Estilo de VidaHistorias

La importancia del color para Audi

Entérate cómo se lleva a cabo el proceso de pintura de los coches de la marca y cuáles son los colores que predominan en la temporada.

21-02-2010, 5:00:00 PM
La importancia del color para Audi
Estilo Hoy

Al tomar la decisión de comprar un coche, una de las cosas en que piensas después de inclinarte por un modelo, es el color.


Audi sabe esto perfectamente y cuando elige la gama de colores en la que se va a vender un modelo, trata de anticiparse a las tendencias pues esto es un factor que puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de un modelo


Por ejemplo, el blanco ibis es uno de los más solicitados a la hora de adquirir un A3, un A4, un A5 o un Q5. El negro phantom es el preferido a la hora de comprar un A8. Los colores más pedidos hace 20 años eran el rojo, el azul o el verde. Hoy los más solicitados son el blanco, el plata y las pinturas metalizadas.


El proceso de pintura por el que pasan diariamente 2.500 vehículos en la fabrica de  Ingolstadt (Alemania) está controlado por robots muy sofisticados y sobre todo por ingenieros y químicos especializados.


La capa de pintura que Audi proporciona a cada uno de sus coches mide menos de lo que mide el grosor de un cabello humano. Aún así, ésta es capaz de resistir cualquier tipo de inclemencia meteorológica durante décadas.


Ahora revisemos algunos de los pasos que se llevan a cabo para pintar un Audi. La chapa debe estar en perfecto estado; a continuación el vehículo es introducido en una cinta transportadora para llevarlo a una zona de limpieza y eliminar cualquier impureza que esté adherida.


La fase de pintura se basa en dar tres capas de color. Los esmaltes que se utilizan son pinturas libres de compuestos de plomo con un porcentaje mínimo de disolventes orgánicos. Las dos primeras capas de pintura aseguran la elasticidad y la protección contra el desgaste; la tercera capa proporciona el color definitivo.


La marca también utiliza estas pinturas para los accesorios como las carcasas de los espejos retrovisores. Los elementos del interior también pueden ir en los mismos tonos que la carrocería.


Al salir de la zona de pintura, el chasis pasa por un control de calidad. Este examen consiste en analizar los valores cromáticos para controlar el proceso de lacado y se lleva a cabo con aparatos especiales de medición. Finalmente, la carrocería pasa por la última prueba en la que se somete a condiciones meteorológicas como lluvia, nieve, radiación solar o bajas temperaturas.


Audi pone a disposición del cliente un catálogo con 30 tonos diferentes; además, ofrece la alternativa Audi Exclusive, una opción que te permite personalizar el color de tu auto.

Relacionadas

Comentarios