HistoriasNegocios

J. García López: un negocio que va más allá de la muerte

Restaurantes, cafeterías, tiendas de ropa en Europa, hoteles y hasta una escuela de chefs son los nuevos negocios en los que incursiona la funeraria J. García López a través de una nueva empresa recién creada. El CEO de Alcis Corp nos cuenta los planes de una empresa que busca trascender al negocio de la muerte.

31-10-2016, 7:00:23 AM
J. García López: un negocio que va más allá de la muerte
José Roberto Arteaga

Esta empresa descubrió que en la muerte existe un negocio lleno de vida. Hace 30 años, J. García López inauguró su primera funeraria en la Ciudad de México, con un modelo similar al de los viajes compartidos del sector turístico que ha sido parte de su éxito, aunque no preveía que este sería el inicio de un negocio que hoy crece más allá de la muerte.

Durante 2016, la familia propietaria de la funeraria que compite con Gayosso ha constituido Alcis Corp, firma controladora de negocios en el sector Turístico, Alimentos y Bebidas, Funerario y Franquicias, lo que le permite diversificar sus inversiones y fuentes de ingreso, así como crecer dentro y fuera de México.

“Alcis Corp surge como esa empresa que es el sello de todos los sectores de inversión en donde estábamos participando. Hoy, el corporativo agrupa a todas las empresas con las que contamos”, dice en entrevista Oscar Padilla, CEO del grupo empresarial que posee Funeraria J. García López y quien ha sido artífice de la incursión en los nuevos negocios.

La firma cuenta con conceptos como Funeral Net, las cafeterías Tiempo de Café, la cadena de restaurantes Anastasia, Pan de Pueblo, Daily Fresh y Mextizo, negocio que se encuentra en España y que podría crecer en otras regiones de Europa, así como Estados Unidos.

Asimismo, Alcis Corp negocia la instalación de las primeras tiendas de ropa ¡Ay Güey!, en España y todo el viejo continente, en donde la franquicia maestra en aquélla región estaría a cargo del grupo que dirige Oscar Padilla.

Durante 2016, la empresa ha invertido cerca de 96 millones de pesos (mdp) en todos sus negocios, un monto histórico para Alcis, quien ya cuenta con 850 colaboradores.

Te contamos la historia de la empresa funeraria que hoy da nacimiento a nuevos negocios que intentan sorprender al mercado.

Viajes al más allá

Oscar Padilla tiene presente la imagen de su suegro Carlos García López. El empresario mexicano fue uno de los primeros hoteleros que trajo a México el concepto de tiempos compartidos, después de haber instalado hoteles en Cancún.

El tiempo compartido es el pago anticipado de un hospedaje futuro en un hotel o espacio turístico que puede ser aprovechado por determinado tiempo.  

En la década que da inicio en 1980, el presidente municipal de Huixquilucan, Estado de México, le ofrece al hotelero participar en el concurso para obtener el primer horno crematorio en el municipio mexiquense.

Frente a la falta de competidores en el mercado de la cremación dentro de la zona metropolitana de la Ciudad de México, el empresario turístico aceptó participar y ganó el espacio para instalar y operar el horno crematorio proveniente Orlando, Estados Unidos (EU), el cual prestaría sus servicios al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Padilla fue invitado a participar en el negocio de la familia de su esposa. El primer día de labores, Oscar recibió un directorio amarillo, con la instrucción de ubicar todas las parroquias existentes en México y llamarles para conocer cuáles tenían nichos para albergar las cenizas de los difuntos.

La idea era empezar a vender planes anticipados de cremación para los mexicanos, un modelo que se adaptaba de los tiempos compartidos que manejaba García López en el sector hotelero.

El siguiente paso fue abrir su primera sucursal en la Zona Rosa, en una casa que se encontraba a lado de los restos del Hotel Versalles, que fue devastado por el terremoto de 1985. La imagen de la primera funeraria se haría representativa de J. García López, al igual que su forma de comercializar sus servicios.

La implementación de módulos de venta en los supermercados, similares a los utilizados por las agencias de viajes, era parte de la nueva forma de entrar al negocio de la muerte.

En 1996, Oscar, con 25 años de edad, entra de lleno a la operación de la funeraria ante la el retiro por enfermedad de su suegro.

Margarita García, hija mayor del fundador de la funeraria se convierte en directora general, mientras que otra de las hermanas asume la dirección administrativa y Padilla la dirección operativa.

Sin embargo, la presidenta del consejo de administración de J. García López murió hace tres años y este sucesos volvió a reconfigurar la organización del negocio. Oscar Padilla está al frente del nuevo corporativo.

En la actualidad, J. García López cuenta con ocho funerarias, mientras se construyen dos nuevas ubicaciones en el área metropolitana y cuentan con cuatro franquicias en el interior de la República Mexicana.

“Se están cerrando contratos muy importantes en la parte de servicios funerarios”, dice Padilla, quien explica que las aseguradoras nacionales e internacionales están interesadas en participar con J. García López.

