'; Alto Nivel
HistoriasProtagonistas

La mujer detrás de la estrategia de Siemens en México

Louise Goeser, CEO de la empresa en Mesoamérica cuenta cómo su compañía creció un 40% en la región en 2015, y los planes para aprovechar la reforma energética como socio estratégico del gobierno.

24-10-2016, 6:12:37 PM
La mujer detrás de la estrategia de Siemens en México
Jorge Arturo Monjarás

Son tiempos emocionantes, no hay duda, para la empresa de origen alemán, experta en soluciones de electrificación, automatización y digitalización. La apertura energética en México ofrece increíbles e innumerables oportunidades para la firma: la mitad de sus ventas en el país provienen de la generación, transmisión y distribución de electricidad, pero también de las cadenas del petróleo, gas y un largo etcétera, confirma Louise Goeser, CEO de Siemens Mesoamérica.

AN: ¿Cómo va el negocio en México?

Me gustaría iniciar por comentar que estoy muy a favor de la Reforma energética, porque está cambiando al país y lo está reposicionando dentro del mercado americano. Es un inmenso progreso y en Siemens nos sentimos afortunados de poder participar como socios.

El año pasado, el negocio de Siemens en México, Centroamérica y el Caribe creció más de 40%. El factor más importante de ese incremento fue la energía. En particular, colocamos nuestro equipo en nuevas plantas generadoras de ciclo combinado y de gas.

Por primera vez en Amécia Latina utilizamos la turbina de gas Clase H, que es la mayor y más eficiente del mercado. Vendimos seis este año. También instalamos la primera conexión HVDC (High Voltage Direct Current) en la red de transmisión; es como una supercarretera, la columna vertebral de un sistema de energía, porque permite la transmisión a través de muy grandes distancias, sin pérdida de poder.

El primer tramo, según anunciaron en febrero pasado, irá de Oaxaca, donde están las plantas eólicas, al centro del país, así que traerá energía renovable a lugares de alta demanda, como Ciudad de México.

Trabajamos también en proyectos de medición inteligente que evitan la pérdida de energía en Ciudad de México, los primeros de su clase, y estamos construyendo subestaciones en diferentes estados. Hay una gran oportunidad en la modernización de la red energética en México.

Todo esto es trabajo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pero también hay productores privados que están ahora en el mercado. Sin duda, la energía es un campo interminable y emocionante hoy en día en esta nación. 

AN: ¿Cuál es la  proporción del mercado que abarca Siemens?

Una tercera parte de la producción de energía en México tiene tecnología de Siemens y la mitad del software inteligente que administra la red.

AN: Una red que deberá ser más eficaz, a medida que haya más participantes…

Sí, sobre todo en la medida que aumentan las fuentes renovables. Por ejemplo, la energía eólica varía mucho; necesitas software que administre la red.

AN: ¿Llegará un momento en que se puedan generalizar equipos de energía renovable a nivel doméstico?

Hay quien dice que la inversión de capital todavía no puede recuperarse con los ahorros generados, pero eso está cambiando en la medida que baja el precio del equipo. Es admirable que los precios en las subastas para generar energía renovable se presentaran muy bajos.

AN ¿Hay más oportunidades?

Están, por ejemplo, las tuberías de gas natural, que también usa la industria manufacturera. Se está duplicando el tamaño de la red de transporte de gas. El mayor consumidor sigue siendo CFE, pero aumenta la capacidad para alimentar las fábricas. Hemos ganado contratos para un buen número de estaciones de compresión que van con estas tuberías.

La energía equivale a cerca de la mitad de nuestro negocio; tenemos una larga lista de proyectos, tanto para el sector público como para el privado. 

AN ¿Cuál es la otra mitad del negocio?

El industrial, donde proveemos equipo de automatización para los procesos industriales, controles electrónicos y mecanismos para la maquinaria.

Un claro ejemplo es la planta de cerveza más grande del mundo, en San Luis Potosí, que está completamente automatizada por Siemens. Toda la planta es monitoreada y controlada a través de
los sistemas de la empresa.

También proveemos a la industria automotriz. Muchos de los negocios nuevos recurren a la automatización para sus procesos manufactureros.

Igualmente, tenemos el negocio de infraestructura, que incluye tecnologías de construcción. De hecho, el edificio donde está Siemens tiene nuestra tecnología: electricidad, agua y luz, están controlados automáticamente por nuestros equipos y sistemas, que permite un ahorro y es muy favorable para el medio ambiente.

También tenemos sistemas metropolitanos y de movilidad, desde trenes de alta velocidad hasta subterráneos. Manejamos interesantes sistemas de control automático de tráfico, con semáforos inteligentes, si bien no en México todavía.

Por ejemplo, está Londres, donde pagas por usar el centro de la ciudad, y el monto puede variar según el nivel de tráfico. Esto trabaja con una solución de Siemens. Por cierto, lo que necesitas cuando tomas estas medidas es un buen sistema de transporte público, para que la gente tenga alternativas. Esto ha reducido el tráfico en Londres en 30%.

Tenemos productos para cuidar la salud, como sistemas de diagnóstico; un MRI, rayos X o ultrasonido. Si te toman una muestra de sangre es probable que el equipo que la analice sea Siemens. Estamos impulsando la digitalización en estos negocios. Es un paso más, no solo proveer el equipo, sino también el software que lo controla y administra la información. Es parte de nuestra estrategia: electrificación, automatización y digitalización.

La digitalización consiste en tomar información del equipo y diseñar soluciones más inteligentes. Por ejemplo, monitoreamos remotamente, por medio de sensores y software, el funcionamiento de las turbinas de gas; así podemos saber si necesitan mantenimiento o si optimizamos el sistema. En las turbinas eólicas tenemos sensores que les permiten aprender cómo hacer un trabajo más eficiente.

Tenemos software donde puedes diseñar el producto y el proceso de manufactura, bajar todo al mundo real y mejorar constantemente los procesos, mediante el análisis de big data del sistema. Estimamos que llega a disminuir 40% el tiempo de diseño de un producto.

Hace unos meses digitalizamos el Instituto Nacional de Cardiología: todos sus MRI e imágenes digitales se pueden ver desde cualquier punto en el hospital.

Estamos muy involucrados en la tendencia llamada Industria 4.0. La revolución industrial y el vapor fueron la industria 1.0; luego, los motores eléctricos constituyeron la 2.0. Fue un cambio muy fuerte: 85% de las industrias que  lo vivieron desaparecieron y llegaron nuevas. Tras ella vino la 3.0, con los robots y la automatización. Ahora vemos la  versión 4.0, la digitalización.

Este es un fragmento del texto que se publica en la edición impresa de octubre de Alto Nivel. Busca tu ejemplar en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital. Sigue nuestra conversación en Twitter y Facebook.

Relacionadas

Comentarios