Economía y FinanzasLo Último

La razón por la que las gasolinas no cambiaron de precio

Este viernes se esperaba el segundo incremento de las gasolinas y el diesel del año, después de que en enero aumentaran hasta 20 por ciento, en el caso de la Premium. Estas alzas causaron profundo malestar entre la población, expresada en manifestaciones, bloqueos y algunos disturbios.

03-02-2017, 3:26:34 PM
Reuters Un despachador de gasolina en una estación de la Ciudad de México.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) mantuvo sin cambios los precios de las gasolinas y el diesel, por lo que hasta el 18 de febrero permanecerán en un promedio de 15.99 pesos para la Magna, 17.79 para la Premium y 17.05 pesos para el Diesel.

Cabe recordar que a partir de este año, hay precios diferenciados en 90 zonas del país y que se pueden consultar en la página de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

A partir del 18 de febrero, los cambios de los precios de los combustibles pueden cambiar diariamente y el 30 de marzo comenzará la liberalización de los precios en el país, en Baja California y Sonora.

¿Por qué no subió el precio de la gasolina?

Este viernes se esperaba el segundo incremento de las gasolinas y el diesel del año, después de que en enero aumentaran hasta 20 por ciento, en el caso de la Premium. Estas alzas causaron profundo malestar entre la población, expresada en manifestaciones, bloqueos y algunos disturbios.

En días pasados, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, dejó abierta la posibilidad de aminorar el impacto de un siguiente incremento.

Hoy, el subsecretario de Ingresos de Hacienda, Miguel Messmacher, dijo que de haber aplicado la fórmula para calcular los precios de las gasolinas, sí habría un aumento.

“Lo que hicimos, igual que en enero, fue evaluar cuánto podíamos nosotros suavizar el precio, reduciendo ligeramente la tasa del impuesto a través de un estímulo fiscal, utilizando ingresos excedentes”, dijo Messmacher en una entrevista radiofónica.

A lo que se refería el funcionario era a que se aplicó un subsidio para que no subiera, en este caso, se mantuvieran iguales los precios que en enero.

“Esta primera semana de febrero, en el caso de la Magna, por ejemplo, el incremento tendría que haber sido del orden de 70 centavos, pero aquí los excedentes sí nos dieron para mantener el precio sin modificaciones”, agregó Messmacher Linartas.

Ramses Pech, analista del sector energético, dice que el aumento de las gasolinas y el diesel debió ser entre 5.0 y 6.0 por ciento, debido al incremento del precio de crudo y al costo de refinación de Pemex. En este caso, el tipo de cambio no influyó porque la gasolina importada se compra a un precio spot (entrega a 30 días).

“El aumento, que debió haber sido en base a la formula y las condiciones del mercado, será absorbido por los estímulos fiscales que afectarán directamente a la finanzas públicas de la nación, y sería un subsidio como los que se realizaban en 2016”, agregó el analista en un reporte.

El gobierno federal enfrentaba presiones de la sociedad, organizaciones empresariales y partidos para disminuir los impactos por el precio de la gasolina.

Te puede interesar: Gasolinazo dará 284,000 mdp al gobierno en 2017

Relacionadas

Comentarios