Oscar Padilla reconoce que la funeraria se mantiene como el principal negocio dentro de los ingresos de Alcis Corp, aunque también considera que hay posibilidades de crecer en los otros negocios en donde ha decidido incursionar el hombre encargado de la diversificación.

El hombre de la diversificación  

En 1989, Oscar ingresa a la carrera de Derecho en la Universidad Panamericana, decisión que considera no fue la acertada, ya que no le interesa el destino profesional.

Un año antes, la madre de Padilla falleció y dejó en la orfandad a su hermano, quienes ahora estaban a cargo de su padre. La decisión académica del joven, acompañada del trago amargo, hicieron que un año después dejara la escuela y dirigiera sus pasos hacia Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

En 1990, el joven universitario se percata del crecimiento de las máquinas expendedoras de refrescos y decide convertirse en distribuidor y propietario de algunas de las unidades que comercializaban agua embotellada.

En ese momento, decide cambiar de nueva cuenta de universidad, decisión que no complace a su padre, pero ahora con el compromiso de pagar sus estudios universitarios por cuenta propia e ingresar a la Universidad Intercontinental.

Tetra Pak decide confiar en la venta de sus productos a través de las máquinas que distribuía Oscar y le hace un gran pedido que lo coloca en el mapa de aquél negocio.

Leche Lala, Evian, Santa María, Vitro y algunos embotelladores del sistema Coca Cola se vuelven clientes del joven empresario. En cierto momento, hasta se convirtió en uno de los primeros distribuidores de agua Bonafont.

“No tenía ni un clavo en ese momento… Dicen que los negocios se hacen con dos cosas: con saliva y con talento, después con dinero”, dice Oscar Padilla.

Máquinas en la Universidad Intercontinental también fueran instaladas por Oscar.

Sin embargo, los buenos tiempos no duraron para siempre. El primero de diciembre de 1994, una devaluación terminaría con la apuesta de Oscar para comercializar las maquinas que de costar 12,000 pesos ahora se comercializaban en 24,000 pesos.

El suegro de Oscar se convierte en una de las personas más importantes en su vida, y él hombre de negocios lo toma como el hijo varón que nunca tuvo, y el encargado de iniciar un proceso de institucionalización al interior de la empresa familiar.

En 2013, la necesidad de crear una cafetería a lado de una de la funeraria llevó a la firma mexicana a abrir un restaurante en su portafolio de negocios: Anastasia

Ese mismo año, Oscar Padilla recibe la oferta de ocupar un local en Pabellón Altavista, después de que un Friday’s fuera traspasado, y se convierte en otro restaurante de la cadena.

Así inicia la historia del nuevo segmento de negocio en el sector de los alimentos. Dentro de esta incursión, la empresa adquiere un horno de pan que permite distribuir el producto a las funerarias.

La empresa hornea cinco toneladas de galletas cada mes con la marca Tiempo de Café, otro concepto de su propiedad.

La división de Alimentos y Bebidas cuenta con dos restaurantes Anastasia, un concepto italiano llamado Fontina Trattoria, el comisariato del grupo y Pan de Pueblo, éste último quiere colocarse en locales frente a las tiendas de conveniencia para vender pan horneado y tortas, junto con chocolate y café.

Con un pie en Europa

Por otro lado, la empresa ya tiene un pie en Europa. El pasado 25 de mayo, el restaurante Mextizo se abrió en Barcelona y, además, abrirán un concepto de tacos y tapas entre diciembre y febrero del próximo año.

“Cerramos el trato e iniciamos nuestra aventura en los negocios internacionales”, dice Oscar Padilla.

Alcis Corp planea abrir una escuela de gastronomía con un formato europeo que se encontrará ubicada en la calle de Milán, de la cual egresarán chefs que podrán certificarse en restaurantes europeos. Una apuesta estratégica para generar el nuevo talento que se desarrolle en la compañía.

“Es un modelo que dará mucho de qué hablar y que será sumamente exitoso”, dice Oscar Padilla.

Europa permitirá abrir nuevas ubicaciones de Mextizo y Estados Unidos es un territorio que podría ser explorado en 2017.

Por los recursos parece no haber mayor problema, La fórmula del negocio es reinvertir los ingresos para crecer con recursos propios y no depender de préstamos.

“En un lapso, tal vez, estaremos emitiendo algo de deuda, el día de mañana, tal vez, estemos en la Bolsa (Mexicana de Valores), pero es muy prematuro”, dice el ejecutivo.

La empresa también trabaja con la Fundación J. García López en la instalación de un museo en la Ciudad de México sobre costumbres funerarias.

Hoy, Oscar cuenta con 47 años de edad y piensa en aprovechar cada minuto de vida para crecer el negocio que hoy dirige. “La idea es abrir fuentes de empleo y llevar el nombre de México muy alto, mientras cuidamos todos los proyectos en los que invertimos… siempre estamos abiertos a invertir en distintos segmentos.”

Relacionadas

Comentarios