md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 17:00 25/10/2014
Síguenos:

Guía para vestir bien

Si elegir el atuendo ideal para un evento lo pone en estado de pánico, aquí se presentan algunas reglas básicas para su próxima reunión.

vestir_bien

Siga nuestras recomendaciones para elegir el atuendo indicado, según la ocasión.

POR: Desirée Navarro

En primera instancia, si va a asistir a una fiesta o un evento y no tiene establecido el código del buen vestir para la ocasión, procure averiguarlo con el anfitrión u otro invitado. De lo contrario, vista un conjunto que se pueda adaptar al momento de la llegada, si es necesario. Las mujeres, por ejemplo, pueden portar un traje de falda elegante, de color negro o blanco, con una pantiblusa por debajo, o dejarse el saco puesto y añadir alguna pieza de joyería (que lleve guardada en su bolsa de mano) en caso de necesitar un atuendo más formal.

De igual forma, los hombres pueden salir del apuro vistiendo un traje en color azul marino con camisa blanca y corbata roja, combinación que queda muy bien. Respecto de las telas, el jersey es ideal para la noche porque tiene una caída muy natural y es muy fácil de cuidar. Otra alternativa es el crepé, tela atemporal que bien puede llevarse en cualquier estación del año y durante todo el día sin ningún problema. Ahora bien, si usted tiende a sentirse acalorado, los códigos de etiqueta permiten que las mujeres muestren la piel de manera delicada, pero los hombres no deben quitarse el saco y mucho menos la corbata. Si el clima es cálido, lo recomendable es utilizar telas ligeras como el lino o las lanas tropicales.

Mañana formal

El peligro con los eventos de día, como bodas, bautizos o graduaciones, es que los pantalones no sean los apropiados y el conjunto requerido pueda parecer demasiado rígido. Por ello, si tiene duda acerca de cómo obtener la apariencia correcta, adquiera un traje elegante: falda y saco, o bien, vestido-saco o abrigo. La combinación blanco y negro es básica y puede funcionar para ir a diversas reuniones, excepto para eventos de etiqueta con cena y baile. Sin duda, la regla más importante es evitar los escotes pronunciados y las faldas demasiado cortas, debido a que podrían emitir señales desfavorables.

Para los hombres que buscan lucir elegantes en el trabajo, pero sin demasiada formalidad, se recomiendan los blazers sueltos, las camisas tipo polo o las de rayas finas, y los cardigans. En invierno, una de las prendas más socorridas son los pantalones grises de franela, de pana fina y tipo príncipe de Gales. Pero, definitivamente, la mejor elección será un conjunto de pantalón de vestir en color marino o negro con un saco a cuadros pequeños en tonos beige y azul, combinado con camisa azul y corbata en los mismos tonos.

Reunión nocturna
Si su empleo implica socializar con frecuencia en eventos de noche, considere al menos un traje que no sea demasiado riguroso en su confección y que pueda utilizarse con una camisa de seda elegante. Así estará perfecto para las fiestas de coctel y los compromisos que incluyen cenas después del trabajo. La inversión más útil será en un saco de corte sobrio para vestirlo de noche, confeccionado en tela texturizada. Las mujeres pueden llevar una prenda sencilla debajo, por si temen estar formales, o añadir algún elemento más elegante y revelador (bolsa de mano, chalina o maquillaje de noche) para no desestimar la situación.

Para los hombres, la recomendación es un traje de diseños oscuros. Si está seguro que fue invitado a un evento nocturno de carácter formal, añada una camisa de puños con ojal para mancuernas, pero si la reunión no es tan formal sino entre amigos, puede portar el mismo traje negro que usó para trabajar, acompañándolo con un knit de cuello redondo para el verano o alto para el invierno; así logrará una imagen sofisticada. Este atuendo también servirá para ir a bailar o cenar con su pareja.

Etiqueta rigurosa
El arreglo para un evento de etiqueta es más restrictivo. En las cenas, lo más acertado para las damas es un vestido a la rodilla o a media pantorrilla, tipo coctel. Una de las mejores opciones son las prendas básicas en color marino con algún detalle, que se pueden combinar con accesorios de diferentes maneras. Por ejemplo, si la reunión incluye cena y baile, un vestido en tonos brillantes, como el rojo, es ideal para las fiestas.

Sin embargo, la mayoría de las mujeres se sienten más cómodas con un vestido recto, cuyo largo alcance el tobillo y tal vez con una o dos aberturas. Los de corte sin mangas lucen de maravilla y son tan versátiles, que las damas pueden ir con el mismo vestido largo y negro a varios eventos, con sólo cambiar de joyería. Para los caballeros, el smoking en sí mismo evoca fiestas, romance y aventura, así que es una pieza imprescindible para eventos de etiqueta. En la elección del saco, prefiera los de abotonado simple. El cuello más común es el redondo, tipo estola o con solapas de puntas, con acabados de satín o raso negro. Definitivamente es una pieza en la cual debe invertirse.

La camisa debe ser impecablemente blanca y el fajín de satín o raso, en color negro. Los pantalones en ese mismo tono, con aplicaciones de satín o raso en la costura lateral. Los zapatos deberán ser lisos y sin agujetas. Otro traje formal que no debe faltar en el guardarropa masculino es el frac, que se usa en la noche y en ocasiones de gran gala, como recepciones, bailes o casamientos. Está compuesto por un saco a la cintura color negro, solapas de seda y una cola larga de golondrina (o sea, partida en dos). El chaleco blanco es en forma de ‘V’ o de ‘U’, con tres botones generalmente.    

Fuente: Revista Alto Nivel

comentarios