'; Alto Nivel
A Fondo

¿Hillary o Trump?: El futuro del mundo se juega en un volado

“El voto es un acto de confianza, y la confianza es un acto de emoción”. Justo, emoción es algo que le ha faltado a Hillary, en comparación a lo que ha generado Trump en su electorado. La moneda ahora está en el aire.

07-11-2016, 4:17:51 PM
¿Hillary o Trump?: El futuro del mundo se juega en un volado
Santiago Betancourt

WASHINGTON, DC. Hoy, los ojos del mundo voltean a Washington. A 511 días del anuncio de la campaña de Donald Trump en la Trump Tower de Nueva York y 576 del anuncio de Hillary Clinton en YouTube, la elección entre los candidatos menos populares de la historia llegará a su fin.

Expectativa, nerviosismo, emoción, es lo que se siente en Washington DC. La Casa Blanca está rodeada de periodistas, medios y camarógrafos. Reporteros de todo el mundo están cubriendo una de las elecciones más controvertidas de la historia.

Trump, un candidato que parecía un chiste, que todos los analistas y expertos descalificaban, y al que no le veían futuro, podría terminar siendo el 45º Presidente de Estados Unidos. Un hombre que ha sido comparado con Hitler y Mussolinni, que ha insultado a los musulmanes, a las mujeres y a los mexicanos en pleno siglo XXI.

“El voto es un acto de confianza, y la confianza es un acto de emoción”, declara Roberto Izurieta, director del programa para América Latina de la Escuela de Ciencia Política en la Universidad George Washington.

Emoción, es lo que a Hillary Clinton le ha faltado.

Y a Trump le ha sobrado. Esta campaña pasará a la historia como aquella en la que el candidato republicano gritaba en sus actos de campaña, “¿Quién pagará por el mundo” -¡México!, contestaba toda la audiencia. La misma que gritaba “¡En-car-cé-la-la En-car-cé-la-la!”, para pedir la persecución de la candidata del partido Demócrata.

En el centro de Washington DC, a unas cuadras de la Casa Blanca, los puestos de recuerdos reciben a los turistas con gorras de Make America Great Again, y la publicidad en las calles está basada en la elección. En el metro, una bolsa de trabajo en línea, postula a una ardilla para presidente.

¿Por qué estamos tan preocupados en esta elección? “Porque es una campaña rara”, explica Izurieta. “Hay un gran porcentaje de voto oculto para Donald Trump, pero también para Hillary Clinton, y los dos candidatos tienen muchos votos negativos a su favor”. Esto significa que mucha gente votará por Trump porque odian a Clinton, o viceversa.

Obama ganó en 2008 ofreciendo un discurso de esperanza, de cambio, de un nuevo futuro para Estados Unidos. Creó un movimiento titulado “Yes We Can”.

Como Obama, Donald Trump ha liderado un movimiento y conquistado las raíces del pueblo americano. A diferencia de Obama, su movimiento es negativo.

En 2016, la campaña no ha sido un dolor de cabeza sólo para los candidatos, o para el pueblo norteamericano. El mundo entero ha estado observando, el mundo entero ha estado sufriendo.

Antier, después de que el FBI dijo que el escándalo de los correos electrónicos de Hillary Clinton no era ilegal, el peso mexicano ganó cerca de 1.8%, ligeramente por encima del repunte de la moneda después del primer debate, de acuerdo a datos de Bloomberg.

También puedes leer: El ridículo abuso de poder del FBI en las elecciones de EU

La moneda de México se ha convertido en un barómetro para calcular las posibilidades de triunfo Donald Trump para los inversionistas.

Los mercados confían en Clinton, las encuestas esperan que Clinton gane, los analistas le dan más de 300 votos electorales a Clinton. Hasta un grupo de Senadores en México confían en el triunfo de Clinton…

Pero, ¿y si el voto oculto de Donald Trump sale a las calles y lo elige?

México prepara un plan de contingencia en caso de un “escenario adverso”. La semana pasada, el dólar volvió a superar los 19 pesos. “Independiente del resultado, tendrá consecuencias, espero que positivas, podrían ser negativas, en todo caso ahí tendríamos que ajustar nuestra posición de política si es necesario“, declaró el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

“Lo que sucede después no está del todo claro, dada la naturaleza de esta elección”, agrega Michelle Meyer de Bank of America. “Incluso si Clinton ganara, como indican los agregadores de encuestas, la incertidumbre podría continuar después del martes si Trump no concede su derrota inmediatamente y rechaza aceptar los resultados de la elección, una posibilidad que sugirió en el tercer debate”.

En las calles de Washington DC, la gente habla de la campaña. En la calle, en los restaurantes, se burlan de la pronunciación de Donald Trump, y de los sketches con Alec Baldwin en Saturday Night Live. Los ojos del mundo están esperando un resultado.

¿Terminará hoy la locura política del último año? 

Relacionadas

Comentarios