'; Alto Nivel
El MundoHistorias

La cementera mexicana que quiere construir el muro de Trump

La cementera mexicana no niega su interés en participar, con la venta de sus materiales, en la construcción del polémico muro entre México y la Unión Americana, promesa de campaña de Donald Trump.

22-11-2016, 3:52:18 PM
La cementera mexicana que quiere construir el muro de Trump
José Roberto Arteaga

En donde muchos observan una crisis, otros miran oportunidades. Grupo Cementos Chihuahua (GCC) conoce muy bien el marcado estadounidense y mira con buenos ojos los planes de infraestructura que ha puesto sobre la mesa el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

“Vemos a la industria de la construcción con buenas perspectivas y más aún si lleva a cabo el plan de infraestructura que propone el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Fuera de una recesión mundial o algo fuera de nuestras manos, nos sentimos bastante optimistas del futuro en el mercado americano”, asegura en entrevista con Alto Nivel Enrique Escalante, director general de GCC.

La cementera mexicana no niega su interés en participar, con la venta de sus materiales, en la construcción del polémico muro entre México y la Unión Americana, proyecto que es una promesa de campaña del entonces candidato republicano, quien derrotó a Hillary Clinton en la elección presidencial celebrada el pasado ocho de noviembre.

El presidente Trump está hablando de una inversión de entre 500 y 1,000 millones de dólares (mdd) en infraestructura, lo cual beneficia directamente la venta de nuestros productos”, explica el directivo egresado del Tecnológico de Monterrey.

Asimismo, Donald Trump tiene una propuesta para reactivar la industria energética en EU, lo que también beneficia a la cementera mexicana, ya que las plantas de la empresa se encuentran en la zona económica dedicada a esta actividad, como es el caso de Dakota.

El viernes pasado, la cementera concretó la adquisición de activos propiedad de Cementos de México (Cemex) por 306 mdd, los cuales incluyen una planta de Cemento en Oddesa, Texas, dos terminales de cemento y el negocio de materiales de construcción en El Paso y Las Cruces, en Nuevo México. La nueva capacidad instalada le permite a GCC beneficiarse de los nacientes negocios de la era Trump.

Hasta 2015, la demanda del vecino país del norte era de un 70 por ciento de la producción total de GCC. Sin embargo, las adquisiciones que ha efectuado la firma han hecho que esta cifra se eleve a entre 75 y 80 por ciento de la facturación que se espera el próximo año.

Antes de la adquisición de activos de Cemex, la empresa tenía una capacidad de producción anual de cemento de 4.5 millones de toneladas; la adquisición los lleva a obtener una capacidad de cinco millones de toneladas, mientras que la expansión en sus instalaciones de Dakota del Sur los colocará en 5.5 millones de toneladas.

“El crecimiento tan fuerte que hemos tenido en Estados Unidos, a partir de 1995, no es un accidente ni es una colección de adquisiciones aleatorias: es el resultado de un plan estratégico muy bien definido, con una visión de largo plazo, que queremos continuar”, dice Enrique Escalante.

En este momento, GCC realiza una inversión de 90 mdd, dentro de la Unión Americana, que será concluida en el primer trimestre de 2018.

Relacionadas

Comentarios