HistoriasNegocios

Industria del juguete da la pelea a celulares y iPads

Pese a que cada vez más niños prefieren videojuegos, iPads y teléfonos celulares, la industria del juguete en México resiste con valentía y se posiciona como la tercera más importante del mundo. ¿Cómo lo ha logrado?

29-04-2016, 11:28:27 AM
Industria del juguete da la pelea a celulares y iPads
Carlos Tomasini

Alberto Moreno dirige Línea Siete, una empresa que nació fabricando bicicletas para publicidad y transporte de mercancías, pero que vio una gran oportunidad en el mercado infantil, por lo que hoy vende, mediante su marca IronMax, bicicletas, triciclos y montables con licencias de personajes como Bob Esponja o Dora La Exploradora.

Pero la competencia en esta industria no es ningún juego. “Mis principales competidores son las iPads y los teléfonos celulares”, asegura Moreno. “Se ha perdido la costumbre de andar en bicicleta; inclusive, me han llegado clientes que me piden bicicletas con rueditas para niños de 12 años.”

Pese a que se enfrenta a la dura competencia de la tecnología, la industria del juguete da la pelea.

Actualmente, México es el tercer mercado más importante a nivel mundial para la industria del juguete, sólo por detrás de China y Brasil, ya que crece a un ritmo de entre 3 y 5 por ciento anual, revela Miguel Ángel Martín González, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete.

En el Día del Niño, los jugueteros mexicanos realizan 5 por ciento de sus ventas anuales, lo que la convierte en su segunda mejor temporada, sólo detrás de Navidad, donde alcanzan niveles de 70 por ciento.

“En 2016, el mercado nacional mexicano del juguete tiene un valor de 2,400 millones de dólares, mientras que, para exportación, su valor es de 1,500 millones de dólares”, dice el representante de esta asociación que agrupa tanto a empresas nacionales, como Mi Alegría o Kay, como a compañías internacionales, como Mattel o Lego.

El mito de la bici

A pesar de que pareciera que andar en bicicleta está de moda, lo cierto es que ha sido un mercado muy castigado en los últimos tiempos, ya que, según Alberto Moreno, de Línea Siete, hace seis años se vendían 3.5 millones de unidades, pero en 2015 no llegaron ni a los 2 millones.

“La moda de la bicicleta está en el segmento alto, el de personas que compran bicicletas de entre 3 mil y 100 mil pesos, pero lo que nosotros esperamos es que, como suele pasar cuando hay una moda en lo alto de la pirámide, se ‘contagie’ en las demás estructuras económicas, y ese es el mercado en donde queremos estar porque es mucho más grande que el mercado elitista”, explica.

Las licencias son el hite

Los juguetes que más se venden en la actualidad en México y a nivel mundial, explica, son aquellos que tienen una licencia, es decir, imágenes y nombres de personajes populares de cine o televisión.

“Los juguetes que tienen al Pato Donald, Spiderman, Superman, Barbie o cualquier personaje de una película que esté de moda son los de mayor venta, sin importar que sea algo tan sencillo como un yoyo o una pelota, o un producto más complejo, como un equipo electrónico”, menciona Martín González.

Pese a el creciente gusto por videojuegos y dispositivos móviles, el mercado de los juguetes también es confiable, afirma González, ya que la venta está garantizada en las épocas clave.

“Nos vaya bien o mal a los mexicanos, los papás siempre cumplen y el juguete siempre llega a las manos del niño en las fechas especiales”, dice.

Lo que importa son las experiencias

Pero los juguetes también se han posicionado exitosamente en el mercado de lujo mexicano, por lo que durante los últimos años han llegado marcas que no sólo ofrecen productos, sino experiencias completas.

Build-A-Bear  no vende ositos de peluche, sino que hace que los niños vivan la experiencia completa de elegir y fabricar su propio muñeco; su concepto ha sido exitoso en el mundo, pero en México rebasó todas las expectativas hace seis años, cuando abrió su primera tienda en Santa Fe.

“Antes de abrir, algunos tenían miedo de que nuestro concepto no gustara, pero al final rompimos todos los récords de ventas y, durante 18 meses, fuimos la tienda que más vendía de todos los Build-A-Bear del mundo”, recuerda Erik Peña, director de Mercadotecnia de esta empresa en México.

Este concepto, surgido en Estados Unidos, hoy cuenta con 14 tiendas a nivel nacional, y recientemente firmaron un convenio para también tener presencia en algunas sucursales de Palacio de Hierro. Pero a pesar de este importante crecimiento, han tenido que enfrentar diferentes dificultades.

“A finales de 2014, tuvimos que disminuir nuestro ritmo de crecimiento, mientras que recientemente, por el alza de los precios de dólar, tuvimos que ajustar nuestros precios por primera vez en seis años con el fin de mantener nuestra calidad, debido a que 95 por ciento de nuestros productos son importados de Asia”, admite.

Pero esta empresa enfrenta un panorama más positivo en 2016 y apuesta al cambio constante, ya que cada 45 días renueva sus productos, además de que, hace unos meses, transformó su concepto para captar a un público más amplio y evitar que sólo fueran identificados como una tienda para niñas. Así que lo mismo puede ofrecer Ositos Cariñositos, como un oso de peluche diseñado por Romero Britto, pasando por un Pikachu o un Darth Vader.

Por buen camino

Martín González dice que en la industria del juguete en México conviven empresas nacionales y extranjeras porque el mercado es tan diverso que alcanza para todos, además de que el panorama internacional ofrece grandes oportunidades.

“Por ejemplo, todos los Lego que se venden en Estados Unidos y Canadá están hechos en México, porque es una empresa que se estableció e invirtió en el país”, afirma.

El presidente de la industria juguetera asegura que esta bonanza de la industria juguetera nacional se debe a que las empresas, tras vivir tiempos difíciles durante los años 90 debido a la apertura comercial, han invertido en desarrollo e innovación de nuevos productos o en mejorar los ya existentes, además de que han recibido apoyos fiscales de parte del gobierno. Pero lo más importante es que han sabido adaptarse a los nuevos tiempos.

Su mirada al futuro está llena de optimismo. “La industria del juguete en México va muy bien, y si seguimos creciendo al ritmo actual, en unos años nos convertiremos en los segundos productores a nivel mundial.”

Los números

70% de la ventas de juguetes se realizan en la época navideña

5% corresponden a su segunda mejor temporada: Día del Niño

3 a 5% crecimiento anual de la industria del juguete en México

2,400 millones de dólares es el valor del mercado nacional de juguetes

1,500 millones de dólares es el valor del mercado de exportaciones de México al extranjero

 

Relacionadas

Comentarios