'; Alto Nivel
Opinión

La falta de liderazgo en México afecta la gobernabilidad

El gobierno de México no se siente; se ve y se siente la impunidad, el desorden, la ausencia de liderazgo, la corrupción y las torpezas e ineficiencias ya cotidianas en este sexenio.

06-09-2016, 2:42:00 PM
La falta de liderazgo en México afecta la gobernabilidad
Agustín Llamas Mendoza

Recientemente se han publicado resultados de encuestas donde el desempeño presidencial, calificado por los ciudadanos, es reprobatorio. Desde que se hacen este tipo de sondeos, nunca un presidente había obtenido calificaciones tan bajas como las tiene Enrique Peña Nieto, y la realidad es que es otro de los síntomas de la descomposición e ingobernabilidad que vivimos en nuestro país. El gobierno no se siente; se ve y se siente la impunidad, el desorden, la ausencia de liderazgo, la corrupción y las torpezas e ineficiencias ya cotidianas en este sexenio. 

Ciertamente, la gobernabilidad democrática es un proceso inacabado, siempre perfectible, en el que concurren multiplicidad de factores de diverso orden e intensidad. Se trata de un proceso que no es absoluto, sino que requiere niveles y grados de gobernabilidad. Por esta razón es que en las democracias los problemas de gobernabilidad tienen el riesgo de derivar, cuando no son gestionados en clave democrática, en regresiones autoritarias.

El autoritarismo y soberbia con que se han manejado asuntos que deberian haber sido tratados con habilidad democrática en este gobierno sobran. La relación con la CNTE, en primera instancia, fue torpe e ineficaz, llevando el conflicto al ámbito de la impunidad de los delincuentes llamados maestros. El llamado Sistema Nacional Anticorrupción, donde por todos los medios el PRI y secuaces intentaron mantener cotos de inmunidad y manejaron con criterio revanchista reglas contra los empresarios. La ausencia de criterios de Estado, por parte de la Presidencia, obedeciendo y humillándose ante la ideología de género de la ONU, para proponer legislar sobre el pseudomatrimonio “igualitario”, sin tomar en cuenta los efectos sociológicos de tal medida en el mediano plazo. Salir a los medios a “pedir perdón” por algo que hizo (¿o que no hizo?) y que representa un agravio a la sociedad y no tener consecuencia jurídica, porque como él mismo dijo, infantilmente, la corrupción es cuestión cultural.

Los problemas asociados a la gobernabilidad no son procesos exclusivos de los regímenes autoritarios, estos también se expresan en sociedades democráticas. Lo que distingue a ambas sociedades es la forma como se procesan los conflictos que surgen como expresión de la misma gobernabilidad.

¿Cómo se mide la gobernabilidad?

Hay tres elementos que se suelen usar para medir el grado de gobernabilidad que existe en cualquier sistema:

1. Proyectos sólidos y duraderos en el sistema

2. Eficiencia en el gobierno 

3. La capacidad del Estado para resolver el conflicto sin recurrir a la violencia

Hoy en día no se tiene ningún proyecto nacional que uniera esfuerzos de todos los sectores. Es más, cada uno de los sectores (económico, político y social) caminan por su cuenta. No existe una comunión de intereses y ningún lugar, en el horizonte, a donde llegar como país. La ineficiencia de este gobierno, aun cuando no es algo novedoso en nuestra clase política, hoy se ha manifestado no solo por la falta de resultados en todas las materias, sino por la gran corrupción e impunidad en que vivimos. Y en relación al punto 3, se percibe que esa holgura, propia de un sistema que vive la gobernabilidad democrática, cada vez es más reducida. Pero, para vivir esa gobernabilidad deseada, se requiere de un cuarto elemento: liderazgo. Este gobierno perdió toda su legitimidad y, por su puesto, su credibilidad, desde sus propios actos de corrupción, y todo lo demás son las consecuencias de ello. Este sexenio ya terminó y ahora ¡a cuidarse del populismo arribista!

El columnista es profesor de Entorno Político y Social del IPADE. Tiene estudios en Ciencia y política y Alta Dirección. Ha sido consultor de organizaciones, gobierno y empresas. Colaborador en revistas y diarios a nivel nacional e internacional.

Relacionadas

Comentarios