HistoriasNegocios

La empresa mexicana que quiere construir el muro de Trump

La presencia de Grupo Cementos de Chihuahua en Estados Unidos es un factor clave para que pueda convertirse en la empresa mexicana que suministre los materiales para construir el polémico muro de Trump.

26-01-2017, 6:30:51 AM
Reuters.

“Quiero que sea realmente hermoso para que así, quizá algún día, lo llamen el muro de Trump”, dijo el hoy presidente de Estados Unidos durante la campaña electoral en New Hampshire. Un proyecto que de forma irónica podría beneficiar a una empresa de origen mexicano.

Los negocios no conocen fronteras. La presencia de Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) en el vecino país del norte colocan a la firma mexicana como una de las candidatas para beneficiarse con los planes de infraestructura del presidente estadounidense, Donald Trump, los cuales incluyen la construcción del muro en la frontera de Estados Unidos con México.

“Vemos a la industria de la construcción con buenas perspectivas y más aún si lleva a cabo el plan de infraestructura que propone el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Fuera de una recesión mundial o algo fuera de nuestras manos, nos sentimos bastante optimistas del futuro en el mercado americano”, aseguró en noviembre pasado a Alto Nivel Enrique Escalante, director general de GCC.

Este miércoles, el mandatario estadounidense firmó las órdenes ejecutivas para construir un polémico muro en la frontera que comparte con México y así evitar la inmigración ilegal y el paso de drogas. La cementera mexicana no ha negado su interés en vender los materiales necesarios para la obra y su posición geográfica la beneficia.

Escalante calcula que el plan de infraestructura propuesto por el mandatario estadounidense es de entre 500 y 1,000 millones de dólares. Este monto no es nada despreciable para ninguna empresa estadounidense o mexicana.

La capacidad productiva de la empresa de materiales de construcción va de Chihuahua hasta la frontera con Canadá. Los territorios comprenden Nuevo México, Colorado, Este de Texas, Wyoming, Dakota del Sur, Dakota del Norte, Minnesota, Iowa y una operación de concreto en Oklahoma y Arkansas.

El muro transfronterizo abarcaría tan solo una longitud de 3,200 kilómetros. Te presentamos la historia de la empresa mexicana que Trump necesita para cumplir su mayor promesa de campaña.

La mexicana en EU

El nacimiento de Grupo Cementos de Chihuahua se remonta a 1941. Esta empresa ha conquistado el liderazgo en la venta de su producto en su lugar de origen y ha ido avanzando en su consolidación en Estados Unidos.

En 1992, la firma colocó 25.9 de su capital dentro de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y en 1994 dio inicio a su etapa de crecimiento en la Unión Americana.

La posición geográfica de Cementos de Chihuahua es crucial para colocarla en el mapa de los principales proveedores en la construcción del muro transfronterizo.

En noviembre pasado, GCC concluyó la adquisición de activos pertenecientes a Cementos de México (Cemex) por 306 mdd, que incluyen una planta de cemento en Oddesa, Texas, dos terminales de cemento y el negocio de materiales de construcción en El Paso y Las Cruces, en Nuevo México.

En 2015, la demanda de Estados Unidos representaba un 70% de la producción total de la cementera mexicana, porcentaje que en 2017 alcanzaría entre 75 y 80% por las adquisiciones realizadas

La firma de materiales para la construcción contará con una capacidad de producción anual de cemento de 5.5 millones de toneladas, mientras que la demanda del mercado estadounidense ronda 90 millones de toneladas cada año.

En la actualidad, la compañía cuenta con más de seis plantas cementeras (tres en México y tres en EU), 21 centros de distribución, más de 1,000 unidades de transporte de cemento y concreto.

Al 31 de diciembre de 2015, las ventas de GCC fueron por 11,983 millones de pesos (mdp), de las cuales el 28.7% se realizó en el mercado mexicano y el 71.3% en el mercado estadounidense, mientras que sus activos ascendían 26,974 mdp y, en marzo de 2016, contaba con 2,651 empleados, de acuerdo con la información de su último informe anual.

GCC realiza una inversión de 90 mdd en su planta de Dakota del Sur, la cal será concluida en el primer trimestre de 2018.

La acción se eleva

Alto Nivel solicitó nuevos comentarios a Cementos de Chihuahua sobre la construcción del muro, pero declinó realizar dar opiniones en este momento.

Ayer, Cemex anunció que busca vender 23% de su participación accionaria en GCC, lo que se traduce en 76.5 millones de acciones a un precio previsto de entre 95 y 100 pesos por documento.

Asimismo, este miércoles Cementos de Chihuahua fue la emisora de la BMV con la mayor variación a la alza en el precio de sus acciones, al alcanzar un precio por documento de 90 pesos, lo que representa una variación positiva de 30% si se le compara con los 69 pesos previos con los que cerró una jornada previa a la de ayer.

Enrique Escalante reconoce que no ha sido un accidente la importancia que ha cobrado Cementos Chihuahua en la Unión Americana.  “El crecimiento tan fuerte que hemos tenido en Estados Unidos, a partir de 1995, no es un accidente ni es una colección de adquisiciones aleatorias: es el resultado de un plan estratégico muy bien definido, con una visión de largo plazo, que queremos continuar.”

Relacionadas

Comentarios