Opinión

La nueva era de los gobiernos anti Televisa

Javier Corral, un hombre que había quedado solo tras su férrea oposición a la reforma que bautizó como ‘Ley Televisa’, será gobernador de Chihuahua, y se une al Bronco en la línea de gobiernos distanciados de las televisoras.

07-06-2016, 4:58:13 PM
La nueva era de los gobiernos anti Televisa
Jorge Arturo Monjarás

Javier Corral llegó a estar muy solo. Allá por 2006, cuando se enfrentó a casi todo su partido (Acción Nacional) a causa de la primera edición de lo que bautizó como la “Ley Televisa”, en el último año de gobierno de Vicente Fox. Aquella ley permitía a los concesionarios de radio y televisión renovar automáticamente sus concesiones, sin contraprestación alguna, entre otras muchas faltas que el político apuntó.

Parecía una ley a modo y ello provocó la rebelión de toda la bancada del PRD y algunos pocos priistas. El senador por Chihuahua, Javier Corral, terminó aliado con Manuel Bartlett, Dulce María Sauri y Raymundo Cárdenas, entre otros, para llevar el caso hasta la Suprema Corte, que determinó la inconstitucionalidad de varios artículos de la ley en 2007.

De pronto, el político que se enroló en el PAN a los 16 años por seguir a uno de los monstruos sagrados del blanquiazul, Francisco Barrio Terrazas; el joven que peleó una de las primeras grandes rebeliones contra el fraude electoral en 1986, cuando a Barrio le arrebataron el triunfo; el político que se hizo diputado local en 1992, cuando el propio Barrio ascendió por fin a la gobernatura de Chihuahua y que luego fue senador en el 2000, se vio en conflicto abierto con el panismo.

Sus intercambios nada menos que con Diego Fernández de Cevallos entre 2005 y 2006 fueron duros, sin guantes, sin contemplaciones. En 2008 renunció al Comité Ejecutivo Nacional del PAN, presidido entonces por Germán Martínez, en protesta por el retiro de Santiago Creel de la coordinación panista en el Senado, en medio de los rumores sobre presiones de Televisa. A jalones y empujones, logró que su partido lo nominara candidato a diputado federal en 2009, elección que ganó. Volvería a ganar entre un fuerte golpeteo interno la candidatura para el Senado en 2012 y en ese año, tras las elecciones perdidas, destaca su célebre carta a Felipe Calderón, en donde le llamó cobarde, colérico y autoritario, entre otras cosas.

Corral no cedió ni un centímetro en su posición antiTelevisa y se quedó solo, pero no se debilitó. Luego vinieron los años de choque entre maderistas y calderonistas, en donde el senador no tomó abiertamente partido. La facción de Javier Corral es el corralismo, si así se quiere ver. Así, el año pasado contendió por la presidencia del CEN del PAN contra el hoy triunfante Ricardo Anaya, agrupando a varios excalderonistas, pero también a algunos panistas de rancio abolengo. No ganó ni de cerca, aunque supuestamente no era su intención.

Nuevamente, disputó la candidatura panista para gobernador de Chihuahua, situación que ocasionó la salida de dos cuadros importantes en el estado, quienes se fueron de plano a otros partidos. Se impuso, pero sucedió algo que acaso no se tenía previsto, ni en el PAN, ni en el gobierno federal, ni entre postmaderistas: ganó.

Te recomendamos: Quién se perfila para ganar en las elecciones por estado

Antes de irse a hacer campaña, Corral recibió gestos de paz y reconciliación entre varios de sus correligionarios, otros no lo querrán nunca. Sin embargo, este cómodo triunfo electoral marca el ascenso del segundo gobernador antiTelevisa en México. Sólo que en este caso, las diferencias del chihuahuense con la televisora son más grandes, profundas y añejas que las del mismísimo Jaime Rodríguez, el Bronco, en Nuevo León.

Estas elecciones marcaron no sólo el debilitamiento del PRI en general, sino una continuación de lo que llamaremos crisis de las televisoras y su aparente pérdida de hegemonía política.

Te recomendamos: Hartazgo hacia partidos provoca cambios de poderes en el país

¿Puede venir otro gobernador opuesto a las televisoras? Habría que apuntar que otro político triunfante este año está completamente furioso por la divulgación de ataques en contra de su persona y de su familia, por la guerra sucia, que en su caso fue terrible: Miguel Ángel Yunes, posible gobernador electo de Veracruz.

Relacionadas

Comentarios