para apagar fuegos de críticas enardecidas.

No soy tan optimista en esperar que durante este sexenio se dé un uso más eficiente de las redes sociales por parte de Presidencia. La muestra de lo fácil que es desaprovechar su uso eficiente y protagonizar un espectáculo online, ya la dio Peña Nieto al intentar continuar el diálogo vía twitter con Donald Trump ¿para qué sirvió entonces la tan criticada reunión?

*La autora es apasionada de la comunicación y los temas sostenibles. Directora General y fundadora de Comunicación Spread. Publirrelacionista y experta en manejo de crisis. 

 

Relacionadas

Comentarios