Blogs + OpiniónManagement

La principal razón por la que necesitas más mujeres en tu empresa

Te contamos cuál es el impacto real en las finanzas de incluir a ambos géneros en los modelos económicos y políticos y por qué debemos apresurar el paso en esta tarea.

11-04-2017, 6:40:50 AM
mujeres

Cuando escuchas que “marzo, es mes de la mujer”, esta sencilla frase genera infinidad de contrastantes reacciones; por un lado, hombres y mujeres que celebran los avances de este género, mientras que por otro, encontramos fuertes opiniones sobre las leves mejoras que hay y sobre la obligación de sociedad, empresas y gobiernos de crear un entorno igualitario. Sin embargo, aunque rememorar y conmemorar es relevante, lo importante es ver hacia adelante y en eso, no importa si es marzo o abril o cualquier otro mes.

¿Qué continúa para México, sus autoridades y familias? ¿Cuál es el impacto real de incluir a ambos géneros en los modelos económicos y políticos? ¿Realmente están sustentadas las afirmaciones de que los resultados son mejores cuando capitalizamos al mejor talento, sin etiquetarlo?

Ante el contexto económico actual marcado por la inestabilidad global y por indicadores macroeconómicos nacionales por debajo de los estándares que nuestro país mantenía, la participación equilibrada de hombres y mujeres significa crecimiento. En palabras y datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), si para 2040 la brecha de género en México se redujera a la mitad, el Producto Interno Bruto se incrementaría en 1,100 dólares per cápita, con base de 0.2% de aumento anual (uno de los crecimientos más ambiciosos entre los países que conforman la OCDE). Resultado positivo garantizado, un México más desarrollado y sólido.

Por otra parte, en el ámbito político y gubernamental, el escenario ha cambiado y nos encontramos en el presente con candidaturas que combinan ambos géneros, ya sea a nivel municipal o estatal, e incluso presidencial, y en los tres poderes. Muestra de esto es la Cámara de Diputados, donde –a través de una estrategia de definición de cuotas- se ha logrado avanzar de 22.6% de participación femenina en 2005 a 42% en 2016; si bien el proceso ha sido controversial, hoy se ha convertido en crecimiento orgánico, donde todas las voces son escuchadas, las iniciativas valoradas y los votos considerados.

Así pues, ante esta radiografía, el ámbito empresarial se constituye como un camino clave para impulsar mejores resultados financieros para la nación y –por supuesto- para las economías familiares. Es de celebrarse que cada vez nos encontramos con más compañías que apuestan por el talento, no reparando en el rostro de los candidatos o su sexo; aunque debemos mantener en la mira que el dar oportunidades justas a hombres y mujeres es aún una tarea pendiente, lejana a estar concluida.

Sin embargo, no pensemos exclusivamente en las trasnacionales o en los grandes corporativos como la única alternativa para reducir inequidades. Todos nosotros tenemos la posibilidad de contribuir: desde dar empleo en una PyME, hasta la generación y apoyo a proyectos productivos que promuevan el emprendimiento y fomenten la autosustentabilidad del ingreso en condiciones formales. Cambiemos la realidad y las estadísticas: impulsemos al 57.2% de mujeres en empleo informal a tener condiciones más favorables y con prestaciones, aumentando al mismo tiempo el número de mujeres en la fuerza productiva (47% en México, por debajo del promedio de la OCDE de 67%).

Los invito a todos a que abramos caminos para las mujeres, a que abramos caminos para los hombres y a que, como suma de ello, abramos camino para un mejor México.

Relacionadas

Comentarios