HistoriasPolítica y Sociedad

Kumamoto, el diputado que le quitó dinero a los partidos políticos

Pedro Kumamoto cree que la austeridad de los partidos obligará a 'enamorar' a sus electores con propuestas y no a 'seducirlos' con mercadotecnia vacía. El diputado independiente logró hacer realidad su iniciativa #SinVotoNoHayDinero.

01-06-2017, 10:35:21 AM

El diputado Pedro Kumamoto ganó una curul en el congreso de Jalisco por la vía independiente, sin embargo, es un convencido de que el sistema electoral mexicano debe estar basado en la existencia de partidos políticos, pero no de la manera como hoy subsisten, al menos no en cuanto al financiamiento, ya que en su opinión esto ha degenerado en “negocios de familia”.

Este jueves, el joven de casi 27 años (nació el 26 enero de 1990) vio hecha realidad la iniciativa que presentó hace cinco meses ante la Cámara de Diputados, con el respaldo del Congreso de Jalisco, para rediseñar la fórmula de financiamiento a los partidos políticos mexicanos que es conocida con el hashtag #SinVotoNoHayDinero.

“Lo que queremos es construir un sistema democrático donde haya una base mínima, pequeña, modesta de financiamiento para que los partidos políticos parezcan más ONG’S que negocios de familia”, dijo Kumamoto en una entrevista reciente con Alto Nivel.

Argumenta que al reducir el financiamiento a los partidos políticos se estará incentivando el verdadero espíritu de estos grupos: conseguir el mayor número de electores a través de propuestas, de compromisos, de planes de gobierno y no con campañas ostentosas de guerra sucia “cansando a la gente y promoviendo candidatos como si fueran jabones o desodorantes con slogans vacíos”.

“Proponemos que el dinero que los partidos reciban dependan del número de personas que convenzan para votar y no del padrón electoral como ocurre actualmente”, dijo durante la entrevista que ofrece en su pequeña oficina localizada en la planta baja del Congreso de Jalisco, misma que comparte con su equipo.

Pedro Kumamoto presentó esta iniciativa en enero pasado, sin embargo, recibió una serie de modificaciones en el camino. Al final, lo que se aprobó es que, en años electorales, se aplicará una fórmula que resulte de multiplicar el 65 por ciento de la Unidad de Medida de Actualización (UMA), por la votación válida emitida, que permitiría reducir en más de 60 por ciento la bolsa que actualmente reciben las instituciones políticas.

En año que no sea electoral, el presupuesto resultará de multiplicar el 20 por ciento de la UMA por el total del padrón electoral.

El ahorro

El equipo de asesores de Pedro Kumamoto hizo un ejercicio para definir de cuánto es el ahorro con esta reforma. En un año como este, que no es electoral en Jalisco, el financiamiento hubiese sido de 80.6 millones de pesos; en 2018, que sí es electoral, sería de 199.8 millones; en 2016, un año que no fue electoral, el ahorro hubiese sido de 80.6 millones.

Si esta fórmula se hubiera aplicado de 2016 a 2018 hubiera representado un ahorro de 556 millones, una reducción de 60.63%.

Actualmente, la bolsa de dinero que se reparten los partidos se calcula multiplicando el padrón electoral (personas con credencial de elector) y que actualmente es de 85 millones de mexicanos, por 47 pesos.

“Creemos que en la democracia se necesitan los partidos políticos, creemos que la democracia es importante y necesaria, pero tenemos que cambiar la lógica de los partidos políticos, convirtiéndolos en espacios austeros, que rindan cuentas, que sean espacios de discusiones políticas no de grilla o marrullería, de búsqueda de huesos o de búsqueda del puesto por el puesto”, dijo cuando habló con Alto Nivel.

El diputado jalisciense advierte que para transformar la lógica de los partidos se requieren de “muchas reformas”, pero está convencido que una de las más importantes el reformular el financiamiento.

“Queremos que los partidos políticos nos vuelvan a enamorar de la democracia, pero estos partidos no lo van a lograr, lo que tenemos que hacer es construir nuevos partidos con una visión mucho muy distinta de lo que es la política”, enfatizó.

Kumamoto consiguió ser diputado independiente en el Congreso de Jalisco gracias al voto del electorado. Su campaña costó 242,000 pesos, de los cuales 224,000 fue financiamiento privado y 18,000 dinero público, esto es menos del 20 por ciento de los topes de campañas.

¿Quitar por completo los recursos?

Como parte de las medidas de austeridad por el incremento en el precio de las gasolinas en México, el gobierno de Jalisco también propuso en enero al Congreso local eliminar el financiamiento público en años no electorales a los partidos políticos.

La iniciativa también fue analizada por los diputados y aunque fue recibida con simpatía por los dirigentes de los partidos políticos, fue rechazada al considerar que tiene vacíos legales.

Kumamoto coincidía en que la fórmula propuesta por el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval, “es defectuosa” porque al retirar el subsidio público, los partidos políticos quedan impedidos de obtener financiamiento privado.

“El gobernador respondió a la coyuntura, pero no está planteando una fórmula que pueda cambiar esto, si lo que desea es que sea equiparable el financiamiento privado tendría que hacer otra propuesta de ley, puede llegar a ser una buena idea reducir el presupuesto en los años no electorales, pero no puede ser a través de ocurrencias, sino a través de un proceso mejor diseñado”, explicó.

El diputado independiente estimó inconveniente eliminar la totalidad del financiamiento público a los partidos políticos incluso en años no electorales. Con una medida de este tipo, en su opinión, se estaría dejando casi como única posibilidad el financiamiento privado, con la tentación de que los hombres más ricos del país o el narcotráfico compraran candidatos y después gobiernos.

“Para que esos partidos existan y no dependan solo de la gente que tienen más dinero en este país, sino que dependan también de la gente común y corriente, es importante financiar cierta tipo de participación de una forma austera”, insistió.

La iniciativa federal propuesta por el legislador jalisciense fue aprobada la madrugada de este jueves en el Congreso de la Unión y entrará en vigor en 2019, pues el próximo año es electoral, tanto en Jalisco como en el resto del país. Su influencia será solo para los recursos estatales, pues los federales no dependen de las leyes aprobadas por el Congreso local. La reforma aprobada necesitará del aval del 50% de los municipios de Jalisco.

Relacionadas

Comentarios