Estilo de VidaHistorias

Haz de tu hogar un espacio chic

Pon atención a estos consejos de un experto en interiorismo y atrévete a transformar tu casa en un espacio que te proteja y te haga sentir bien.

09-08-2010, 5:00:00 PM
Haz de tu hogar un espacio chic
Estilo Hoy

Texto: Laura Santos

Vivir en una casa agradable puede influir en nosotros más de lo que imaginas. Lograr un espacio armónico no es cuestión de dinero, sino de cambiar un poco nuestra mentalidad.

Pita Amor, poeta mexicana, recitaba: “Yo soy mi casa”. Y tenía razón; corrientes psicológicas afirman que el espacio donde vivimos es reflejo de quienes somos. Por lo anterior, procurarnos un ambiente agradable puede sonar a tema frívolo, pero no lo es.

“Las casas feas expulsan a sus habitantes. No es cuestión de tener una gran cuenta bancaria para vivir bien; así como cuidamos nuestro aspecto físico, también podemos poner atención al entorno donde vivimos”. El que habla es Dirk Jan Kinet (Amberes Bélgica, 1966), académico de Centro, institución de enseñanza superior dedicada a la comunicación visual, el diseño, el cine, y la televisión, y experto en interiorismo.

Un sillón no es sólo un sillón, puede ser cómplice de lecturas, detonante de conversaciones, mullido territorio de reconciliaciones. Al momento de adquirir un mueble, el maridaje perfecto es resultado de unir la función práctica con la estética. En ese mismo tenor, Dirk recomienda evitar los muebles muy pesados que llegan a las casas y permanecen años en el mismo lugar, porque es difícil moverlos.

Una de las reglas de oro al momento de decorar un ambiente es no sernos infieles: “Si tu eres una persona que por ejemplo, nunca usaría color mamey en su ropa ¿por qué pintar las paredes de tu casa en ese tono?”, dice Dirk.

Otro de los errores más comunes es seguir la distribución típica de una casa. El ideal es sentir el entorno y dejar que éste nos marque la pauta: tal vez uno de los cuartos de invitados con mejor luz sea la sala y la habitación menos ruidosa la recámara principal.

El reto es crear una interacción: “Para que una casa esté viva, tienes que usar los cuartos de manera multifuncional; en mi casa, por ejemplo, en todas partes hay un rinconcito acogedor donde puedo desayunar o sentarme con la computadora a trabajar”.

Si hay niños pequeños la recomendación cambia. Ahí es justamente lo contrario, lo mejor es destinar áreas sólo para ellos y sus juguetes, así los adultos conservan sus rincones favoritos.

Los espacios influyen en nosotros más de lo que imaginamos, una habitación hacinada nos puede dar sensación de ahogo y un sitio mal iluminado puede propiciar la depresión: “No creo mucho en el feng sui, pero me parece que un lugar agradable sí mejora la dinámica de las personas”.

ABC de baños y cocinas
Cuando Dirk decora una casa comienza por hacer agradables los baños y la cocina, lugares que de origen le parecen los más feos. “Me gusta lograr que el baño sea tan lindo que te den ganas de estar ahí para desayunar”. Estos dos lugares nunca deben perder su funcionalidad sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de los accidentes caseros ocurren en la cocina, Aún así, hay tips para embellecerlos. El objetivo es despojarlos de sus características típicas, que el baño no se vea como un baño. Para lo anterior se puede jugar con la iluminación, hacerla más teatral.

“Por supuesto que necesitas luz directa y buena, pero se pueden tener dos tipos de iluminación. Mucha gente nunca pone una lámpara chiquita en su baño”. También se pueden oscurecer las paredes para darles más intimidad y cuidar los accesorios, que todos mantengan una misma paleta de color.

Otra forma de romper su estructura tradicional es ponerles piezas que por costumbre no irían allí. Por ejemplo, en la cocina de Dirk hay una banca de madera.

Riesgos de la belleza
El siglo XXI es ecléctico y también las casas deben serlo: “No creo en un estilo. Combinar es la clave en todos los sentidos, muebles de los años treinta, cincuenta, algo moderno. Hay que mezclar, aunque para eso necesitas tener buen ojo”.

Dirk ha visto casas impresionantes pero no innovadoras, en las que está ausente la personalidad de sus moradores. Considera necesario abrir el panorama para encontrar la estética: “No todos tus muebles tienen que ser caros para ser bonitos, hay que saber ver la belleza de las cosas que encuentras en la calle o aprovechar las cosas que ya tienes”.

Algunas veces, con un simple movimiento todo cambia: el sofá ubicado de modo que estorba la vista de una ventana, el librero que traba la puerta; no se trata de llenar esquinas sino de armonizar el ambiente.

El tema de los colores propone jugar con los contrastes, pero es preferible que el tono fuerte lo tenga el mueble y en la pared se utilice una gama más discreta. A la pregunta de si hay algún color prohibido, tarda en encontrar una respuesta: “Lo único que yo no usaría nunca es el azul rey, tipo de la casa de Frida Kahlo, con amarillo. Me parece horrendo y en México se utiliza mucho, no sé por qué”.

Dirk otorga un voto de confianza a los de su oficio, y hace hincapié en que, si se tiene un presupuesto para decorar la casa, lo mejor es buscar la asesoría de un experto, de los profesionales, pues ellos tienen la sensibilidad y los conocimientos para potencializar cualquier espacio.

Si partimos de la premisa de que la belleza comienza por dentro, bien valdría la pena darnos un tiempo para transformar nuestra casa en un espacio íntimo, que nos proteja y nos haga sentir bien.

Relacionadas

Comentarios