Economía y FinanzasPara Entender

Inflación: el aumento de precios sin freno amenaza a México

Este incremento de precios, liderado por los combustibles y transportes, es el más alto desde enero de 2009 y lleva varios meses sin dar tregua. pero los mercados, Banxico, y los mexicanos en general, ya se preocupan por una inflación que aún no encuentra su tope.

30-05-2017, 6:30:04 AM

El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, prometió que la inflación estará controlada y encaminada a regresar a su objetivo a finales de 2017. Pero esta meta parece más complicada de cumplir, incluso ya es motivo de preocupación para miembros del banco central.

La inflación en la primera quincena de mayo llegó a 6.17 por ciento a tasa anual, muy por encima del rango de tolerancia de Banxico, de 3.0 por ciento más/menos un punto porcentual.

Este incremento de precios, liderado por los combustibles y transportes, es el más alto desde enero de 2009 y lleva varios meses sin dar tregua.

En un momento en que las amenazas de Donald Trump sobre el TLCAN ya no asustan tanto y en el que las perspectivas de crecimiento mejoran, la larga sombra de la inflación se cierne sobre la economía mexicana. La pregunta ahora es en qué momento se disipará.

 

Gasolinazo interminable

Después de permanecer casi dos años en mínimos históricos, el incremento de los precios de las gasolinas y el diesel exacerbó hasta más de 6.0 por ciento, algo no visto desde la crisis económica de 2009.

La inflación subyacente, que no incluye los productos y servicios más volátiles, también está por encima del rango de tolerancia de Banxico: 4.68 por ciento en la primera mitad de mayo a tasa anual.

Mientras que en el mismo periodo los precios de los energéticos y tarifas autorizadas por gobierno (gasolina y electricidad), crecieron hasta 12.9 por ciento. La siguiente gráfica muestra la trayectoria de la inflación general y de los combustibles.

Inflación julio 2015 – abril 2017

Fuente: Inegi.

Los aumentos en tarifas de transporte público, que se siguen ajustando a los precios de los combustibles, impactaron en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC). Los precios agropecuarios, tuvieron un mejor comportamiento a excepción del aguacate y el jitomate, que siguen al alza, señaló UBS en un análisis.

El principal riesgo

A principios del año, el principal riesgo para la economía mexicana eran las amenazas de Donald Trump para salir del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) y la construcción de un muro en la frontera con México.

Ahora, con la perspectiva de que el mandatario estadounidense no romperá unilateralmente con el acuerdo comercial, el principal riesgo está adentro en el constante aumento de precios, que han sido más altos de lo esperado. Inclusive ya es motivo de preocupación dentro del banco central, cuyo mandato es preservar el poder adquisitivo de los mexicanos.

“El crecimiento de los precios ha superado las expectativas, las presiones sobre la inflación han seguido generalizándose y los riesgos al alza para esta se han acentuado”, dijo Javier Guzmán, subgobernador del Banco de México, en un discurso el pasado 23 de mayo.

UBS dice que con la inflación en aumento, la cuestión crítica a la que se enfrentan las autoridades es cuándo alcanzará su punto máximo y hasta qué punto aumentará.

“Hemos discutido en otro momento que las presiones de los precios, medida por los índices de difusión, se están ampliando.”

La depreciación del peso sobre el dólar también afectó las perspectivas de los precios en productos y servicios. ¿Esto puede conducir a un alza generalizada de precios? El Banco de México considera que las expectativas se mantienen estables.

Joan Domene, analista económico de Banco INVEX coincide en que algunos choques son transitorios. “Recientemente se ha añadido una presión adicional por parte de los agropecuarios, aunque esperamos que mantenga el carácter transitorio que ha mostrado tradicionalmente.”

¿Cuándo cederá la inflación?

El pasado 11 de mayo, el gobernador de Banxico, Agustín Carstens, aseguró que dejará el banco central en noviembre “con la tranquilidad de que voy a dejar la inflación encaminada a su objetivo.”

Carstens agregó en aquella ocasión que espera que la inflación muestre una tendencia a la baja a finales de 2017 y vuelva por debajo del 4.0 por ciento en 2018.

Siete días después, el banco central subió 25 puntos base la tasa de interés de referencia hasta 6.75 por ciento. Banxico ha subido la Tasa de Interés Interbancaria a un día ocho veces desde diciembre de 2015, acumulando un total de 350 puntos base. El nivel actual es el más alto desde marzo de 2009.

El banco central usa la tasa de referencia como instrumento de política monetaria. Al subir ésta, las demás tasas de interés de distintos créditos se encarecen, lo que puede hacer desistir a personas y empresas de endeudarse, ralentizar la actividad económica, disminuir la demanda por productos y servicios y así, moderar la inflación.

“A mi juicio es probable que se requieran nuevos ajustes de la tasa de referencia en México en los próximos meses”, dijo Javier Guzmán en su discurso el pasado 23 de mayo en un foro de energía.

Joan Domene, de INVEX, espera que el banco central haga sólo un incremento más, de entre 25 y 50 puntos base, pero considera que el ciclo restrictivo (alzas de tasas) está cerca de terminar.

“Intentar contrarrestar el cúmulo de presiones transitorias mediante un ajuste de la tasa de referencia no es eficiente dado el horizonte en el que tiene efecto la política monetaria”, explica.

El analista agrega que sólo le queda al banco central esperar que la inflación se desacelere a finales de año. Pero, mientras tanto, ¿cuánto más puede aumentar? Nadie lo sabe, pero los mercados, Banxico, y los mexicanos en general, ya se preocupan por un aumento de precios que aún no encuentra su tope.

 

Relacionadas

Comentarios