Estilo de VidaHistorias

Izapa, la ciudad del fin del mundo

Esta ciudad milenaria es una de las más fascinantes y sofisticadas del sureste mexicano, por su nivel de desarrollo tecnológico y artístico.

31-03-2009, 4:00:00 PM
Izapa, la ciudad del fin del mundo
Estilo Hoy

Izapa (el lugar de las aguas frías) es una zona arqueológica que se encuentra en la frontera de Chiapas y Guatemala a diez kilómetros de la ciudad de Tapachula. Aunque no ha tenido la difusión de sitios como Chichén Itzá o El Tajín, su importancia es medular para los estudiosos de las civilizaciones mayas.


Izapa es importante por distintos motivos: primero es de las ciudades más antiguas de Mesoamérica que alcanzó un importante desarrollo científico, artístico y tecnológico. Además se considera una de las primeras ciudades-estado de la región. Su tierra fértil y su clima húmedo propiciaron el cultivo del cacao, moneda de tránsito comercial, a la que acudía lo mismo gente de las comunidades centroamericanas, que de la región mixteca y del altiplano de México. Y aquí es donde se llega al develamiento del “fin del mundo”: solo una sociedad tan avanzada pudo crear el sistema del calendario maya, uno de los más precisos y sofisticados del orbe.


Las profecías
En la Estela 11 de Izapa se encontró un calendario que arranca en agosto de 3114 a.C. y culmina el 21 de diciembre de 2012. Al final de esta cuenta larga termina una era, según la cosmogonía maya, y esta culminación es más que propicia para todas las especulaciones. Los científicos confirman al menos cuatro eventos astronómicos durante 2012, que culminarán en el solsticio de invierno con la alineación del sol con el llamado “centro negro” de la Vía Láctea, acontecimiento que ocurre cada cinco mil 125 años.


Algo más terrenal
Izapa no sólo es el escenario maya de la aritmética y la astronomía, también se caracteriza por lo sugerente de su arte, que mezcla estética olmeca y maya. Ahí se han encontrado 525 monumentos de piedra y 89 estelas grabadas con escenas religiosas. La más importante, la Estela No. 5, conocida como “El árbol de la vida”, narra por medio de jeroglíficos la construcción del universo.


El resto de las estelas tiene también su propia importancia. En ellas, a manera de libro abierto, puede encontrarse figuras de animales, decapitaciones rituales de jugadores de pelota, representaciones de plantas divinas, como la Ceiba, animales sagrados, como el cocodrilo, y hasta escenas del Popol Vuh.


Todo esto, además de la proximidad de Tapachula, Puerto Chiapas, las zonas de los cafetales y el imponente cobijo del volcán Tacaná, convierten a Izapa en un territorio de gran actualidad para el viajero. De actualidad milenaria, legendario y preciso, terrestre y cósmico, el sitio de Izapa aguarda mientras se siguen descubriendo los misterios de sus construcciones y sus estelas. Y todavía hay tiempo…

Relacionadas

Comentarios