'; Alto Nivel
Opinión

Hillary Clinton: 3 claves para romper el ‘techo de cristal’

La candidata demócrata rompió las limitaciones invisibles que enfrentan las mujeres en el mundo de la política. ¿Cómo lo ha logrado? Nuestra experta analiza su liderazgo.

12-07-2016, 4:05:49 PM
Hillary Clinton: 3 claves para romper el ‘techo de cristal’
Mariana Hernández

Después de una larga campaña, Hillary Clinton está haciendo historia al convertirse en la primera mujer nominada por uno de los principales partidos políticos en Estados Unidos a la presidencia de ese país logrando “romper el techo de cristal”, metáfora que se utiliza para significar las limitaciones invisibles, pero firmes, que enfrentan las mujeres en el mundo, no sólo en la política. 

Hillary Clinton lleva varios años presente en los asuntos políticos de su país. Un interés que tiene desde que es muy joven. Según un sondeo que se realiza anualmente, es considerada la mujer más admirada entre los estadounidenses.

En Icon Lead, estamos convencidos de que un verdadero líder es aquella persona íntegra que inspira a los demás, y lo hacemos a través de tres pilares básicos.

1. INTROSPECCIÓN: autoconcepto claro y responsabilidad para asumir decisiones.

En este rubro, encuentro en Hillary tres aspectos importantes:

  • Estar consciente sobre fortalezas y limitaciones propias:

En alguno de sus debates con Bernie Sanders, el otro candidato demócrata, aseveró: “No soy un político natural como mi esposo o el presidente Obama”. Ésta fue una declaración que mostró honestidad total.

Aún en medio del campo político es capaz de aceptar cuáles son sus fortalezas y qué aspectos la colocan en un peldaño menor frente a sus contrincantes.

  • Reconocer errores y asumir responsabilidad:

Ha sido cuestionada por dos decisiones como funcionaria del gobierno de Estados Unidos: una como senadora de Nueva York, al apoyar la invasión de George W. Bush a Iraq en 2002, y la segunda sobre la muerte de cuatro estadounidenses en Bengazi cuando era secretaria de Estado en 2012.

Sobre el primer tema, Clinton señaló que fue un error apoyar a Bush en la guerra contra Iraq. Sencillamente dijo: “Me equivoqué”.

En 2013, Clinton fue llamada a declarar al Congreso sobre los atentados en las misiones diplomáticas de Estados Unidos en Libia, en donde murieron cuatro personas, a lo que respondió: “Asumo la responsabilidad”.

Es cierto que reconocer este error no permitiría hacer correcciones puntuales, sin embargo, aceptar esta falta la proyecta como una persona humilde.

  • Mantenerse fuerte ante adversidades y encontrar sentido y propósito en ellas:

Hillary tiene un sólido historial de mantener una actitud positiva y optimista. Se ha mostrado resiliente y ha sabido convertir crisis en oportunidades. Sobra mencionar el escándalo personal que vivió su esposo y la forma en la que ella afrontó la situación.

2. INTERACCIÓN: Sensibilidad y acción ante necesidades de otros

Hillary ha demostrado ser una mujer consciente de las necesidades de diferentes grupos y se ha visto como una luchadora incansable en pro de ellos.

Como primera dama lideró un movimiento para ampliar la cobertura de salud y otros en defensa de los derechos humanos. En la Cumbre de la Mujer en China sentenció que “los derechos de las mujeres son los derechos humanos”.

Creó la Oficina de Temas Globales de la Mujer y exigió que todos los reportes de cada embajador incluyeran una sección del estatus de la mujer en sus respectivos países.

Ha ocupado distintos foros para hablar sobre la equidad de género, al que considera “la asignatura pendiente del siglo XXI”.

Es evidente que la fortaleza de acero que ha mostrado ha inspirado a las mujeres mayores, a los electores afroamericanos, hispanos, homosexuales, y a muchos otros, ya que se sienten inspirados por la perseverancia de la candidata estadounidense a continuar luchando por sus ideales.

3. IMPACTO: Uso adecuado de los estímulos verbales y no verbales

El uso de la chaqueta rosa de $12,495 dólares para anunciar su victoria en Nueva York, resultó especialmente inconveniente, debido a que la candidata justamente habló de reconstruir un país en crisis; de usar todos los recursos posibles para recuperar la infraestructura y en donde hizo un llamado a borrar las diferencias de género, de raza y de clase que otros partidos querían acentuar. 

Una decisión tan sencilla como escoger el vestuario, puede afectar totalmente el mensaje que se quiere comunicar, y simplemente perder seguidores por no mostrarse congruente con su propuesta.

Una idea muy acertada fue abrir un dominio web de su campaña en español, lo que permite que su mensaje llegue a países de habla hispana.

La senadora Kirsten Gilibrand ha comentado que: “Hay muchísima indecisión entre la gente porque no saben cómo sentirse ante la posibilidad del liderazgo femenino; la gente en realidad está en conflicto. La ambigüedad en torno a Hillary no tiene nada que ver con ella. Se origina en las mismas perspectivas de la gente”.

Coincido con la senadora en que la realidad surge de las perspectivas que cada uno tenga, sin dejar de reconocer la victoria de Hillary al romper el techo de cristal.  También es sustancial recordar que como posible líder de una nación, (sea hombre o mujer), se debe tener la capacidad de combinar adecuadamente todos los puntos que permiten lograr la congruencia del líder.

El principal “pecado” de un líder es la incongruencia, ya que puede provocar rechazo total por parte de sus seguidores.

La autora es Directora General Icon Lead, tiene más de 18 años coordinando y ejecutando planes de formación y capacitación para ejecutivos en temas de liderazgo, coaching e imagen ejecutiva.

Relacionadas

Comentarios