Estilo de VidaHistorias

La belleza de la arquitectura postindustrial

Entérate cómo algunas de las zonas más chic del mundo fueron antaño puertos de carga y descarga de barcos repletos de mercancías.

19-05-2010, 5:00:00 PM
La belleza de la arquitectura postindustrial
Estilo Hoy

Bloques de cemento, pernos oxidados, ductos de cables… la estética industrial permea la arquitectura y el diseño. Sin embargo la moda va más allá: algunas de las zonas más chic del mundo fueron antaño naves fabriles o áreas de carga y descarga de barcos repletos de mercancías.


Muchas de las ciudades más importantes de la actualidad crecieron alrededor de un puerto. Pero en este mundo postindustrial, numerosas zonas portuarias y sus almacenes cayeron en el abandono. Una forma de recuperar estas áreas ha sido derribar los edificios antiguos para erigir en su lugar rascacielos y condominios nuevos. Otra, que practican las urbes preocupadas por conservar la historia de sus muelles, es adaptar la arquitectura industrial a las necesidades de los hombres del s XX.


Los pioneros de este movimiento fueron los artistas, quienes en décadas recientes estuvieron dispuestos a renunciar a ciertas comodidades y comenzaron a mudarse a estos sitios. Las antiguas instalaciones de los puertos se transformaron en estudios amplios y por añadidura económicos, que presentaron su arquitectura como impresionante telón de fondo para el arte y la cultura y aportaron una estética diferente a estas actividades.


Como una especie de reacción en cadena, cuando estas zonas se identificaron como áreas artísticas atrajeron el interés de la industria inmobiliaria, que vió en ellas la posibilidad de ampliar sus ingresos y las transformó en barrios seguros, donde las clases media y alta y diversos tipos de negocios podían instalarse a gusto. A partir de ese momento, la vida y el bullicio han retornado a muchos muelles.


El éxito de las ciudades portuarias remodeladas ha dependido en gran medida del equilibrio entre el pasado y el presente de la zona, entre los espacios habitacionales y los comerciales. Las siguientes son ciudades que han logrado alcanzar un equilibrio saludable entre lo viejo y lo nuevo, entre la vocación industrial y la residencial.


Brooklyn, NY
Fue durante mucho tiempo el puerto más importante de Estado Unidos. Durante su época de esplendor los muelles de Brooklyn alojaron embarcaciones y numerosas empresas manufactureras. Actualmente el área experimenta una transformación mayor en la que intervienen dos fuerzas: una arrasa el terreno y construye condominios nuevos; la otra preserva enormes fábricas y bodegas como monumentos al pasado del país.


Williamsburg posee algunos monumentos industriales importantes, como la Domino Sugar Factory, icono visual para los habitantes de Manhattan, que cerró sus puertas recientemente para convertirse en una unidad habitacional. Williamsburg fue tal vez el primero de los vecindarios de Brooklyn que vio los almacenes de mercaderías convertirse en viviendas y estudios de artistas y ahora vive un proceso de aburguesamiento: las calles ahora están flanqueadas por condominios, restaurantes, bares, clubes y boutiques de diseñador.


En la zona de Dumbo se repite el proceso. En el curso de los últimos 20 años los artistas fueron capaces de transformar enormes naves fabriles en estudios o lofts y hoy proliferan pequeños comercios, empresas de servicios y condominios. Gracias a su arquitectura industrial de los siglos XIX y XX, considerada única por sus características, en 2007 Dumbo fue nombrado distrito histórico.


Buenos Aires
Puerto Madero fue durante muchos años una de las zonas más importantes de Buenos Aires. Como se extendía a lo largo del Río de la Plata, estaba lleno de enormes bodegas que alguna vez se utilizaron para almacenar la carga de los barcos que atracaban en sus muelles. Luego vino el declive y ahora un renacimiento. Puerto Madero se ha convertido en uno de los barrios más brillantes de la capital argentina.


Los antiguos edificios del puerto se remodelaron para convertirlos en espacios elegantes que hoy albergan oficinas y loft. Más de 70 restaurantes y bares se han instalado en lo que solían ser bodegas de estilo inglés y alrededor de ellos han surgido edificios residenciales diseñados por arquitectos de fama global.


Hamburgo
Uno de los puertos más antiguos de Europa, esta ciudad emprendió recientemente un proyecto muy ambicioso: crear una ciudad dentro de una ciudad. HafenCity es el plan de desarrollo urbano más grande del continente.


HafenCity se localizará en las márgenes del río Elba y contará con departamentos, oficinas, centros culturales, tiendas, restaurantes y otros servicios, que ocuparán tanto bodegas remodeladas como construcciones ultramodernas de factura reciente. El puerto continuará recibiendo barcos de todo el mundo y con el comercio local continuará incrementando el nivel de vida de sus pobladores.


En el proyecto no se escatiman gastos. Un nuevo edificio de Rem Koolhass, arquitecto super estrella de fama internacional, albergará un centro de ciencias de punta, mientras que el Centro Marítimo Internacional se instalará en un viejo almacén. Es sabido que los puertos se han caracterizado siempre por su rica diversidad cultural. Y sus muelles, bodegas y otras instalaciones constituyen una muestra muy sabia del ayer y hoy.

Relacionadas

Comentarios