'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

La historia del alemán que trajo Audi a México

Walter Hanek es el artífice de la llegada de Audi a México y de la apertura de la planta de la automotriz alemana en México, en Puebla, este 30 de septiembre. El directivo le cuenta a Alto Nivel los planes de la firma de lujo.

28-09-2016, 12:44:22 AM
Roberto Arteaga y Genaro Mejía

Cuando Walter Hanek visitó San José Chiapa, Puebla, no había ni una tienda alrededor. Todo lucía desierto hace tres años. Hoy, el director general de Audi de México se asombra al presenciar en ese mismo territorio la primera planta de Audi en la República Mexicana, la cual será, incluso, la primer planta de la firma automotriz de lujo en todo el continente americano.

“Vamos a abrir la primera planta de Audi en las Américas. No tenemos plantas en Estados Unidos o Canadá y, aunque Brasil tiene una pequeña producción, la planta de México es una planta completa. Una planta de cero a 100”, dice Walter Hanek, director general de Audi de México.

La planta de Audi permitirá a la empresa exportar a todo el mundo y lo hará a través de procesos 100 por ciento digitalizados, lo que dará precisión en la colocación de cada tuerca de los vehículos.

La planta de San José Chiapa  se encuentra situada a 2,400 metros sobre el nivel del mar y producirá en el segundo semestre de 2016 la nueva generación del Audi Q5.

Audi invirtió más  1,000 millones de euros en las nuevas instalaciones que recibirán a  4,200 empleados en una superficie equivalente a unos 560 campos de fútbol. En 2017, la producción alcanzará una capacidad de 150,000 Audi Q5 con el fin de satisfacer la creciente demanda del popular SUV.

El directivo alemán es el artífice de la llegada de Audi a México y de la apertura de la planta de la automotriz germana en México, el próximo 30 de septiembre, que le permitirá refrendar su liderazgo en el mercado de autos de lujo en el país.

Ésta es la historia de Audi y el nuevo capítulo que abre en su historia desde México. 

El líder del lujo

Durante varios años, Audi ocupó la tercera posición de mercado, pero desde hace seis años la empresa se ubica en primera posición en el segmento de lujo (con 28 por ciento de mercado), en donde compite con Mercedes Benz, BMW y Volvo, entre otras marcas.

La competencia de Audi no se basa en precios, sino en calidad de producto y servicio posventa, dice Walter Hanek.

En 2008, Audi logró la venta de 4,900 unidades, mientras que el año pasado la automotriz logró la venta de 14,200 unidades.

Durante el primer semestre de 2016, la automotriz alemana contabiliza 7,400 unidades, lo que representa más de la mitad de lo comercializado el año previo, y se espera que alcancen 15,000 unidades a finales de diciembre próximo.

“México se convirtió en un país de exportación de coches a nivel mundial”, explica el directivo alemán.

La nueva producción permitirá a la automotriz manufacturar los modelos del futuro para conquistar a las nuevas generaciones y no quedar fuera de un mercado en donde ahora compiten también empresas tecnológicas.

“La industria automotriz está observando un cambio radical que no había mirado en los últimos 100 años… No estamos mejorando la tecnología existente, sino que estamos revolucionando la movilidad”, dice Hanek.

Asimismo, la planta contribuiría a reducir la presión que tiene la automotriz por el tipo de cambio al momento de importar vehículos.

El artífice de la llegada de Audi

Los coches no representaban una fascinación por sí misma para Walter Hanek, sino que fue el diseño el que lo sedujo en la industria automotriz.

“No soy fan de decir que nací con gasolina en las venas y que mi papá era gasolinero”, dice con una gran sonrisa el hombre más importante de Audi de México.

Walter Hanek estudió la carrera de Administración y Negocios en Núremberg, una ciudad alemana que se encuentra a 100 kilómetros de la sede de Audi en Ingolstadt.

En 1985, Audi tuvo un problema en Estados Unidos que hizo que la empresa enfrentara una disminución de sus volúmenes y no ofreció ningún empleo ese año, así que Walter ingresó a Volkswagen.

Después de cinco años de laborar en Volkswagen, Hanek se incorporó a Audi.

El ejecutivo ha trabajado en Alemania, Estados Unidos, China, Japón y México, aunque también ha tenido la responsabilidad de mercados europeos como Escandinavia, Britania e Irlanda.

“Lo más difícil al llegar a cada lugar fue salir de mi zona de confort”, dice Hanek, quien también se define como un luchador dentro de una empresa que ha sido luchadora a lo largo de su historia.

El éxito para Walter se basa en dos elementos que intenta generar en México: inteligencia y un entorno social para desarrollar las capacidades del equipo de Audi.

A finales de este año, Walter Hanek cumplirá 25 años en Audi y cinco años en Volkswagen, es decir, 30 años en el grupo automotriz.

Walter Hanek se muestra emocionado y asegura que en la inauguración de la planta de Audi en México no pronunciará ningún discurso, pero sí le entusiasma el futuro por venir. “Estoy emocionado por el momento que vivo. Nací con Audi y voy a morir en Audi. No conozco más.”

Relacionadas

Comentarios