'; Alto Nivel
HistoriasTecnología

La mujer que redefinirá el lujo en las tiendas de Apple

Angela Ahrendts, pasó siete años en la dirección de Burberry, y su experiencia en comercialización, diseño y merchandising la aplicará ahora en Apple para revitalizar la experiencia de compra en sus tiendas físicas.

15-09-2016, 12:09:17 PM
La mujer que redefinirá el lujo en las tiendas de Apple
Mauricio Martínez es Industry Marketing Lead en SAP México

Caminar por Masaryk, en la Ciudad de México, es como si caminaras en Champs Elysees, en París: marcas de lujo, joyerías, relojes, restaurantes, una infraestructura urbana diferente a cualquier otra avenida, en fin ambas calles – la de Masaryk la más cara de México por metro cuadrado – representan en toda su expresión: lujo.

Comprar un artículo de lujo, puede ser a todas luces un acto de autoestima. Y también una muestra de poder adquisitivo. La diferencia de la inversión necesaria entre un artículo de buena manufactura y aquel que ostenta un logo de marca reconocida, suele ser – en muchas ocasiones – exorbitante.

La marca Balenciaga puede ser un ejemplo de ello, cuando en el mes de agosto pasado lanzó una colección donde incluía una bolsa con colores típicos de Tailandia, a un precio de 2,300 euros vs. 2 euros de la bolsa original ¿una locura?

Para el sitio Investopedia, la compra de artículos de lujo son producto muchas veces de actos irracionales, argumenta que la compra se centra en la maximización de los beneficios y no de las desventajas. Uno de esos beneficios es la percepción de una calidad superior, una de las desventajas respecto a otros productos es justo el precio. Un juego de percepciones, que a la postre deben ser de alguna manera, reales.

Otro de los valores que encontramos en los bienes de lujo es el de “pertenecer”, ser parte de un movimiento, una filosofía, cargar una bandera que nos llene de orgullo. No por nada la piratería se encarga de darnos esa “posibilidad”, más aunque se vea o se sienta igual, hay una parte que golpea la autoestima del dueño de ese artículo que no permite completar el círculo: el producto es falso.

La mujer que salió de Burberry

¿Expertos en luxury brands? ¡claro! hay tantas marcas ya muy longevas que transmiten a sus empleados sus formas de operar. Burberry tiene por ejemplo más de 160 años, y hace dos dejó escapar a Angela Ahrendts, quien es la mujer número 53 en la lista de Forbes.

Pero ¿qué con Angela? El pasado 7 de Septiembre en Cupertino California ocurrió un anuncio más de Apple, para el lanzamiento del iPhone 7, ya a estas alturas mucho se ha hablado del nuevo device. Tanto revuelo ha ocasionado que nos hemos olvidado por completo del lanzamiento de “Mario Run”, y una nueva interfaz de usabilidad del producto, asunto sumamente interesante, que lo dejaremos para otra ocasión. El acto realizado en el Town Hall, usualmente inicia con el anuncio de apertura de tiendas. Mismo que no ocurrió.

Angela pasó 7 años en la dirección de Burberry, venía de una amplia experiencia en comercialización, diseño y merchandising; era jefa global de la línea de Liz Claiborne cuando en 2006 se incorporó a la dirección de Burberry, durante su cargo la marca creció su valor de 2,000 a 7,000 millones de libras. En Apple se ha caracterizado por mantener un nivel de no mucha visibilidad, como se dice en el argot: low profile.

Apple espera de Angela tener todo ese expertise para invertirlo en sus tiendas físicas y online. ¿Ilógico? ¿Apple la empresa de tecnología constantemente valuada entre las tres mayores marcas en cualquier ranking mundial con más de 17 millones de suscriptores en la tienda de itunes, necesita tiendas físicas?  Su contratación es para revitalizar la experiencia de compra. Su fórmula en Burberry fue: storytelling, componente humano y la mezcla de lujo y accesibilidad.

No es el primer ex-ejecutivo de marcas de lujo que se suman a las filas de Apple; hay aprendizajes todavía que obtener del mundo físico, Angela en 2013 era la mujer mejor pagada – posiblemente – en toda Europa, con 26.3 millones de dólares anuales, y la ganancia de Apple en las tiendas apunta para más, en 2015 vendió 4,551 dólares por pie cuadrado (2.63% más que el año anterior) versus Tiffany, que vende alrededor de 3,132.20 dólares. Apple la empresa más digital que cualquiera, no deja el mundo físico, al contrario, invierte fuertemente en él.

Esperemos escudriñar con más detalles qué estrategias para el retail trae Angela bajo su clásica gabardina Burberry; caminar por Masaryk es bueno… bueno para la salud. Pero no tanto para la salud de mi bolsillo.

Relacionadas

Comentarios