'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

La historia detrás del escándalo de los chiles La Costeña

La empresa enfrenta su peor crisis en 93 años de vida, luego de que una serie de imágenes en redes sociales pusieran en entredicho la calidad de sus procesos. Su director nos cuenta la dimensión del problema.

26-07-2016, 12:53:44 PM
La historia detrás del escándalo de los chiles La Costeña
Darinka Rodríguez

Lo que empezó como una broma en redes sociales se volvió la peor crisis para La Costeña en 93 años de operaciones. Fue el jueves 14 de julio cuando uno de los empleados de la fábrica de Ecatepec, en el Estado de México, subió una “selfie” mostrando a dos empleados, uno de ellos aparentemente estaría orinando sobre el producto en plena línea de producción.

No fue hasta que la foto empezó a ser difundida en redes sociales y retomada por portales de internet cuando la agencia de relaciones públicas Fleishman Hillard,  encargada de la comunicación de la empresa notificó a los directivos de La Costeña lo que estaba sucediendo, y que dos días después, se volvería tendencia en redes sociales.

“En términos de velocidad es incontrolable, estas cosas se viralizan muy rápido y sí nos enteramos y poco tiempo después se hizo muy viral, por ello iniciamos este proceso de investigación interna para ver quiénes eran los empleados implicados, qué había pasado y removerlos”, relata María Álvarez, gerente de mercadotecnia de La Costeña, en entrevista con Alto Nivel.

Fue una semana después, el viernes 22 de julio cuando la empresa dio a conocer formalmente un comunicado ofreciendo una disculpa a los consumidores y negando que los chiles hayan sido orinados.

Rafael Celorio, director general de La Costeña, indica que en 93 años de historia, la firma de conservas no había enfrentado una crisis de esta materia, por lo que se encuentran buscando asesoría de expertos y atendiendo las solicitudes de información.

“Nos agarró por sorpresa… la compañía de relaciones públicas nos ha instruido, pero estas cosas, como es un caso aislado que nunca nos había pasado no tenemos experiencia”, menciona.

Yazmín Hernández Camacho, gerente de investigación de la firma explica que dentro de la planta no cuentan con cámaras pero sí se tiene una supervisión estricta de los procesos, mismos que pretenden reforzar para evitar que haya un suceso similar en el futuro.

“Hay supervisores en las líneas de producción y a los empleados se les da una capacitación y se les explica los peligros para la seguridad del producto y también del propio trabajador”, dice.

Posibles afectaciones

La Comisión para la Prevención de Riesgos Sanitarios del Estado de México (Coprisem) realizó una visita a la planta de Ecatepec en las últimas horas para verificar las condiciones sanitarias del proceso de producción que incluye el proceso de enlatado y pasteurización de los chiles.

“Ellos dirán lo que se tiene qué hacer y si quieren hacer los análisis pertinentes, no tenemos nada qué esconder y los recibimos siempre porque estas visitas las tenemos normalmente, la FDA de Estados Unidos nos visita en agosto, no tendremos ningún problema”, responde Celorio.

Los directivos descartan una clausura o cierre temporal de la planta de Ecatepec ya que sus indagatorias descartaron que los exempleados hayan orinado el producto, sin embargo, no han calculado si este fenómeno tendrá una consecuencia económica para la compañía.

“No hemos valorado el impacto económico, pero tenemos claro que el suceso no se dio y por otro lado, es una marca con un sistema de calidad muy bueno”, dice Álvarez.

Situación de los trabajadores

De acuerdo con datos de la empresa, actualmente hay 3,500 empleados en las fábricas del Estado de México y de Sinaloa, pero en la época de junio a septiembre se hace la contratación de más trabajadores para enfrentar la temporada de cosecha de chiles.

Luego de que los responsables fueran suspendidos, el departamento jurídico analiza si se procederá de manera legal en contra de ellos, aunque Celorio explica que separarlos de su empleo en compañía es el peor castigo.

“Estos personajes en sus redes sociales personales tienen todo tipo de fotografías vulgares por lo que me parece, después de hacer la investigación, que ese es su estilo y nosotros fuimos un escenario más de estas grotescas fotos que por lo que veo, están acostumbrado a tomar, bastante corrientes”, comenta Álvarez.

Relacionadas

Comentarios