Economía y FinanzasPara Entender

¿Habrá un impuesto a la leche?

A diferencia del refresco, la leche está exenta de la aplicación de un impuesto, ya que es considerada como un alimento nutritivo y forma parte de la canasta básica de los mexicanos.

21-12-2016, 12:17:19 PM
Depositphotos.com

A inicios de esta semana se dio a conocer que la Miscelánea Fiscal 2017 contemplaba el aumento de un peso de impuesto especial por cada litro de productos lácteos saborizados, medida que indignó a la población debido al rol que juegan estos alimentos en la canasta básica de las familias mexicanas.

Sin embargo, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) rechazó categóricamente la información a través de un comunicado y aseguró que el Acuerdo de Certidumbre Tributaria convocado por el presidente Enrique Peña Nieto seguía vigente, “por lo que no habrá nuevos impuestos en el siguiente año”.

En sintonía, la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (Canilec) descartó, aun con el impuesto a productos lácteos y productos lácteos combinados establecido desde 2015, una afectación a las ventas de estos alimentos.

El tema ya ha despertado interés y muchas dudas al respecto, por ello te presentamos algunos puntos básicos que te ayudarán a entender de qué se trata.

¿Habrá un impuesto a la leche?

No. La leche está exenta del IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios) por que se define como un alimento nutritivo y forma parte de la canasta básica.

Entonces, ¿ya existía un impuesto?

Sí, pero no a la leche. En 2015, se estableció un IEPS a los productos lácteos y productos lácteos combinados, mismo que se mantendrá el próximo año.

El SAT volvió a publicar este impuesto en la Miscelánea Fiscal 2017, porque diversas empresas interpusieron instrumentos legales para exentar el pago del mismo, por lo que fue necesario clarificar el criterio para el próximo año, pero no se trata de un nuevo pago.

¿Qué son los productos lácteos y lácteos combinados?

Ante el Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios (artículo 40, fracción I), estos productos no son considerados como leche en su estricta definición, pero tampoco bebidas saborizadas, como el refresco, ya que cuentan con su propia definición y diferentes características.

A la letra, los productos lácteos son aquellos que se elaboran “a partir de ingredientes propios de la leche, tales como caseína, grasa, suero de leche, agua para uso y consumo humano”.

Mientras que los productos lácteos combinados se elaboran a partir de “sólidos lácteos y otros ingredientes, el cual debe contener como mínimo 15 g/L de proteína propia de la leche y, de ésta”.

¿Cómo los distingo?

Por ley, los envases de estos alimentos tienen una etiqueta que indica si son lácteos o lácteos combinados, según sea el caso. Además, incluyen la información de la cantidad de la leche que contienen.

¿En qué se diferencian de la leche?

Por principio, el porcentaje de proteínas que contienen es diferente. Los productos lácteos y lácteos combinados poseen una menor cantidad de contenido nutrimental y son más accesibles a los bolsillos de los consumidores. Sin embargo, ambos son igual de saludables.

¿Disminuirá la venta de estos productos?

En realidad no. A pesar de que la categoría es amplia, en México no es tan relevante como el refresco y su consumo está por debajo del promedio recomendado.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) sugiere una ingesta de 500 mililitros de leche o productos equivalentes al día. Los mexicanos toman alrededor de 340 mililitros.

Relacionadas

Comentarios