InnovaciónPara Entender

La mente creativa de Apple te da 5 claves para una marca exitosa

Si quieres innovar, tienes que comenzar por ser simple. ¿Cómo lograrlo? Platicamos con Ken Segall, director creativo de Apple en tiempos de Steve Jobs, y esto fue lo que nos compartió.

01-06-2017, 6:40:02 AM

Una foto de 2001 trae a la luz un momento que preferiría no recordar el mismísimo Bill Gates: el dueño de Microsoft, sonriente y robusto, sostiene con ambas manos su novedosa apuesta, la Tablet PC, un armatoste pesado y complejo para la época, dirigido a un público limitado tanto económica como funcionalmente.

Sí, Gates había experimentado en el mercado de las tablets una década antes de que Steve Jobs lo intentara, pero, al contrario de su eterno rival, fracasó rotundamente.

Esa es la historia que cuenta Ken Segall, ex director creativo de Apple, para hablar de la importancia de la simplicidad, concepto que lo lleva a dar charlas alrededor del mundo y que también lo trajo a México durante la más reciente convención de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

“Microsoft no supo conectar con la gente. La simplicidad va de la mano con la innovación, pues nos lleva a pensar como seres humanos, a entender qué es lo que quieren los consumidores y a dónde quieren llegar con ese producto; no se trata de que puedas hacer absolutamente todo con él, sino crear una experiencia única con lo que tienes”, señaló el experto en entrevista con Alto Nivel.

Segall, quien desarrolló la campaña “Think Different”, también habló de ese hito publicitario a 30 años de su creación.

“La gente todavía usa esas palabras para hablar de Apple y relacionarse con la marca, sigue basándose en aquella campaña para definir a la marca. Desde que nació fue un motivador, también para la gente que ha trabajado a lo largo de los años ahí; se convirtió en parte del ADN de la marca”, dice Segall.

De aquella época en la que tenía como misión revolucionar la imagen de Apple, Segall recuerda el trabajo diario al lado de una de las grandes mentes y personajes del último siglo.

“Steve a veces se quedaba en silencio, observaba cómo reaccionaban algunas cosas y, al final, creo que en realidad estaba buscando las palabras correctas para decirle a la gente lo que quería hacer con un producto, cómo mejorar lo que tenían; es decir, siempre estaba pensando en oportunidades para la simplicidad, incluso cuando se trataba de explicar algo a sus colaboradores”, narró Segall.

El estadounidense sabe que conseguir la simplicidad, ya sea en la vida personal o como cabeza de una compañía, es un asunto complejo y que requiere de una disciplina especial. Debido a ello, sugiere algunos puntos a seguir para introducir este concepto con el que se construyen monstruos tan exitosos como Apple.

Enfócate

Segall recuerda que cuando Steve Jobs regresó a Apple, tras un periodo de exilio, lo primero que solicitó fue anular múltiples proyectos y desaparecer una gran diversidad de productos que Apple había lanzado o tenía planeado lanzar. “Con sólo cuatro productos, la gente se mantuvo más enfocada en sus objetivos y se alcanzaron lanzamientos súper exitosos”, recordó Segall.

Cumple tu misión

Las compañías deben tener claro cuál es su misión. Es muy fácil, de acuerdo con el especialista, que alguien proponga la creación de ciertos productos, pero muchas veces estos no van acorde a los objetivos de la empresa. Si un producto no encaja con la misión de la empresa, es mejor no hacerlo.

Busca lo simple

Si lo que se está haciendo se puede obtener de una forma más simple, entonces aún falta terminar de desarrollarlo.

¿Qué define a tu compañía?

Es importante entender los valores de la marca, encontrar su “Think Different” o lo que define a la compañía. Cada producto debe obedecer a esos valores y no traicionarlos. “Steve Jobs era un gran creyente del poder de la marca”, dijo Segall.

Elimina lo superfluo

La gran lección de Apple en el caso de las tablets y de la mayoría de sus productos ha sido minimizar, transmitir de manera más audaz y memorable. “Vemos que alrededor del mundo hay muchas cosas superfluas: en publicidad, en las compañías, en los productos; pero llegar con resultados puros, con su esencia, esa es el alma de la simplificación”.

Relacionadas

Comentarios