A FondoActualidad

¿La plusvalía de tu vivienda generará impuestos para la CDMX?

La propuesta de cobrar por la plusvalía generada ha quedado fuera de la Constitución de la Ciudad de México. Sin embargo, la ALDF ya aprobó la plusvalía en la Ley de Vivienda de la capital del país.  Te decimos las posibles implicaciones de esta decisión.

08-12-2016, 5:02:08 PM

Imagina que vives en una zona popular de la Ciudad de México que se encuentra frente a una construcción residencial. La obra ha propiciado el desarrollo de infraestructura para dotar de mejores condiciones a los futuros residentes. La buena noticia es que las obras pueden incrementar el valor de tu inmueble, pero también podría convertirte en un contribuyente indirecto del pago de una “plusvalía generada”.

Este es el caso que plantea Federico Döring Casar, diputado de la Asamblea Constituyente que elabora la constitución para la Ciudad de México, con la propuesta de integrar en términos de ley la plusvalía generada. Este texto ya fue retirado de la propuesta original que envió a los constituyentes Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la capital del país, aunque la polémica se mantiene vigente por la posible generación de un nuevo impuesto.

El pasado martes 6 de diciembre, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó en sesión ordinaria la nueva Ley de Vivienda de la Ciudad de México, la cual establece en el artículo 94 la facultad del Gobierno de la Ciudad de México para captar las plusvalías generadas por las “acciones urbanísticas”.

“Lo que invierte el desarrollador es para hacer viable su proyecto, no el valor de tu casa, te puede beneficiar como vecino o te puede afectar al actualizar el valor comercial de tu propiedad”, explica Federico Döring.

Una plusvalía se define como el incremento de valor de un bien por causas externas al mismo, es decir, el valor adicional generado en los inmuebles por el desarrollo de obras públicas o privadas en las inmediaciones de la propiedad, explica Döring.

Sin embargo, no todos coinciden con la interpretación de la ley que hace el diputado panista. “Es una ley (la de Vivienda)  muy buena para la Ciudad de México, ya que la necesitamos porque, actualmente, estamos expulsando a miles de familias de nuestra ciudad. Lo que busca esta ley es garantizar el derecho a una vivienda digna y adecuada a través de diferentes mecanismos que estamos estableciendo en la ley”, asegura Dunia Ludlow, presidente de la Comisión de Vivienda de la ALDF.

La legisladora del Partido Revolucionario Institucional (PRI) asegura que la incorporación del término plusvalía no implica un nuevo impuesto en la propiedad privada de los capitalinos.

A favor

Dunia Ludlow defiende la Ley de Vivienda de la Ciudad de México, que  fue aprobada con 32 votos a favor, cero votos en contra y 16 abstenciones en la ALDF.

“El Gobierno de la Ciudad de México deberá generar e implementar un mecanismo para la captación de plusvalías generadas por las acciones urbanísticas”, dice el ordenamiento jurídico.

La Ley de Vivienda de la Ciudad de México no tiene facultades recaudatorias ni tributarias, ya que no tiene relación con el Código Fiscal o la Ley de Ingresos de la Ciudad de México, argumenta la legisladora.

Los mecanismos no se refieren al valor de las propiedades, sino al valor de las inversiones que se hacen en infraestructura urbana que derivan en el crecimiento del valor de la zona, en general, en donde se encuentran los desarrollos inmobiliarios.

“Son mecanismos de captación de plusvalía pensados para los desarrolladores”, dice la diputada del PRI.

Los recursos administrados por el gobierno capitalino serían destinados a la defensa y fomento del interés común, “a través de acciones y operaciones encaminadas a distribuir y sufragar equitativamente los costos del desarrollo urbano, así como el mejoramiento del espacio público, infraestructura urbana y, en general, del entorno urbano del territorio de la Ciudad de México”, establece la ley.

En este sentido, la Secretaría de Finanzas local debería asignar al Instituto de Vivienda un porcentaje de los recursos obtenidos por la captación de plusvalías encaminadas a beneficiar la construcción de vivienda de interés social y popular por medio de la adquisición de reservas territoriales.

Borrar plusvalía de la ley

Los ordenamientos fiscales de la capital del país ya establecen mecanismos para la captación de plusvalías como es, por ejemplo, el predial o las contribuciones para mejoras del entorno. El establecimiento de la plusvalía en la nueva ley busca dotar de mecanismos para generar infraestructura y espacios públicos.

Sin embargo, Ludlow advierte que la palabra plusvalía desaparecerá de la redacción actual de la ley aprobada. Hoy, la Comisión de Vivienda de la ALDF se reunirá con la Consejería Jurídica para generar los cambios en el término.

“Vamos a buscar, junto con la Consejería Jurídica y Servicios Legales de la Ciudad de México, una nueva redacción para que tengan más certeza y que no se piense que se quiere crear un impuesto a la propiedad privada”, dice Ludlow.

“Lo que está generando confusión es la palabra plusvalía y, para evitar este tipo de confusiones, vamos a buscar otro tecnicismo de carácter urbanístico que englobe lo que queremos decir, sin que la ciudadanía tenga que preocuparse por su propiedad privada”, afirma.

En contra

El concepto de plusvalías no sólo se encontraba en la Ley de Vivienda en la Ciudad de México, ya que también se incluía dentro del proyecto de la Constitución de la Ciudad de México.

“Los incrementos en el valor del suelo derivados del proceso de urbanización se considerarán parte de la riqueza pública de la ciudad. La ley regulará su aprovechamiento”, dice el numeral nueve que presentó la Comisión de Desarrollo Sostenible de la Asamblea Constituyente.

El proyecto de Constitución en la Ciudad de México planteaba que la plusvalía de un inmueble sería parte de la riqueza pública del gobierno de la capital del país.

Enrique Ochoa Reza, presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), dijo que la propiedad privada se debe respetar en el país, por lo que rechazó que la propuesta que se discute en los órganos legislativos de la Ciudad de México se extienda a otras entidades del país.

Impuesto no, pero sí un cobro por aprovechamiento

La iniciativa para la conformación de la constitución capitalina fue entrega por Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, el pasado 15 de septiembre,  por lo que el mismo político hizo la petición de que se retirara la polémica propuesta.

El PRI no ha sido el único instituto político que ha alzado la voz sobre el tema. Santiago Creel Miranda, coordinador de los diputados del Partido Acción Nacional (PAN) en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, también se opuso, así como Federico Döring.

El esquema actual de contribuciones a las que se encuentran obligadas las desarrolladoras  es el adecuado, considera Döring Casar.

“Nunca habíamos tenido un debate como éste hasta que alguien inventó el concepto de la plusvalía, no como un concepto urbanístico, sino como una posibilidad fiscal de quitarte el dinero por un aprovechamiento y no como una carga fiscal, que es lo que resulta de la contribución de mejoras”, asegura.

La contribución de la plusvalía podría ser trasladada al comprador de un inmueble, aunque no se beneficie de forma directa por las obras realizadas en las inmediaciones de una obra que incrementaría el valor de una propiedad. El valor adicional se podría trasladar a través del impuesto predial, explica Döring.

Por ahora, la duda que prevalece en el ambiente es si Miguel Ángel Macera vetará la plusvalía o, si se cambia el término, cómo será la forma de calcular el aprovechamiento y la forma de obtenerlo por parte del gobierno capitalino.

Relacionadas

Comentarios