Estilo de VidaHistorias

Héctor Hernández Pons, reconocer al equipo

Una charla que nos acerca al presente y los planes de una de las empresas mexicanas más exitosas: Grupo Herdez.

19-01-2009, 5:00:00 PM
Héctor Hernández Pons, reconocer al equipo
Estilo Hoy

Héctor Hernández Pons comenzó su labor en la empresa hace casi ocho años, y trazó las direcciones y los planes para que la empresa hiciera más eficientes sus procesos, continuara su crecimiento y conservara e incrementara su éxito.


Familia y negocio
Héctor forma parte de la tercera generación de los Hernández en la compañía; desde niño estuvo cerca de ella. Se incorporó oficialmente después de haber estudiado derecho en la Universidad Anáhuac. Posteriormente hizo una maestría en administración, en la National University de San Diego, California.


Posteriormente se encargó de la entrada de la compañía a la Bolsa Mexicana de Valores, y comenzó también a darle seguimiento a la parte financiera, a entrevistarse con los inversionistas.


Un estilo personal
Aunque en apariencia sereno, se describe a sí mismo como un empresario agresivo. Sin embargo, no considera que una dirección autoritaria sea positiva y está en pro de la democracia en su empresa.


Hernández no se quiere colgar ninguna medalla: al preguntarle cuál es el mayor activo del grupo, no duda un segundo en adjudicar a su equipo el éxito de la compañía. “En el grupo se trata siempre de sumar talentos, se fomenta la armonía y la confianza, así como la capacitación y la eficiencia, de tal modo que las casi seis mil personas que trabajamos en Herdez estamos comprometidas para buscar las mejores maneras de hacer las cosas”.


Es alguien que observa y admira las cualidades en todas las personas y encuentra inspiración en los puntos fuertes de la gente: la disciplina de tal, la genialidad de aquél, la tenacidad de otro.


Con toda confianza
Hernández Pons es muy amiguero y deportista, disfruta del tenis y el golf, aunque confiesa que el trabajo le impide dedicar suficiente tiempo a mejorar su juego como quisiera.Considera que México es un país lleno de oportunidades, donde se puede vivir bien y cuyos principales valores son su gente y sus recursos naturales.


Al retirarse, cuando llegue el momento –y falta mucho– sólo tiene la intención de bajar el ritmo de trabajo, darse tiempo para viajar más y participar en la vida de alguna comunidad pequeña, pues le gustan las casas de pueblo. Pero mientras eso sucede, perfeccionista como es, trabaja para que los productos de su empresa hagan honor a su famoso lema y estén ¡hechos con amor!

Relacionadas

Comentarios