Estilo de VidaHistorias

La polémica Tina Modotti

Conoce detalles de la vida de esta fotógrafa, que generó controversia a través de un arte que combinaba estética destacable y revolución.

11-03-2009, 5:00:00 PM
La polémica Tina Modotti
Estilo Hoy

Tina Modotti (17 de agosto de 1896 – 5 de enero de 1942) fue una mujer excepcional. De aquellas que con su sola presencia se imponía ante los demás. Por sus venas corrían la libertad, el amor por el arte y la cultura. Además de una profunda rebeldía que la llevó a escandalizar a la sociedad mexicana de principios del siglo XX.


Proveniente de una modesta familia italiana, a los 17 años ella y lo suyos emigran a San Francisco, Estados Unidos, donde se emplea en una fábrica de seda y luego como modista. Su vida no fue fácil, pero tampoco una desdicha. Al salir de Italia, huyendo de la pobreza, despierta su vocación artística, al entrar en contacto con las comunidades italianas de California. Ahí se casa a los 21 años con el poeta y pintor norteamericano Roubaix de l´Abrie Richey.


En 1921 conoce a Edward Weston, un reconocido fotógrafo norteamericano, de quien se torna su modelo y musa. Este fue el hecho que marcó su interés por la fotografía. Fue Weston quien le enseñó a usar la cámara y los lentes. Ya en 1922 se traslada con su mentor, amante y amigo, a México, donde desarrolló la mayor parte de su obra fotográfica. Ahí conoció a Diego Rivera y a David Alfaro Siqueiros, con quienes forjó una gran amistad.


Conmovida por la explotación en la que vivía la clase trabajadora de la posrevolución mexicana, Tina se convierte en activista revolucionaria, desarrollando fuertes lazos con miembros del grupo de la Unión Mexicana de Artistas, entre los que se encontraban Manuel Álvarez Bravo y sus amigos Rivera y Siqueiros. En 1927 se afilió al Partido Comunista Mexicano, y desde ese año hasta 1940 trabajó como editora, colaboradora y fotógrafa de la revista Folklor Mexicano.


México social


Con su cámara, rescató las imágenes del México vibrante de aquellos años, logrando una dramática síntesis artística y de contenido social. Con Diego Rivera, mantuvo una ferviente relación amorosa y también posó para sus murales.


Su estadía en México no pasó inadvertida. Escandalizó a la conservadora sociedad de aquella época, por ser una mujer que vivió bajo el mismo techo con un hombre que no era su marido, por salir a la calle después de las ocho de la noche y compartir la mesa en lugares públicos con varios varones. Pero no sólo eso. Tenía la desafiante costumbre de bañarse desnuda en la azotea de su casa cuando llovía.


Al poco tiempo, en 1930, fue expulsada de México, por su constante activismo, además de ser acusada de conspiraciones contra políticos mexicanos, entre ellos el intento de asesinato de Pascual Ortiz Rubio, presidente de la nación. Finalmente, es deportada a Alemania, donde se hace miembro de la Union GmbH de fotógrafos de prensa, y publica sus imágenes en Der Arbeiter-Fotograf.


Exilio y retorno


En ese periodo, su vida se vuelve un completo ir y venir. Viaja a la Unión Soviética y se reencuentra con Vittorio Vidali, a quién había conocido en México. Participa en el Socorro Rojo Internacional, en la Unión Soviética, para luego trasladarse a Francia, en 1934, por un corto período. Su siguiente destino fue España, donde trabaja en Madrid y Valencia. Después de la rebelión militar en 1936, se alista al Quinto Regimiento y trabaja con las Brigadas Internacionales, con el nombre de María, hasta el fin del periodo franquista.


A finales de 1939 regresa como asilada a México, donde continúa su actividad política. Aún en este último período, su ímpetu no disminuyó y sus ganas de transformar el mundo la acompañaron hasta su muerte en 1942.


Más información en: http://www.modotti.com/


 

Relacionadas

Comentarios