ActualidadHistorias

Juan Manuel Santos gana el Premio Nobel de la Paz 2016

El mandatario colombiano asestó varios golpes a la guerrilla cuando fue ministro de Defensa. Acorraló a las FARC hasta obligarlas a firmar la paz. Hoy recibe un reconocimiento por su decisión histórica.

27-09-2016, 6:17:05 PM
Juan Manuel Santos gana el Premio Nobel de la Paz 2016
Adrián Espallargas

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ganó el Premio Nobel de la Paz 2016 por el acuerdo que negoció con la guerrilla de las FARC para poner fin a un conflicto de 52 años, pese a que los colombianos rechazaron el pacto de paz en un plebiscito.

Santos ha prometido que revivirá el plan de paz, cuya ratificación fue rechazada por un leve margen.

“El premio también debería ser visto como un tributo a los colombianos”, declaró la presidenta del comité del Nobel, Kaci Kullmann Five, al anunciar el premio. Los votantes no rechazaron la paz, sino el acuerdo, agregó Five.

El premio excluyó deliberadamente al líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño -más conocido por su nombre de guerra “Timochenko”-, quien firmó el acuerdo con Santos.

Algunos observadores del Nobel habían removido a Colombia de sus listas de favoritos tras el resultado del plebiscito.

También puedes leer: 5 puntos que explican el ‘No’ de los colombianos a la paz

“El hecho de que una mayoría de los votantes dijo ‘No’ al acuerdo de paz no significa necesariamente que el proceso está muerto”, dijo el comité.

“Esto hace que sea aún más importante que las partes, encabezadas por el presidente Santos y el líder de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Londoño, sigan respetando el alto al fuego”, agregó.

Santos es el primer latinoamericano que recibe el premio Nobel de la Paz desde 1992, cuando le fue otorgado a la guatemalteca Rigoberta Menchú, activista por los derechos indígenas. También es el segundo colombiano en ganar un Nobel luego de que el escritor Gabriel García Márquez recibiera el premio de Literatura en 1982.

De azote de las FARC a hombre de paz

En 1997 Juan Manuel Santos, entonces simplemente un político colombiano, se reunió con el miembro del secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, en Costa Rica para explorar la posibilidad de iniciar conversaciones para un acuerdo de paz que en aquél momento no se materializaron.

En la madrugada del 1 de marzo de 2008, el Ejército bombardeó un campamento de las FARC situado en Ecuador, a sólo 1.8 kilómetros de la frontera con Colombia. Raúl Reyes murió mientras dormía y Juan Manuel Santos era Ministro de Defensa colombiano. Pese a que ese ataque generó una crisis diplomática entre Colombia, Ecuador y Venezuela, para las fuerzas armadas era prioritario aniquilar al número 2 de las FARC y debilitar su organización.

El pasado 26 de septiembre, Santos cumplió su objetivo al firmar el acuerdo de paz con la guerrilla más larga de América Latina. Sin embargo, la relación del hombre de paz que vemos hoy día no siempre fue conciliadora con el grupo armado y durante tres años fue el verdugo que diezmó y acorraló a los guerrilleros en lugares remotos del país.

De 2006 a 2009, Santos fue ministro de Defensa durante el segundo mandato de Álvaro Uribe, un periodo en el que el Estado Colombiano jugó un papel más activo en la lucha contra los grupos armados ilegales como las FARC, ELN, Bacrim, narcotraficantes y otras organizaciones.

Con la aprobación del Plan Colombia, EU destinó 7,500 millones de dólares para entrenar y proveer de la última tecnología al ejército colombiano para combatir a la guerrilla y luchar contra el narcotráfico. Los resultados no se hicieron esperar y bajo el puño de Santos se asestaron algunos de los golpes más contundentes contra las FARC.

Raúl Reyes murió tras un bombardeo y posterior invasión con helicópteros en Ecuador durante la Operación Fénix, una acción militar que desató una crisis diplomática entre Ecuador, Colombia y Venezuela.

Ingrid Betancourt -ex candidata presidencial que estuvo secuestrada durante seis años- y 15 prisioneros fueron liberados durante la Operación Jaque, acción en la que no se realizó ni un solo disparo.

Las cifras de secuestro cayeron significativamente, al igual que el número de actos de extorsión a la población civil y se redujeron los miembros activos de la guerrilla. El estado recobró su presencia en muchas áreas de Colombia gracias al ministerio dirigido por Santos.

Pero también el actual presidente experimentó situaciones complicadas como el escándalo de los falsos positivos, un caso que reveló graves violaciones de derechos humanos por parte de una facción del ejército que llevó a cabo asesinatos de campesinos inocentes y los pasaron por bajas guerrilleras.

En 2009 renunció a la cartera de Defensa para un año después iniciar su asalto a la Presidencia. Su popularidad al frente del ministerio le dio el empujón inicial para presentarse a las elecciones que ganó holgadamente.

En sus primeros años como presidente, Santos continúo liderando importantes golpes contra la guerrilla. Otro dirigente histórico de las FARC, el “Mono Jojoy”, cayó tras otra acción militar.

Pero en 2012, su política contra las FARC dio un giro de 180 grados e inició conversaciones de paz con el grupo armado. Fue entonces cuando su relación con Uribe se rompió para siempre, puesto que el expresidente siempre mantuvo una línea más dura contra los guerrilleros y de hecho es una de las pocas voces en Colombia en contra del acuerdo.

Después de casi cinco años de negociaciones, de controversias y de bajos índices de popularidad, Santos estampó ayer su firma en el tratado de paz junto a la del líder de la guerrilla Timochenko, dos hombres de guerra cuyos nombres hoy suenan con más fuerza que nunca como candidatos al Premio Nobel de la Paz.

Te puede interesar: Colombia y las FARC: ¿Qué sigue después de firmar la paz?

Con información de agencias

Relacionadas

Comentarios