Opinión

Por qué ser mamá debe ser una profesión

La responsabilidad de educar a los futuros ciudadanos durante la primera infancia requiere de conocimientos en crianza y educación. Debemos profesionalizar a la maternidad.

11-05-2016, 5:18:57 PM
Por qué ser mamá debe ser una profesión
Fernanda Ramírez*

Existe una nueva profesión que está cobrando auge: ser mamás. Tal como lo lees, personas que, independientemente de si tienen una carrera o si permanecen en casa al cuidado de sus hijos y su familia, han sumado esfuerzos para profesionalizarse en la crianza y la educación de las nuevas generaciones.

Para hablar de profesionalismo, me gusta referirme a este término como aquel que describe la actitud que se toma al ejercer cierta actividad y que implica realizarla con compromiso, entrega, seriedad, búsqueda de capacitación constante y todo lo que sume para ejercer determinada labor de la mejor manera.

Ejercer la maternidad con profesionalismo es una actitud más que necesaria si se toma conciencia de la gran responsabilidad que significa la educación durante la primera infancia. Una etapa fundamental en el desarrollo de los niños y donde se forjan habilidades que incluso los capacitan para la vida adulta, mismos que dependerán de la atención y el entorno donde se desarrollen.

Si bien los roles y estereotipos han permitido a las mujeres desarrollarse en ámbitos distintos al del hogar y el cuidado de los niños, llegada determinada edad inevitablemente las mujeres se encuentran entre la disyuntiva de ser o no ser mamás, a  sabiendas de que decidirse por tener hijos significará una vida de constantes retos para lograr un equilibrio entre la vida familiar y la laboral.

También puedes leer: ¿Ser o no ser mamá? 3 preguntas que te ayudarán a decidir

En los últimos años, las mujeres en edad productiva y reproductiva parecen estar divididas en dos grandes segmentos: Las que deciden ser madres y continuar con su carrera laboral al mismo tiempo y un segundo grupo de quienes deciden no convertirse en madres para dar prioridad a su carrera profesional, en ambos casos como una decisión consciente y libre.

De acuerdo con el INEGI, en México habitan más de 48.7 millones de mamás. En tanto el 97.7% de las madres combina sus actividades económicas con los quehaceres domésticos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

A diferencia de los años 60, cuando las mujeres tenían en promedio 7 hijos, actualmente el promedio es de 2 niños por cada mujer. Esto tiene que ver con un cambio paulatino en el que las mujeres eligen sobre su vida reproductiva. Son cada vez más mujeres que optan ser madres como una decisión y no sólo por cumplir los roles sociales preestablecidos.

El hecho de tener mamás por convicción significa la llegada de una generación de mujeres que ven en el hecho de procrear un compromiso que no se reduce al cuidado y protección de los niños, sino de procurarles entornos propicios y las condiciones necesarias para que puedan desarrollar su potencial y adquirir una serie de habilidades para el futuro.

Ser una mamá con profesionalismo tiene que ver con estar informada para tomar las mejores decisiones, buscar las mejores redes de apoyo para procurar la mejor educación y bienestar de la familia, es estar consciente y trabajar para lograr un equilibrio en roles y tareas al interior del hogar, es saber de liderazgo para delegar a la pareja y los propios hijos.

También puedes leer: 4 pasos para ser una madre y profesionista exitosa

La cantidad de información, las aplicaciones móviles y demás recursos que la tecnología nos ha puesto en las manos, ha facilitado la vida de aquellas que decidimos lanzarnos a la aventura de combinar la vida laboral con la familiar y así como buscamos una capacitación constante en ambos aspectos.

Los centros educativos para niños pequeños, muchos de ellos diseñados para prestar servicios a corporativos, significan en muchos casos un servicio para los propios padres de familia, mediante talleres y cursos de capacitación sobre la crianza, la educación y el propio desarrollo personal.

En la actualidad, existe un tercer rubro de mujeres que han decidido abandonar los puestos de ejecutivas o directivas para dedicarse de tiempo completo a la atención de sus niños. Estas mujeres han decidido la maternidad como profesión única y en las cuales encuentran, incluso un proyecto personal o la idea para fundar alguna empresa.

En ese sentido, las redes sociales y las nuevas tecnologías han venido a representar una oportunidad para las mujeres que tienen como profesión la maternidad. Ha surgido en los últimos años una comunidad de blogueras que comparten con otras mamás toda la información recabada a partir de su experiencia y su documentación frente a la maternidad.

Independiente de si se es mamá como profesión única o si se combina esta labor con alguna otra actividad, es importante estar convencida de haber tomado la mejor decisión respecto al cuidado y la crianza infantil. Nuestros futuros ciudadanos necesitan mamás felices y que tranquilas les procuren el mejor entorno para crecer.

También puedes leer: 5 lecciones de mi madre para ser un buen líder

*La autora es apasionada de la comunicación y los temas sostenibles. Directora General y fundadora de Comunicación Spread. Publirrelacionista y experta en manejo de crisis.  

Relacionadas

Comentarios