HistoriasProtagonistas

La mujer que exporta el modelo del Museo Papalote al mundo

La heredera de Grupo Bimbo se ha dedicado a diseñar museos en México y ahora trabaja con su empresa Sietecolores en el diseño de un espacio para niños en el centro cultural en Arabia Saudita.

27-10-2016, 12:25:03 PM
Xóchitl Austria

Hace 10 años, Marinela Servitje vivió uno de sus días más difíciles como directora general del Papalote Museo del Niño, descubrió que uno de los 200 empleados que tenía el museo había cometido un fraude.

La empresaria, que fue directora del museo interactivo por 18 años e hija de Lorenzo Servitje, dueño de Grupo Bimbo, confiesa en entrevista con Alto Nivel que por estar preocupada por los patrocinios escolares, la exhibición, la parte educativa, descuidó la parte administrativa. 

Afortunadamente –cuenta la empresaria- pudimos subsanar el desfalco y se consignó a la persona que cometió el fraude; sin embargo, el suceso la lastimó.

“Me sentí muy agraviada porque confiaba en la ética de las personas que trabajaban ahí. Nos dolió a todos porque a todos nos costaba mucho conseguir cada peso para el museo”, cuenta la empresaria.

La heredera de Bimbo asegura que aprendió a “sí confiar en la gente, pero sí controlar”,  si bien tenía mucha confianza en el personal, no debía descuidar la parte de la contraloría.

Marinela ha llevado a varias partes de México el ‘modelo’ del Museo del Papalote, que consiste en espacios de esparcimiento, convivencia y aprendizaje. Ahora se prepara para exportar el mismo modelo hasta Arabia Saudita, con un diseño para el centro cultural de dicho reino.

La mayor herencia de su padre

Marinela fue la inspiración de su padre para crear una marca de pastelillos empaquetados; sin embargo, la hija del dueño de Bimbo decidió estudiar sociología y se especializó en educación en la Universidad Stanford.           

Aunque formó parte del Consejo de Bimbo por tres o cuatro años, su camino ha estado más ligado a la filantropía, la recaudación de fondos y promoción de la educación en niños y jóvenes

En 2011, después de dirigir casi dos décadas el Papalote, Marinela fundó su empresa Sietecolores: Ideas Interactivas en donde, asegura, ha aplicado una de las mayores herencias de su padre.

Su padre tenía la filosofía de que “en la empresa todos deben crecer juntos”, que el talento no sólo debe aportar utilidades, sino que la empresa también les debe ayudar a lograr una realización personal.

“Esa parte de humanismo, de creer en las personas, es la filosofía que heredé de mi papá, quien trabajó mucho en esto”, explica.

Un espacio de primera para las familias mexicanas

De su trabajo en Papalote Museo del Niño, Marinela rescata una de las mejores etapas: los 10 años que viajaron con Papalote Móvil a 27 estados de la República Mexicana con un espacio itinerante de primera. 

Su trabajo en el Papalote le dejó una lección muy bien aprendida que ahora le ha ayudado a exportar el modelo de este museo interactivo al extranjero, a través de Sietecolores.

La lección que ella aprendió fue que en México se pueden crear espacios de recreación y aprendizaje para la convivencia familiar que sean estimulantes y de primer mundo. 

“Las familias y los niños mexicanos merecen espacios de primer mundo donde puedan aprender de manera no formal”, explica.

El modelo exportado a Arabia Saudita 

Marinela cuenta con orgullo que el modelo de Papalote se sigue replicando en toda la República Mexicana y en el extranjero. Justo se encuentra a menos de dos meses de inaugurar Papalote Museo del Niño Monterrey.

La empresa ha realizado proyectos museográficos como el Museo del Trompo en Tijuana; Trapiche en Sinaloa; Acertijo en la Laguna Durango; Museo de Historia Natural en Tamaulipas; Papagayo en Tabasco; Laberinto en San Luis Potosí; y Mundo Futbol en Hidalgo. 

El modelo, señala Marinela, implica planeación, participación de expertos en el desarrollo de las temáticas. “No se trata de clones de museos, cada uno es una obra de arte, hecha en un 90% por manos mexicanas de diseñadores gráficos e industriales”.

La directora de Sietecolores ha diseñado 12 museos y 50 proyectos museográficos y comparte que está trabajando en el diseño de un espacio para niños en un centro cultural King Abdulaziz Center for World Culture en Arabia Saudita.

“Ya estamos exportando el modelo mexicano y estoy segura que con el talento del país vienen más proyectos”, dice con satisfacción.

Relacionadas

Comentarios