A FondoNegocios

La firma que lavaba alfombras y ahora factura 13 billones de dólares

En un principio, Ecolab trabajó en los procesos para lavar alfombras; ahora, va a la vanguardia en el manejo de tecnologías del agua.

29-06-2017, 1:59:59 PM
ecolab

En el comienzo, el problema era lavar las alfombras sin sacarlas del cuarto. Parecía una necesidad elemental o una necedad monumental.

Fue lo segundo, confirma Douglas Baker, CEO de Ecolab, firma líder a nivel mundial en servicios y tecnologías del agua.

En 1923, Merritt J. Osborn presentó un producto que podía limpiar las alfombras de los hoteles sin necesidad de extraerlas. No tuvo una buena aceptación, así que Osborn tuvo que salir a inventar algo mejor y se dedicó a producir máquinas lavavajillas.

Así empieza la historia de Ecolab, una empresa que registró ganancias en 2016 por más de 13 billones de dólares en el mundo y que celebra 60 años de presencia en el mercado mexicano.

En entrevista con Alto Nivel, Baker habla no sólo de la visión del fundador, sino de los retos que enfrenta el agua a nivel global, así como el accionar de las nuevas tecnologías y la investigación para una marca que entrega cifras sorprendentes año con año.

“El mundo ha cambiado en los 12 años que llevo como CEO de Ecolab y en los 28 que tengo en la empresa. Varios de los principales avances están en las tecnologías del agua, somos líderes en tecnología de seguridad alimenticia y ahora también en el mercado del agua”, explica Baker.

Ecolab ha diversificado su mercado objetivo desde su creación, a tal grado de trabajar para segmentos tan distintos como alimentos y bebidas, energía, minería, construcción, manufactura aeroespacial, microelectrónica e industrias del papel, de productos químicos, entre muchas otras.

La firma está detrás de varias de las principales empresas a nivel mundial en lo referente a sus procesos de higiene, tratamiento de recursos y desarrollo de energía.

“Entre las tecnologías que hemos desarrollado están algunas que son las más utilizadas en los lugares donde se producen alimentos, bebidas y lácteos; también hemos tenido grandes avances en el uso de antimicrobianos que protegen de los principales parásitos, pero bajo un proceso muy sustentable, pues nuestras sustancias se descomponen en vinagres; también tenemos tecnología que monitorea en tiempo real los cambios en el agua y así se pueden hacer ajustes, esto ha servido para la reutilización de este recurso hasta en seis ciclos para diferentes procesos industriales”, explica Baker.

Una industria contaminada

Ecolab, que cuenta con presencia en más de 170 países, suma 19 Centros Globales de Tecnología e Innovación. En México tiene una sede en Monterrey, un centro de investigación y desarrollo con más de 30 profesionales de alta especialización.

Así se mueve el negocio del agua, sin embargo, no todo fluye tan fácilmente para una industria que se ve cada vez más contaminada y en riesgo a nivel mundial.

“Hay varios retos, quizá uno de ellos es que actualmente hay más demanda que oferta y esto se debe a que hay una falta de conciencia: el agua que bebemos, la que no tiene sal, se encuentra en los subsuelos. Como no la vemos, no entendemos lo alarmante que es la situación, pero hay una verdadera emergencia porque se están secando los mantos acuíferos”, advierte el empresario estadounidense.

A esta problemática se suma la falta de inversión en sectores clave, lo que ha llevado a un desequilibrio cada vez mayor entre países ricos y los más rezagados.

“No se está invirtiendo en mejorar las energías. A pesar de que la energía eólica y solar están ayudando, no se ha descubierto algo que se compare con la eficiencia que tienen los combustibles fósiles”, explica Baker.

De igual forma, para el líder de la compañía, son importantes las regulaciones eficientes en los mercados para que estos se puedan comportar de una manera más inteligente cuando se habla de recursos.

“En lugares como Australia, se ha demostrado que la gente empieza a utilizar de forma más eficiente el agua cuando suben los costos”, evoca el experto. Hay ejemplos de esto mismo en California, en donde se han registrado sequías que llevan a penalizar a las personas que no reduzcan un 30% el consumo del líquido”.

Aunado a esto, quienes buscan optimizar el uso de los recursos y desarrollar toda una plataforma de investigación en torno a ellos, se han topado de frente con posturas como la del presidente Donald Trump, quien recientemente retiró a Estados Unidos del Acuerdo de París.

“Estamos en desacuerdo con esa perspectiva, creemos firmemente que el cambio climático es real y la evidencia es contundente. Retirar a Estados Unidos de las pláticas sobre el cambio climático no cambian nuestro compromiso con lo que estamos haciendo”, sostiene el también miembro de la Junta Directiva de Target Corporation y U.S. Bancorp.

Mientras tanto, en México, Ecolab alcanza un valor de 200 millones de dólares, lo que lo convierte en el segundo mercado más fuerte de América Latina para la marca.

En los próximos 7 años, Baker ve duplicarse ese valor de marca en el país. ¿Cómo lo piensa hacer? Aprovechando aquello que tantos se esfuerzan en desperdiciar. Tan simple como el agua.

Relacionadas

Comentarios